septiembre 28, 2020

Un ladrón entró a un kiosco y a las trompadas robó 40 mil pesos

El delincuente sorprendió al encargado de turno y lo agredió con varios puñetazos en el rostro. Luego, exigió la entrega de la recaudación que estaba guardada dentro de una caja y escapó corriendo. Según la denuncia de la víctima, todo sucedió a las 17:15 del domingo.

Un de­lin­cuen­te asal­tó a ple­na luz del día un kios­co de aten­ción las 24 ho­ras, en la zo­na Sur de la ca­pi­tal pro­vin­cial, y, a las trom­pa­das, sus­tra­jo la re­cau­da­ción que ron­da­ba la ci­fra de 40 mil pe­sos en efec­ti­vo.
Co­mo con­se­cuen­cia de una gol­pi­za, el en­car­ga­do de tur­no de­bió ser asis­ti­do, tan­to por po­li­cí­as co­mo por per­so­nal mé­di­co, ya que pre­sen­ta­ba le­sio­nes en el ros­tro.
El ro­bo se pro­du­jo el do­min­go, al­re­de­dor de las 17:15, en un lo­cal co­mer­cial si­tua­do en la in­ter­sec­ción de ave­ni­da Jo­sé Ma­nuel Es­tra­da y ca­lle Ra­fa­e­la, del ba­rrio Ciu­dad de Es­te­pa, in­for­ma­ron a épo­ca fuen­tes po­li­cia­les.
To­do trans­cu­rría co­mo un día más de tra­ba­jo pa­ra Cris­tian Ale­xan­der S., de 23 años, has­ta que al ne­go­cio in­gre­só un hom­bre, co­mo si se tra­ta­ra de un clien­te, y sin me­diar pa­la­bras, co­men­zó a lan­zar­le una se­gui­di­lla de gol­pes de pu­ño a la ca­ra mien­tras que lo su­je­ta­ba de la ro­pas.
De acuer­do con la de­nun­cia pe­nal que ese jo­ven de­jó asen­ta­da en la co­mi­sa­ría sec­cio­nal Sép­ti­ma, el mal­vi­vien­te, mien­tras lo agre­dí­a, em­pe­zó a pe­dir­le el di­ne­ro que ha­bía guar­da­do en al­gu­na par­te del kios­co.
El co­mer­cian­te in­di­có a las au­to­ri­da­des que te­mió por su vi­da, ya que des­co­no­cía si, ade­más, el la­drón es­ta­ba ar­ma­do, y na­da pu­do ha­cer pa­ra evi­tar la sus­trac­ción de una con­si­de­ra­ble su­ma en efec­ti­vo.
Tras al­gu­nas ame­na­zas y con el di­ne­ro en ma­no, el asal­tan­te de­ci­dió dar­se a la fu­ga a la ca­rre­ra.
La víc­ti­ma no pre­ci­só si ese su­je­to des­pués su­bió a al­gún ve­hí­cu­lo es­ta­cio­na­do en los al­re­de­do­res.
Lla­ma­dos al sis­te­ma de emer­gen­cias 911 aler­ta­ron so­bre la per­so­na las­ti­ma­da en el kios­co, por lo que acu­die­ron efec­ti­vos de la co­mi­sa­ría Sép­ti­ma.
An­te las le­sio­nes que pre­sen­ta­ba el jo­ven en el ros­tro, los po­li­cí­as pi­die­ron que acu­da una am­bu­lan­cia con per­so­nal de la Di­rec­ción de Emer­gen­cias Sa­ni­ta­rias.
Ba­sa­dos en al­gu­nas po­cas des­crip­cio­nes, fí­si­cas co­mo de ves­ti­men­ta, del la­drón apor­ta­das por el tra­ba­ja­dor, los efec­ti­vos en los mó­vi­les des­ple­ga­dos en la zo­na re­a­li­za­ron un ras­tri­lla­je a la bús­que­da del au­tor del atra­co. Sin em­bar­go, esos pro­ce­di­mien­tos no arro­ja­ron el re­sul­ta­do es­pe­ra­do.
Lue­go de la aten­ción mé­di­ca y cu­ra­cio­nes ne­ce­sa­rias, el mu­cha­cho agre­di­do pu­do ser in­da­ga­do con ma­yor de­te­ni­mien­to.
La Po­li­cía ini­ció la in­ves­ti­ga­ción a par­tir de la cau­sa ca­ra­tu­la­da co­mo “su­pues­to ro­bo”, pe­ro has­ta el mo­men­to no die­ron con el sos­pe­cho­so de co­me­ter es­te ilí­ci­to.