septiembre 30, 2020

Valdés recortó su salario y se atrinchera para enfrentar al virus

El Gobernador anunció que nadie de su Gabinete percibirá más de $50.000 mientras dure la pandemia de coronavirus. Aseveró que en siete días el sistema de salud provincial estará en plenas condiciones para luchar contra la temible enfermedad.

“Nin­gún fun­cio­na­rio del Po­der Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial co­bra­rá más de $50.000”. La con­tun­den­te fra­se sur­gió de los la­bios del go­ber­na­dor Gus­ta­vo Val­dés, en una con­fe­ren­cia de pren­sa en la que es­tu­vo se­cun­da­do por me­dia do­ce­na de sus mi­nis­tros. El Man­da­ta­rio rei­te­ró que “to­ma­rá to­das las me­di­das que se­an ne­ce­sa­rias” pa­ra en­fren­tar al co­ro­na­vi­rus y ase­ve­ró que en sie­te dí­as el sis­te­ma sa­ni­ta­rio pro­vin­cial es­ta­rá acor­de a la du­ra lu­cha que se ave­ci­na con­tra la pan­de­mia.

Mi­nu­tos an­tes de las 19:30, el Go­ber­na­dor sa­lió de su des­pa­cho e in­gre­só al Sa­lón Ama­ri­llo. To­mó asien­to. Cuan­do iba a co­men­zar con la ex­po­si­ción an­te los pe­rio­dis­tas, el mi­nis­tro de Sa­lud, Ri­car­do Car­do­zo, se le apro­xi­mó pa­ra dar­le los úl­ti­mos da­tos sa­ni­ta­rios pa­ra que el Man­da­ta­rio pu­die­ra ex­po­ner con cla­ri­dad. Val­dés ob­ser­vó el acer­ca­mien­to y ale­jó su cuer­po del co­la­bo­ra­dor quien, an­te el es­qui­ve, in­ter­pre­tó su error. La de­ce­na de se­gun­dos pu­do pa­sar de­sa­per­ci­bi­da y, qui­zá, in­clu­so no de­be­ría ser dig­na de in­te­grar la na­rra­ción pe­rio­dís­ti­ca. Pe­ro, sin em­bar­go, es una cla­ra pos­tal del mo­men­to que la hu­ma­ni­dad vi­ve y de la que Co­rrien­tes no es aje­na.
Val­dés rá­pi­da­men­te hi­zo un re­pa­so de la va­len­tía de los co­rren­ti­nos en la his­to­ria bé­li­ca de nues­tro pa­ís pa­ra lue­go in­sis­tir en que la gue­rra que se es­tá li­bran­do es “in­vi­si­ble” y que la úni­ca for­ma que se po­drá ga­nar es “que­dán­do­nos en ca­sa”.
Tras un es­pe­cial sa­lu­do al per­so­nal de la sa­lud, a los agen­tes de se­gu­ri­dad y a los tra­ba­ja­do­res de la lo­gís­ti­ca de la ali­men­ta­ción y la pro­duc­ción, Val­dés anun­ció la re­duc­ción sa­la­rial: “Se­rá pa­ra el Go­ber­na­dor, los mi­nis­tros, se­cre­ta­rios, sub­se­cre­ta­rios y ase­so­res. Nin­gún fun­cio­na­rio del Po­der Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial co­bra­rá más de $50.000. Se­rá en es­te mes y mien­tras du­re la pan­de­mia”, ase­gu­ró.
En­ton­ces apun­tó que los fon­dos re­sul­tan­tes de la re­duc­ción sa­la­rial se­rán des­ti­na­dos con ex­clu­si­vi­dad a los gas­tos que de­man­de la lu­cha con­tra la te­mi­ble en­fer­me­dad que aso­la al pla­ne­ta.
Po­drá ser po­co o mu­cho lo re­cau­da­do con el re­cor­te sa­la­rial. Lo cier­to es que con la cua­ren­te­na en­ci­ma, ca­da cen­ta­vo cuen­ta. “La re­cau­da­ción es­tá ca­yen­do”, di­jo Val­dés con ges­to adus­to, más du­ro que el ha­bi­tual. Es que ello im­pli­ca me­nos re­cur­sos pa­ra la Pro­vin­cia en un mo­men­to en que, pre­ci­sa­men­te, se re­quie­re de to­dos los fon­dos ne­ce­sa­rios.
No só­lo evi­tó po­le­mi­zar con la Na­ción por el en­vío de cin­co res­pi­ra­do­res cuan­do la Pro­vin­cia ha­bía ges­tio­na­do la com­pra de 38, si­no que des­ta­có la dis­tri­bu­ción des­de el Go­bier­no Cen­tral en for­ma equi­ta­ti­va y de acuer­do a las ne­ce­si­da­des sa­ni­ta­rias de ca­da dis­tri­to. Aun­que agre­gó que su ad­mi­nis­tra­ción tie­ne pre­vis­to ad­qui­rir más uni­da­des de es­te vi­tal im­ple­men­to mé­di­co a tra­vés de otras ví­as co­mer­cia­les.

En es­te pun­to se de­tu­vo pa­ra na­rrar el avan­ce del Hos­pi­tal de Cam­pa­ña que se le­van­ta en las ins­ta­la­cio­nes del Ho­gar Es­cue­la y que pre­vé unas mil pla­zas. “O­ja­lá no ne­ce­si­te­mos ocu­par ni si­quie­ra una ca­ma. Pe­ro si así fue­ra, es­ta­re­mos pre­pa­ra­dos. En sie­te dí­as más, to­do el sis­te­ma de sa­lud es­ta­rá acor­de a la pan­de­mia”, apun­tó con én­fa­sis.
Si bien di­jo que “es al­to el nú­me­ro de ais­la­dos, en­tre 1.200 y 1.300” y que es­pe­ra que cum­plan aca­ba­da­men­te la res­tric­ción, des­ta­có que en el in­te­rior no hay si­quie­ra un in­fec­ta­do. “Fe­li­ci­ta­cio­nes al tra­ba­jo de los in­ten­den­tes”, re­sal­tó.