diciembre 15, 2019

Y un día, la Justicia entendió que a Rodrigo lo quisieron matar

En San Roque, una patota agredió brutalmente a un adolescente. La paliza fue tan feroz que el muchacho sufrió tremendas e irreversibles lesiones neurológicas. Pero un Tribunal entendió que sólo se trataron de lesiones y les aplicó una condena mínima y excarcelable.

Ro­dri­go Sa­li­nas tie­ne se­cue­las neu­ro­ló­gi­cas que lo acom­pa­ña­rán por el res­to de su vi­da. Su in­ca­pa­ci­dad es tal que nun­ca más po­drá ma­ne­jar­se so­lo. Que­dó así a los 15 años cuan­do re­ci­bió una bru­tal pa­li­za a ma­nos de una pa­to­ta. En San Ro­que, po­bla­do en el que ocu­rrió el in­hu­ma­no y sal­va­je ata­que, que­dó flo­tan­do un ai­re de in­jus­ti­cia cuan­do un tri­bu­nal ju­di­cial en­ten­dió que la agre­sión só­lo ge­ne­ró “le­sio­nes” en la víc­ti­ma y con­de­nó a los ata­can­tes a tres años de pri­sión. Es de­cir, en po­cas pa­la­bras, los de­jó en li­ber­tad. Sin em­bar­go, el abo­ga­do que­re­llan­te, Ma­ria­no Da Vi­la, con­fir­mó a épo­ca que el Su­pe­rior Tri­bu­nal de Jus­ti­cia (STJ) mo­di­fi­có el fa­llo, en­ten­dió que se tra­tó de un in­ten­to de ho­mi­ci­dio, por lo que la pe­na se­rá ma­yor y de cár­cel efec­ti­va.
Era una ca­lu­ro­sa no­che de ve­ra­no. En las pri­me­ras ho­ras del sá­ba­do 27 de fe­bre­ro de 2016, Ro­dri­go y un ami­go, Jo­a­quín, cru­za­ban por la es­qui­na de Rai­mon­do Re­gue­ra y Ru­per­to Mon­te­ne­gro. En ese fa­tí­di­co lu­gar fue­ron in­cre­pa­dos por un gru­po no me­nor a sie­te jó­ve­nes quie­nes es­ta­ban, pre­su­mi­ble­men­te, al­co­ho­li­za­dos.
Ro­dri­go res­pon­dió a los in­sul­tos. Fue la úl­ti­ma de­ci­sión cons­cien­te de su vi­da. El ata­que que re­ci­bió fue des­co­mu­nal. Lue­go, las pe­ri­cias de­ter­mi­na­ron que fue­ron cin­co los agre­so­res quie­nes, a pe­sar de la in­de­fen­sión del mu­cha­cho y ya ti­ra­do en el sue­lo, no só­lo le pro­pi­na­ron gol­pes de pu­ño y pa­ta­das si­no ade­más lo gol­pe­a­ron con pa­los, ca­de­nas y pie­dras.
Jo­a­quín po­co pu­do ha­cer por su ami­go. Só­lo ati­nó a co­rrer y huir del lu­gar. Sa­bía que si se que­da­ba co­rre­ría la mis­ma suer­te. Lo úni­co que pa­sa­ba por su ca­be­za era en­con­trar a al­guien que pu­die­ra ayu­dar a Ro­dri­go.
Mien­tras tan­to, la pa­to­ta se en­sa­ña­ba con Ro­dri­go. Se mul­ti­pli­ca­ron los gol­pes en to­do el cuer­po pe­ro la zo­na que más su­frió fue la ca­be­za: le par­tie­ron el crá­ne­o. Cuan­do se can­sa­ron de gol­pe­ar­lo y con el mu­cha­cho to­tal­men­te des­he­cho, la pa­to­ta aban­do­nó el lu­gar.
Ro­dri­go pri­me­ro fue aten­di­do en el hos­pi­tal de Sa­la­das, a cua­ren­ta ki­ló­me­tros de San Ro­que. Pe­ro por la gra­ve­dad de las le­sio­nes, los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos lo su­bie­ron a una am­bu­lan­cia que re­co­rrió el cen­te­nar de ki­ló­me­tros que se­pa­ra a esa ciu­dad de Ca­pi­tal.

Es que an­te el fa­tal de­sen­la­ce que ob­ser­va­ban, te­ní­an la es­pe­ran­za de que sus co­le­gas del hos­pi­tal Pe­diá­tri­co Juan Pa­blo II pu­die­ran sal­var la vi­da del mu­cha­cho.

Ro­dri­go pa­só va­rias se­ma­nas en te­ra­pia in­ten­si­va y en co­ma. Cuan­do pu­do abrir sus ojos, ya no era él. Su ce­re­bro se apa­gó. Ni si­quie­ra sa­bía quién era. Su cuer­po no le res­pon­dí­a. De­bía co­men­zar de ce­ro pe­ro sin pers­pec­ti­vas op­ti­mis­tas. Los pro­fe­sio­na­les fue­ron cla­ros: su­frió le­sio­nes neu­ro­ló­gi­cas irre­ver­si­bles.
Cin­co per­so­nas lle­ga­ron a jui­cio, una de ellas era me­nor al mo­men­to de la agre­sión. A dos años y ocho me­ses del atroz ata­que, el de­ba­te co­men­zó y ter­mi­nó só­lo en dos jor­na­das. El 5 de oc­tu­bre de 2018, el Tri­bu­nal Oral Pe­nal de Go­ya (cir­cuns­crip­ción a la que per­te­ne­ce San Ro­que) sen­ten­ció a los ma­yo­res (Jo­a­quín Fer­nán­dez, Ni­co­lás Poz­zer y Emi­lia­no So­sa y Fran­cis­co Fer­nán­dez) a tres años de pri­sión y re­mi­tió el ex­pe­dien­te al Juz­ga­do de Me­no­res pa­ra que dic­ta­mi­ne res­pec­to a An­drés Do­mín­guez.
Pe­ro pa­ra ese tri­bu­nal, la pa­to­ta no qui­so ma­tar a Ro­dri­go, só­lo le ge­ne­ró “le­sio­nes gra­ves”. Y en ese sen­ti­do fue el fa­llo que tu­vo sa­bor a muy po­co.
Aun­que no pu­do de­cla­rar por su gra­do de in­ca­pa­ci­dad, Ro­dri­go es­tu­vo en la sa­la. Ni si­quie­ra tu­vo una mí­ni­ma re­ac­ción cuan­do vio a sus agre­so­res. “Él (Ro­dri­go) es­ta­ba en su mun­do, se re­í­a, le dá­ba­mos ca­ra­me­los, no los re­co­no­ció por­que no se acuer­da del he­cho. Es­tu­vo con­ten­to to­do el mo­men­to”, di­jo Ro­sa, una tía del mu­cha­cho, se­gún na­rra la cró­ni­ca de épo­ca de aque­lla fe­cha.
La fa­mi­lia, cons­ti­tui­da en que­re­llan­te, so­li­ci­tó que se re­vea el fa­llo y la cau­sa re­ca­yó en ma­nos del STJ. “El Su­pe­rior re­vo­có la sen­ten­cia e hi­zo lu­gar al pe­di­do pa­ra que se los con­de­ne por ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio agra­va­do”, se­ña­ló ayer Da Vi­la a es­te me­dio.
Se­gún el pro­fe­sio­nal del De­re­cho, la pe­na que les ca­bría a los agre­so­res de Ro­dri­go iría de 10 a 15 años de pri­sión. De acuer­do a lo ex­pues­to, el dic­ta­men co­rres­pon­de­ría al Tri­bu­nal go­ya­no.
Por es­tas ho­ras, el ex­pe­dien­te aún es­ta­ría en po­der del STJ, por lo que los ma­gis­tra­dos go­ya­nos no in­ter­vie­nen ni to­man me­di­das “por­que aún no fue­ron no­ti­fi­ca­dos”.
Pre­ci­sa­men­te, es­te se­ría el te­mor de Da Vi­la: que los con­de­na­dos, tras co­no­cer que de­be­rán cum­plir pri­sión efec­ti­va por no me­nos de una dé­ca­da, se fu­guen. “Pe­di­mos que los de­ten­gan en for­ma in­me­dia­ta. Pe­ro la bu­ro­cra­cia ju­di­cial les es­tá brin­dan­do la po­si­bi­li­dad de que hu­yan”, gra­fi­có el que­re­llan­te.
Los le­tra­dos de­ba­ten y el ex­pe­dien­te en­gor­da sus cuer­pos. Pa­ra las ac­tua­cio­nes, se tra­ta só­lo de un nom­bre más. Ro­dri­go hoy tie­ne 18 años. Pe­ro só­lo de edad. Ese ce­re­bro su­yo que so­bre­vi­vió a la des­co­mu­nal agre­sión, so­la­men­te le per­mi­te re­a­li­zar cues­tio­nes bá­si­cas de la vi­da. Cer­ca, muy cer­ca, los fa­mi­lia­res es­pe­ran que el bra­zo de la Jus­ti­cia al­can­ce a los de­sal­ma­dos que con­de­na­ron de por vi­da al ado­les­cen­te.