julio 6, 2020

Uso de espacio en playas públicas adelanta la pelea política capitalina

El intendente Eduardo Tassano dijo que quienes critican los paradores son los que firmaron los permisos para que se instalen en las dos anteriores gestiones del peronismo. Grupos “autoconvocados” con perfil partidista organizan asambleas y protestas.

La ca­pi­tal co­rren­ti­na atra­vie­sa un ve­ra­no ca­lien­te no so­la­men­te por las tem­pe­ra­tu­ras si­no por las cues­tio­nes po­lí­ti­cas. La ex­plo­ta­ción co­mer­cial pri­va­da en la zo­na de pla­yas pú­bli­cas abrió la con­tro­ver­sia, de­sen­ca­de­nó una se­rie de pro­tes­tas y re­cla­mos en­ca­be­za­dos por di­ri­gen­tes ali­ne­a­dos en la opo­si­ción.
Al ha­cer un po­co de his­to­ria re­cien­te hay que re­cor­dar que un ex­pe­dien­te que for­mó par­te del te­ma­rio de las se­sio­nes Ex­tra­or­di­na­rias del Con­ce­jo De­li­be­ran­te en di­ciem­bre pa­sa­do so­bre un es­pa­cio de la pla­ya Ara­zaty pa­ra la cons­truc­ción de un shop­ping ac­ti­vó el de­ba­te. Di­cho te­rre­no es­ta­ba ju­di­cia­li­za­do ha­ce va­rios años por el re­cla­mo de su pro­pie­ta­rio al Mu­ni­ci­pio.
Lue­go la cons­truc­ción de un con­tra­pi­so pa­ra un fu­tu­ro pa­ra­dor en la Pla­ya Is­las Mal­vi­nas ll pro­fun­di­zó el re­cla­mo con una se­rie de asam­ble­as en las que se po­dí­an ver a per­so­nas afi­nes al Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta. La de­ci­sión del Mu­ni­ci­pio fue dis­po­ner la de­mo­li­ción del pa­ra­dor por­que “no cum­plía con los pa­rá­me­tros y li­ne­a­mien­tos pro­pues­tos”. Se cre­a­ron gru­pos de What­sApp y cuen­tas en re­des so­cia­les de de­fen­so­res au­to­con­vo­ca­dos quie­nes pu­bli­ca­ron imá­ge­nes, vi­de­os y car­te­les. A más de un mes, el Mu­ni­ci­pio sa­lió a po­ner blan­co so­bre ne­gro y lo hi­zo tras ex­po­ner su Plan de Pla­yas Pú­bli­cas. El in­ten­den­te Eduar­do Tas­sa­no ex­pli­có que los per­mi­sos de los pa­ra­do­res fue­ron en­tre­ga­dos por an­te­rio­res ges­tio­nes y con­si­de­ró que el re­cla­mo “tie­ne un cla­ro tin­te po­lí­ti­co”.
Tras la ex­po­si­ción del Plan de Pla­yas Pú­bli­cas, el se­cre­ta­rio de Tu­ris­mo, Cul­tu­ra y De­por­tes de la Ciu­dad, Gus­ta­vo Lo­ren­zo Bris­co, pun­tua­li­zó so­bre la ope­ra­ti­vi­dad de los pa­ra­do­res con los que hoy cuen­ta el bal­ne­a­rio Ara­zaty.
“Hay tres pa­ra­do­res que fun­cio­nan con per­mi­sos otor­ga­dos en an­te­rio­res ad­mi­nis­tra­cio­nes y que hoy se es­tán re­fun­cio­na­li­zan­do. In­clu­so, uno de ellos cam­bió de per­mi­sio­na­rio”, ex­pli­có el fun­cio­na­rio. Es­tos son: Los Car­da­les, que ope­ra con un per­mi­so otor­ga­do en 2009; La Gos­ti­na, con aval ru­bri­ca­do en 2012, y Au­ro Pé­rez (hoy Jack To­wer) que da­ta de 2016. En to­dos los ca­sos du­ran­te los man­da­tos de Ca­mau Es­pí­no­la y Fa­bián Rí­os, am­bos pe­ro­nis­tas.
En la con­fe­ren­cia de pren­sa, el In­ten­den­te an­te una re­qui­si­to­ria de épo­ca fue con­tun­den­te al afir­mar que “las crí­ti­cas vie­nen del mis­mo sec­tor que fue el que en­tre­gó los per­mi­sos. Es in­du­da­ble: hay un cla­ro tin­te po­lí­ti­co de­trás”. En igual sen­ti­do se ha­bía ex­pre­sa­do el se­cre­ta­rio de Go­bier­no Hu­go Cal­va­no: “Los que an­tes fir­ma­ban re­so­lu­cio­nes pa­ra ha­bi­li­tar­los aho­ra las cri­ti­can”.