octubre 18, 2021

Sospechoso de matar a Tamara Zalazar se sentará frente al Tribunal

A las 8 es­tá pre­vis­to que co­mien­ce el de­ba­te oral y pú­bli­co por la muer­te de la jo­ven Ta­ma­ra Za­la­zar, he­cho ocu­rri­do en ene­ro de 2016.

Se tra­ta del pri­mer jui­cio de un ca­so de “gro­o­ming” se­gui­do de muer­te en Co­rrien­tes y se­gun­do a ni­vel pa­ís.

Se­rá en el Tri­bu­nal Oral Pe­nal Nº1, edi­fi­cio Pa­to­no, ubi­ca­do por ca­lle Plá­ci­do Mar­tí­nez al 1000 de es­ta ciu­dad ca­pi­tal.
Por la muer­te de la jo­ven Ta­ma­ra Za­la­zar se sen­ta­rá en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos Luis Es­ca­lan­te, quien ha­bría si­do un pro­fe­sor de la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va a la cual asis­tía Za­la­zar.

El fe­mi­ci­dio
Ta­ma­ra, en ene­ro de 2016, sa­lió de su ca­sa ubi­ca­da en el ba­rrio ca­pi­ta­li­no San Mar­cos.
Al­gu­nas ver­sio­nes in­di­ca­ron en la opor­tu­ni­dad que era pa­ra car­gar sal­do a su ce­lu­lar, y otros se­ña­la­ron que en re­a­li­dad sa­lía pa­ra vol­ver a las 19.
Lo cier­to es que la mu­cha­cha se di­ri­gió a la ave­ni­da Mai­pú, lu­gar don­de se su­bió a un au­to y al otro día su cuer­po sin vi­da fue en­con­tra­do por Ru­ta 5, cer­ca de Lo­mas de Gon­zá­lez.
Ta­ma­ra te­nía una hi­ja de dos años y es­ta­ba en pa­re­ja, jo­ven de quien se des­con­fió en pri­mer lu­gar tras co­no­ci­da su muer­te.
Sin em­bar­go el acu­sa­do es un pro­fe­sor de la es­cue­la a la cual ella con­cu­rrí­a.
Ca­be se­ña­lar que se tra­ta del pri­mer jui­cio de un ca­so de gro­o­ming se­gui­do de muer­te en Co­rrien­tes, y se­rá el se­gun­do en el pa­ís.
El “gro­o­ming” es una prác­ti­ca de aco­so y abu­so se­xual en con­tra de ni­ños y jó­ve­nes que, en la ma­yo­ría de los ca­sos, su­ce­de a tra­vés de las re­des so­cia­les.
Des­de la que­re­lla, Her­min­do Gon­zá­lez ma­ni­fes­tó que “es­tá acre­di­ta­do que tras las prue­bas, Es­ca­lan­te se con­tac­tó en ene­ro con Ta­ma­ra pi­dien­do amis­tad en una red so­cial muy co­no­ci­da y lue­go de dis­tin­tos pro­ce­di­mien­tos en­ga­ño­sos fue ga­nán­do­se la vo­lun­tad y con­fian­za de la me­nor, ha­cien­do que ac­ce­da a los pe­di­dos que él le ha­cía pa­ra lue­go abu­sar de ella y ma­tar­la”, con­tó.