octubre 14, 2019

Dos de cada 10 correntinos fuma, pero pocos intentan dejar el vicio

En esta Capital funcionan tres núcleos de Cesación Tabáquica, con atención gratuita y provisión de farmacología. El referente de esa área, Manuel Casusso señaló que “hay mucha gente que se acerca una vez al consultorio pero después no vuelve más”.

La Cuar­ta En­cues­ta Na­cio­nal de Fac­to­res de Ries­go (ENFR) del pa­ís in­for­mó que la ta­sa de fu­ma­do­res des­cen­dió de un 25,1% a un 22,2% del 2013 al 2018, eso mar­ca una dis­mi­nu­ción inin­te­rrum­pi­da del ta­ba­quis­mo en Ar­gen­ti­na en los úl­ti­mos 10 años.
No obs­tan­te, a pe­sar de esas es­pe­ran­za­do­ras ci­fras, el ta­ba­quis­mo cons­ti­tu­ye la pri­me­ra cau­sa pre­ve­ni­ble de muer­te en el pa­ís. En vir­tud de co­no­cer la re­a­li­dad lo­cal so­bre es­ta pro­ble­má­ti­ca sa­ni­ta­ria, épo­ca dia­lo­gó con uno de los re­fe­ren­tes del Pro­gra­ma de Con­trol de Ta­ba­co del Mi­nis­te­rio de Sa­lud, Ma­nuel Ca­sus­so.
El fun­cio­na­rio de­ta­lló que “te­ne­mos un con­sul­to­rio de Ce­sa­ción Ta­bá­qui­ca que fun­cio­na en la se­de del AL­CEC (u­bi­ca­do en Mé­xi­co y Go­ber­na­dor Mar­tí­nez, ba­rrio Ya­pe­yú) los mar­tes y jue­ves de 8 a 12. En los úl­ti­mos dos años re­ci­bi­mos só­lo 100 con­sul­tas. Mu­cha gen­te que va al pri­mer en­cuen­tro y no re­gre­sa más. Que­re­mos for­ta­le­cer el tra­ba­jo en pos de ayu­dar a aque­llas per­so­nas que quie­ren de­jar el ci­ga­rri­llo”.
Va­le agre­gar que en la red de Sa­lud Pú­bli­ca fun­cio­nan in­te­rre­la­cio­na­da­men­te otros cen­tros an­ti­ta­bá­qui­cos que fun­cio­nan en el hos­pi­tal es­cue­la Ge­ne­ral Jo­sé Fran­cis­co de San Mar­tín y en el Ins­ti­tu­to de Car­dio­lo­gía de Co­rrien­tes.

Ca­sus­so agre­gó que “el fu­ma­dor que se acer­ca a con­sul­ta le ha­ce­mos una his­to­ria clí­ni­ca y dia­lo­ga­mos so­bre sus ini­cios con el ci­ga­rri­llo, ni­vel de con­su­mo, mé­to­dos y tra­ta­mien­tos pa­ra su­pe­rar la adic­ción a la ni­co­ti­na. Lue­go avan­za­mos con el tra­ta­mien­to mé­di­co pa­ra el re­em­pla­zo ni­co­tí­ni­co”.
“El pro­ce­so de de­jar el ci­ga­rri­llo se pue­de dar de ma­ne­ra gra­dual o brus­ca. El tra­ta­mien­to en pro­me­dio se ex­tien­de en­tre 8 y 12 se­ma­nas, pe­ro el se­gui­mien­to del pa­cien­te se ha­ce du­ran­te un año”, am­plió.
Es­tá com­pro­ba­do que de­jar de fu­mar, a cual­quier edad, dis­mi­nu­ye muy rá­pi­da­men­te el ries­go de en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar. Quie­nes aban­do­nan el há­bi­to me­jo­ran la sa­lud de su co­ra­zón y re­du­cen el ries­go de en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar in­me­dia­ta­men­te:
Al año de de­jar de fu­mar el ries­go de te­ner un in­far­to dis­mi­nu­ye a la mi­tad y a los quin­ce años de ha­ber de­ja­do, el ries­go es si­mi­lar al de un no fu­ma­dor. In­clu­so las per­so­nas que ya tu­vie­ron un ata­que al co­ra­zón pue­den re­du­cir el ries­go de te­ner otro si de­jan de fu­mar.

“U­ti­li­zan­do la me­di­ca­ción co­rrec­ta y con téc­ni­cas de con­duc­ta, uno tie­ne al­tas chan­ces de de­jar el ci­ga­rri­llo. Sin em­bar­go, en com­pa­ra­ción con to­das las per­so­nas fu­ma­do­ras, el por­cen­ta­je que con­cu­rren a con­sul­to­rios es ba­jo”, en­fa­ti­zó Ca­sus­so e in­sis­tió en que hay mu­cho tra­ba­jo por ha­cer so­bre esa co­yun­tu­ra.
Se­gún la en­cues­ta de Fac­to­res de Ries­go, to­da­vía el 21,8% de la po­bla­ción adul­ta es­tá ex­pues­ta al hu­mo de ta­ba­co aje­no en los lu­ga­res de tra­ba­jo y el 21,5% en ba­res y res­tau­ran­tes.
El con­su­mo de ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co es del 1,1% de los adul­tos de Ar­gen­ti­na (ENFR 2018). Los ni­ños y ni­ñas co­mien­zan a fu­mar a los 12 años en pro­me­dio y 1 de ca­da 5 jó­ve­nes de 13 a 15 años fu­ma.
En sin­to­nía con la ten­den­cia mun­dial, el con­su­mo se es­tá des­pla­zan­do de va­ro­nes a mu­je­res y de ni­ve­les so­cio­e­co­nó­mi­cos al­tos a ba­jos, por lo que se ob­ser­va un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de la mor­ta­li­dad fe­me­ni­na por cán­cer de pul­món y un 25% de ma­yor con­su­mo re­la­ti­vo en ado­les­cen­tes de po­bla­ción vul­ne­ra­ble con res­pec­to a los de al­tos in­gre­sos. En otro or­den, el pre­cio de los ci­ga­rri­llos au­men­tó más del 12 por cien­to en ape­nas dos me­ses y al­gu­nas mar­cas ya se ven­den por en­ci­ma de los $100. Es­to im­pac­ta en el con­su­mo y es uno de los pun­tos a fa­vor en los úl­ti­mos años en Ar­gen­ti­na con­tra el ta­ba­quis­mo.