septiembre 26, 2020

Frente de Todos: un año de unidad y nuevas prioridades

El jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero, hizo una evaluación de la gestión del presidente Alberto Fernández en el contexto de la pandemia y los desafíos del peronismo. Hace un año Cristina Kirchner anunciaba la fórmula y movía el tablero político.

“Go­ber­nar no es só­lo fir­mar de­cre­tos o dar dis­cur­sos. Es prin­ci­pal­men­te to­mar de­ci­sio­nes que se­an com­pren­di­das, acep­ta­das y com­par­ti­das por la in­men­sa ma­yo­ría de nues­tro pue­blo y que per­ci­ba que ellas son pa­ra me­jo­rar­le su ca­li­dad de vi­da y pa­ra que sus hi­jos, hi­jas, nie­tos y nie­tas, ten­gan fu­tu­ro”.
Es­tas pa­la­bras que la vi­ce­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner pro­nun­ció en el vi­deo con el que dio a co­no­cer a to­do el pa­ís ha­ce po­co más de un año la fór­mu­la del Fren­te de To­dos co­bran hoy un sen­ti­do re­no­va­do. Por­que des­de el pri­mer mo­men­to es­tu­vie­ron pre­sen­tes en la mar­cha del go­bier­no. Pe­ro la lle­ga­da de la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus hi­zo ver a mi­llo­nes que es­to era re­al­men­te así. Que lo que Al­ber­to Fer­nán­dez ha­bía pro­me­ti­do des­de el pri­mer dí­a, po­ner al ser­vi­cio de to­dos su ex­pe­rien­cia pa­ra ayu­dar a sa­car al pa­ís de un nue­vo “la­be­rin­to”, iba en se­rio; em­pe­zan­do por la ne­ce­si­dad cen­tral de cui­dar la vi­da de los 44 mi­llo­nes.
Pe­ro no fue só­lo eso lo que co­men­zó a to­mar más ni­ti­dez en es­tas úl­ti­mas se­ma­nas que nos pu­sie­ron y que nos po­nen a prue­ba a ca­da mo­men­to. Pen­se­mos en la va­lo­ra­ción de es­te go­bier­no por una Ar­gen­ti­na di­ver­sa y fe­de­ral, con la ne­ce­si­dad de acuer­dos con ca­da uno de los go­ber­na­do­res, que tam­bién for­mó par­te cen­tral de la cam­pa­ña elec­to­ral. Qui­zás no se en­ten­día bien el año pa­sa­do cuan­do Al­ber­to de­cía que era “el más fe­de­ral de los por­te­ños”. Pe­ro la con­vo­ca­to­ria per­ma­nen­te a acor­dar con los go­ber­na­do­res de to­dos los sig­nos po­lí­ti­cos el sen­ti­do de las me­di­das a adop­tar en el mar­co del Ais­la­mien­to So­cial Pre­ven­ti­vo y Obli­ga­to­rio (AS­PO) pu­so en es­ce­na una vez más esa con­vic­ción pro­fun­da.