octubre 18, 2021

Una tormenta afectó el servicio eléctrico y en 15 días volverán los cortes programados

Por fuertes vientos, durante varias horas ayer salieron de funcionamiento las líneas que alimentan tanto a la comunidad sanmigueleña como a Mocoretá. Tras el receso por las fiestas, en la segunda semana de enero retomarían el recambio de postes en Caá Catí, por lo que volverán las interrupciones diarias.

Fuertes tormentas con ráfagas afectaron ayer el suministro de electricidad en Mocoretá y San Miguel durante casi cuatro horas, tras lo cual se restableció, según informaron desde la Dirección Provincial de Energía de Corrientes (Dpec).
En San Miguel, en la segunda quincena de enero, se retomarán los cortes programados por recambio de postes. Por el momento se abastece con un generador móvil al hospital, la planta de agua potable y al Banco de Corrientes.
Al respecto, el subinterventor de la Dpec, Néstor Fernández, explicó a este matutino que “se registraron fuertes tormentas en Mocoretá y San Miguel, con ráfagas de vientos y salieron de servicios las líneas cerca de las 14”. En tanto que pasadas las 18 indicó que “está todo en servicio”.
En cuanto a Mocoretá, indicó que el evento obligó a interrumpir el suministro “en la línea de 33, tanto en la comuna como en las colonias rurales”. A lo que agregó: “En San Miguel, también fue una tormenta con fuertes vientos”.

Obras
Cabe indicar que se está ejecutando el corrimiento de la línea energética paralela a la Ruta Provincial 13, entre Caá Catí e Itá Ibaté, motivo por el cual se deben efectuar algunos cortes que alcanzan a San Miguel. En este sentido, Fernández explicó que “se efectúan cortes programados hace casi cuatro meses y fueron informados oportunamente a la población”.
Comentó que “son tres horas por día (de lunes a viernes) y por ahora se paró por el receso de las fiestas de fin de año. Está previsto que la empresa retome los trabajos de reposición de postes la segunda semana de enero”, precisó.
Para atenuar los efectos, la Provincia destinó un generador móvil que “está para cubrir la demanda del hospital, de la planta de agua potable y del Banco de Corrientes”, refirió y aclaró que “la prioridad son los servicios básicos, en caso de tener que suministrar a todo el pueblo necesitaríamos al menos cinco equipos”.