diciembre 2, 2020

Trágico paseo familiar: se ahogó un chico de 13 años

Habían llegado junto a un contingente de una iglesia evangelista para pasar el día. La víctima y su hermano se metieron a una zona de la que se extrae arena para la construcción y está plagada de pozos profundos y traicioneros.

Un me­nor de 13 años se aho­gó y su her­ma­no pu­do ser res­ca­ta­do. Am­bos se ti­ra­ron a na­dar a las trai­cio­ne­ras aguas del arro­yo Cei­bo ubi­ca­do a po­cos ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Mon­te Ca­se­ros. Es una zo­na pla­ga­da de “po­zos”. Ha­bí­an lle­ga­do jun­to a miem­bros de una igle­sia evan­gé­li­ca a pa­sar el dí­a, cuan­do se en­con­tra­ron con la des­gra­cia.
To­do ocu­rrió al me­dio­dí­a, cuan­do Ale­jan­dra y sus dos hi­jos -­de 13 y 17 años-­ lle­ga­ron has­ta la zo­na de cos­ta del arro­yo Cei­bo jun­to a un gru­po per­te­ne­cien­te a una igle­sia evan­gé­li­ca de la ciu­dad de Mon­te Ca­se­ros. Ha­bí­an or­ga­ni­za­do pa­sar el día allí y ba­ñar­se pa­ra mi­ti­gar el ca­lor.

Cer­ca de las 12, los hi­jos de la mu­jer de­ci­die­ron in­gre­sar a una zo­na co­no­ci­da co­mo “El Are­nal”, da­do que es de allí de don­de se sa­can gran­des can­ti­da­des de ese ma­te­rial -­arena-­ pa­ra la cons­truc­ción, y es­to pro­vo­ca que en su ex­ten­sión es­té pla­ga­do de po­zos gi­gan­tes­cos y su­ma­men­te trai­cio­ne­ros, a de­cir de quie­nes co­no­cen muy bien el lu­gar. “Ge­ne­ral­men­te es uti­li­za­do pa­ra la pes­ca y po­co pa­ra ba­ñar­se, ya que ca­si to­dos co­no­cen que hay mu­chos po­zos y a eso se le su­ma la co­rrien­te de agua, siem­pre es una mez­cla pe­li­gro­sa”, in­di­có ayer una al­ta fuen­te de la Pre­fec­tu­ra Na­val.
“La zo­na no es­tá ha­bi­li­ta­da pa­ra ba­ñis­tas. La gen­te sue­le ir a pes­car. De he­cho es­tá ale­ja­da de la ciu­dad”, con­fir­mó a épo­ca el co­mi­sa­rio Clau­dio Fer­nán­dez de la sec­cio­nal Pri­me­ra de aque­lla ciu­dad.
Lo cier­to es que, a pe­sar de esos ries­gos, los dos chi­cos se zam­bu­lle­ron, pe­ro nin­gu­no de los dos sa­lió a la su­per­fi­cie. Al­gu­nos de los que lle­ga­ron con ellos ad­vir­tie­ron es­ta si­tua­ción y co­men­za­ron a pe­dir au­xi­lio pa­ra res­ca­tar­los. Un par de lu­ga­re­ños se arro­ja­ron al ria­cho pu­dien­do res­ca­tar só­lo al ado­les­cen­te de 17 años. Lo sa­ca­ron in­cons­cien­te y de­bie­ron prac­ti­car­le RCP, lo­gran­do res­ta­ble­cer­lo pa­ra lue­go tras­la­dar­lo has­ta el hos­pi­tal lo­cal.

El me­nor de 13 años no co­rrió con la mis­ma suer­te y, pe­se a que se lo bus­có, su cuer­po ya no sa­lió a la su­per­fi­cie. Re­cién cer­ca de las 14 y cuan­do per­so­nal de la Po­li­cía pro­vin­cial y de la Pre­fec­tu­ra Na­val Ar­gen­ti­na lle­ga­ron has­ta la zo­na, fue cuan­do fi­nal­men­te se pu­do re­cu­pe­rar el cuer­po ya sin vi­da del ni­ño.
Tras el res­ca­te, su ca­dá­ver fue tras­la­da­do ha­cia el hos­pi­tal lo­cal, don­de tras ser exa­mi­na­do por los mé­di­cos, la Jus­ti­cia dis­pu­so que sea en­tre­ga­do a su fa­mi­lia pa­ra su in­hu­ma­ción. La co­mi­sa­ría Pri­me­ra con­ti­núa aho­ra con las ac­tua­cio­nes ju­di­cia­les del ca­so.