octubre 27, 2020

“Un Juez jamás puede condenar ante una duda razonable que surja de la causa”

La fra­se co­rres­pon­de a la pre­si­den­te del Tri­bu­nal Oral Pe­nal (TOP) Nº1, Cynthia Go­doy Prats, tras co­no­cer­se los fun­da­men­tos por los cua­les, en ma­yo­rí­a, ese cuer­po re­sol­vió ab­sol­ver por in­su­fi­cien­cia pro­ba­to­ria a Ra­úl Al­ber­to Es­ca­lan­te de la muer­te de Ta­ma­ra Ja­que­li­ne Za­la­zar.

Un Juez ja­más pue­de con­de­nar an­te una du­da ra­zo­na­ble que sur­ja de la pro­pia cau­sa”, ase­ve­ró la doc­to­ra Go­doy Prats y aña­dió que una con­de­na se dic­ta en ba­se a prue­bas y no a in­di­cios, cuan­do es­tos no son uní­vo­cos, o al me­nos se­rios, gra­ves, pre­ci­sos y con­cor­dan­tes”.
El TOP Nº1 dio lec­tu­ra a los fun­da­men­tos de la cau­sa “Es­ca­lan­te Ra­úl Al­ber­to, por su­pues­to Ho­mi­ci­dio Agra­va­do me­dian­do vio­len­cia de gé­ne­ro. Sien­do Víc­ti­ma Za­la­zar Ta­ma­ra Ya­que­lin, Lo­mas de Gon­zá­lez”.
El Tri­bu­nal es­tu­vo pre­si­di­do pa­ra es­te ca­so por Cynthia Go­doy Prats e in­te­gra­do por Ana del Car­men Fi­gue­re­do y Ra­úl Juan Car­los Gue­rin. Con fe­cha 26 de abril, el Tri­bu­nal re­sol­vió por ma­yo­ría la ab­so­lu­ción de Es­ca­lan­te, en tan­to que, en mi­no­rí­a, el doc­tor Gue­rin so­li­ci­tó 20 años de pri­sión por el de­li­to de Ho­mi­ci­dio Sim­ple.
Ta­ma­ra fue ha­lla­da muer­ta el 13 de ene­ro de 2016 a las 9:30 por una per­so­na que dio avi­so a la Po­li­cía de Pal­mar Gran­de, cer­ca de una er­mi­ta en la que los tran­se­ún­tes en­cien­den ve­las a sus fa­mi­lia­res, en la Ru­ta 5, ki­ló­me­tro 42. La au­top­sia re­ve­ló que la jo­ven fa­lle­ció por es­tran­gu­la­mien­to y no pre­sen­ta­ba se­ña­les de vio­len­cia se­xual ni otro sig­no de vio­len­cia fí­si­ca en el cuer­po, ade­más, te­nía he­ma­to­mas epi­cra­ne­a­les en los hue­sos de­lan­te­ros y la­te­ra­les, no así en la par­te pos­te­rior de la ca­be­za.
Go­doy Prats re­la­tó que se cons­ta­tó que el ini­cio del vín­cu­lo en­tre Ta­ma­ra y el im­pu­ta­do Es­ca­lan­te se ini­ció por ini­cia­ti­va de Ta­ma­ra, en la red so­cial Fa­ce­bo­ok, en la que, con un per­fil cam­bia­do, man­dó una so­li­ci­tud de amis­tad al hom­bre, la que es­te acep­tó el 5 de ene­ro de 2016, aun­que no se acre­di­ta­ron con­te­ni­dos de char­las o chats…
En un ex­ten­so co­mu­ni­ca­do, te­nien­do en cuen­ta que los fun­da­men­tos cuen­tan de 159 fo­jas, Go­doy Prats se­ña­ló que “no se con­de­na con in­di­cios, si­no son uní­vo­cos o con­cor­dan­tes, con prue­bas. Y aquí ha­bía du­das ra­zo­na­bles res­pec­to de la au­to­ría del he­cho, por­que efec­ti­va­men­te, el ADN ha­lla­do en Ta­ma­ra da cuen­ta de la re­la­ción se­xual con Es­ca­lan­te, lo que pue­de ser prue­ba in­di­rec­ta y un prin­ci­pio de opor­tu­ni­dad, por­que es­tu­vo con ella, pe­ro lue­go no hu­bo más prue­bas de que él la ha­ya ma­ta­do”.
Pa­ra fun­da­men­tar esa de­cla­ra­ción, la ma­gis­tra­da in­di­có que las pe­ri­cias re­a­li­za­das en el ve­hí­cu­lo evi­den­cia­ron la pre­sen­cia de pe­lo que no se pe­ri­tó, y de un ca­ble, un cor­dón de za­pa­ti­llas y una man­cha que no eran com­pa­ti­bles con evi­den­cia bio­ló­gi­ca al­gu­na.
Go­doy Prats plan­teó du­das res­pec­to del lu­gar en el que Ta­ma­ra fue ha­lla­da: “sa­be­mos que allí no mu­rió, por­que lo ase­ve­ró el úni­co fo­ren­se ofre­ci­do co­mo prue­ba y dio las ra­zo­nes… Tam­po­co te­ne­mos cer­te­zas res­pec­to al ho­ra­rio exac­to en que fa­lle­ció, por­que hay un tiem­po de so­bre­vi­da que es muy am­plio en­tre au­top­sia y fo­ren­se. No te­ne­mos el la­zo o cin­to con el que la ma­ta­ron …”.
Y agre­gó: “si Es­ca­lan­te min­tió so­bre ha­ber­la de­ja­do en el Pa­ra­je 89 en una fies­ta de cum­ple­a­ños ¿quién re­fu­tó eso des­de di­ciem­bre a hoy, cuan­do em­pe­zó el de­ba­te? ¿Quién pi­dió in­ves­ti­gar esa zo­na? ¿Quién ave­ri­guó si al­guien cum­plía años y dio una fies­ta? Des­de el TOP no po­de­mos de ofi­cio pe­dir na­da, por­que no­so­tros no in­ves­ti­ga­mos. A no­so­tros nos tie­nen que de­mos­trar la cul­pa­bi­li­dad o no del im­pu­ta­do”, di­jo.
“En nues­tro sis­te­ma pro­ce­sal pe­nal, el im­pu­ta­do tie­ne de­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal a ca­llar o a de­cla­rar, y si min­tie­ra, tam­po­co es in­di­cio de cul­pa­bi­li­dad. El he­cho de es­ca­par ‘per se‘, no lo es, tam­po­co, tie­ne que ir acom­pa­ña­do de otros. Es cier­to que el Tri­bu­nal tie­ne de­re­cho a no cre­er, si sus di­chos son con­tra­rres­ta­dos con prue­bas. No las hu­bo. Las par­tes Acu­sa­do­ras no die­ron ra­zo­nes su­fi­cien­tes del lu­gar de muer­te, de la ho­ra de muer­te, del ob­je­to con el que la ma­ta­ron, que­dó en gra­do de pro­ba­bi­li­dad, y ello al­can­za pa­ra el pro­ce­sa­mien­to, más no pa­ra la con­de­na, que re­quie­re cer­te­za…” ex­pre­só.