julio 13, 2020

Leishmaniasis: cómo prevenir una enfermedad que todos los años reaparece

El último caso de leishmaniasis visceral confirmado en el 2019 en una beba de un año, puso en escena el elevado riesgo que puede generar esta enfermedad cuando no se diagnostica a tiempo. De hecho, la niña continúa internada en el Hospital Pediátrico Juan Pablo II con la mitad de su cuerpo inmóvil.
“Estamos esperando que nos contesten, nos dijeron que deberían realizar la derivación al Hospital Garrahan, pero siguen pasando los días. Hace un mes que mi bebé está acá”, expresó la mamá de la pequeña (quien solicitó reserva de su nombre). Además, este medio se acercó hasta el Pediátrico con el propósito de conocer en detalle el estado de salud de la nena, pero las autoridades se negaron a la entrevista y por ende a dar un parte médico.
Lo cierto es que, mientras la familia de la beba espera respuestas y avances en el tratamiento de recuperación, en Entre Ríos una mujer avanza favorablemente al tratamiento por la misma enfermedad. Es que la leishmaniasis reaparece todos los años en la zona del NEA, y por ese motivo desde la cartera sanitaria insisten en los cuidados preventivos que se deben tomar. 
Cabe recordar que se trata de una enfermedad endémica en la provincia, dado que todos los años se detectan casos aislados. Por ese motivo es importante avanzar en la prevención. 
En este sentido, primer lugar, recomiendan la limpieza de los ambientes porque la leishmaniasis visceral es transmitida a través de la picadura de flebótomos, unos insectos similares a los mosquitos pero de color pardo y que se crían en tierra húmeda, rica en materia orgánica (como frutos, hojarasca y desechos de animales domésticos).
 Además, previamente ese flebótomo debe estar infectado con el parásito, un ciclo que comienza cuando este insecto pica a un perro u otro animal infectado. Es por eso que otra recomendación clave es el cuidado responsable de las mascotas. 
En caso de confirmarse la enfermedad en un perro o gato, se deberá iniciar un tratamiento y se deberán tomar las medidas de seguridad (collar repelente).
De hecho, la leishmaniasis canina se encuentra presente en varios barrios de la ciudad, lo que eleva los riesgos.