agosto 8, 2020

Entre los objetivos de 2020, mejorar los factores de riesgo cardiovascular

Según los resultados de la 4ª Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, es muy elevado el nivel de sedentarismo (64,9%), exceso de peso (61,6%), tabaquismo (22,2%), hipertensión (34,6%), colesterol alto (28,9%) y glucemia elevada o diabetes (12,7%), valores que aumentan considerablemente si se analizan segmentos más añosos.

La llegada de un nuevo año generalmente viene acompañado de deseos de cambio y de la enumeración de acciones que consideramos que nos ayudarán a ser más felices o mejores personas. En esa línea de pensamiento, desde el Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI) sugieren que aquellos que presenten algún factor de riesgo cardiovascular, además establezcan propuestas concretas que contribuyan a controlar esos factores.

Plantearse caminar o hacer algún tipo de ejercicio todos los días determinada cantidad de minutos si se es sedentario, establecer una nueva relación con los alimentos para los excedidos de peso, proponerse abandonar el cigarrillo definitivamente, controlar la hipertensión, el colesterol y la glucemia, sólo por mencionar los principales factores de riesgo cardiovascular, conforman la recomendación de los especialistas.

“Siempre es un buen momento para comprometerse con conductas saludables, pero el inicio del nuevo año genera una actitud de cambio que sin ninguna duda deber ser aprovechada, sobre todo cuando la persona presenta potenciales problemas de salud”, sostuvo Diego Grinfeld, cardioangiólogo intervencionista, presidente del CACI.

“Ante todo aconsejamos programar una visita con el médico para que ayude a la persona a establecer estos cambios y llevarlos a la práctica, así como conocer y evaluar su condición médica general, esto debe ser el primer paso en todos los casos sin excepción”, disparó por su parte Martín Cisneros, vicepresidente del CACI. “La gran mayoría de la gente presenta algún factor de riesgo que tiene que controlar, es infrecuente encontrar a alguien que no presente ninguno”, agregó.

La reciente Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, realizada en 2018 sobre argentinos mayores de 18 años, muestra que más de 6 de cada 10 personas son sedentarias (64,9%), el 61,6% presenta sobrepeso u obesidad, fuman 1 de cada 5 (22,2%), son hipertensos 1 de cada 3 (34,6%), tienen colesterol alto el 28,9% y la glucemia elevada o diabetes el 12,7%.

“Todos estos valores se incrementan con la edad: cuando analizamos los mayores de 40 años, por mencionar una franja etaria, encontramos cifras todavía mucho más alarmantes”, reflexionó Grinfeld. El especialista luego agregó que “tener uno solo de estos factores ya aumenta el riesgo cardiovascular, pero cuando se presentan conjuntamente 2, 3 o incluso más, el incremento del riesgo es exponencial y debe actuarse para modificarlos cuanto antes”, alertó.

Entre otras recomendaciones habituales del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas, se incluye no desatender posibles señales de una afección cardiovascular: ante el menor síntoma coronario, compartir esta información con la gente allegada y llamar a la ambulancia o concurrir urgente a la guardia médica más cercana, ya que en caso de infarto o de una obstrucción coronaria, la realización temprana de una angioplastia salva vidas y mejora considerablemente el pronóstico del cuadro.

Acerca de CACI

El Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI) es la única sociedad argentina en esta especialidad. Fue creado en 1985 con la finalidad de nuclear a todos los especialistas en diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares por cateterismo. Hoy cuenta con más de 500 miembros asociados.

CACI desarrolla una amplia actividad científica en el país. Desde el año 1990 realiza un congreso anual de Cardioangiología Intervencionista en distintas ciudades del interior, con una importancia cada vez mayor y una creciente concurrencia.

Participa, anualmente y en forma permanente, de los congresos internacionales más importantes de la especialidad en América Latina, Estados Unidos, Europa y Asia.

Coordina el Programa Educativo Integral (PEI), junto con los consejos de hemodinamia y cardiología intervencionista de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) y de la Federación Argentina de Cardiología (FAC).

CACI cuenta con la primera y más antigua carrera de Especialista en Cardioangiología Intervencionista del mundo, de tres años de duración, llevada a cabo conjuntamente con la Universidad de Buenos Aires. Ya ha formado a más de 500 cardioangiólogos intervencionistas de Argentina y del mundo.

CACI participa, junto a distintas organizaciones de salud, en el desarrollo de nuevas regulaciones y guías de trabajos, así como en la aceptación de la tecnología de reciente lanzamiento, y es el encargado de supervisar a los médicos y a los centros asistenciales que practican la especialidad en Argentina.