octubre 30, 2020

Sustrajeron caja fuerte cargada con unos dos millones de pesos

Ladrones aprovecharon la ausencia de los dueños. Forzaron aberturas y llegaron al cofre de seguridad que estaba empotrado a una pared detrás de un mueble. Con herramientas lo sacaron y así huyeron con la dantesca suma en dólares y billetes de moneda nacional.

Una abultada cifra de dinero que rondaría en los dos millones de pesos, la cual estaba guardada adentro de una caja fuerte, fue sustraída por delincuentes que ingresaron a una vivienda de la capital de Corrientes, aprovechando la salida de sus propietarios.
El ilícito se produjo en un domicilio cercano a la esquina de las calles Salamanca y Murcia del barrio Apipé. Los vecinos dijeron que zona está jaqueada, por repetidos casos de inseguridad.
La sustracción fue descubierta el viernes a la noche, cuando el titular del inmueble regresó y descubrió que el lugar fue vulnerado por delincuentes.
Al menos dos aberturas presentaban signos de haber sido abiertas. El domicilio cuenta con muro perimetral, rejas y puertas a simple vista bastante resistentes.
La Policía, alertada de lo sucedido, acudió en forma inmediata y escuchó la versión del principal damnificado, un empresario de la ciudad.
El dinero (serían decenas de miles de dólares como de pesos) estaba adentro del cofre de seguridad, que los malhechores ubicaron detrás de un mueble, donde se hallaba empotrado a una pared. Los intrusos, con el uso de diversas herramientas, pudieron sacar la caja metálica.
Dada las características del golpe, la principal hipótesis apunta a que los autores realizaron un minucioso “trabajo de inteligencia”. Y contaban con información demasiado certera de la existencia del cofre de seguridad con una importante cantidad de dinero en su interior. Para consumar el ilícito fueron bien provistos. Incluso, se sospecha, usaron un automóvil que dejaron estacionado en las inmediaciones hasta que fuera consumado el robo.
La Policía comenzó una serie de trabajos en procura de dilucidar el hecho. Tras las pericias respectivas, en el domicilio de las víctimas, se sumaron al trabajo de la comisaría Novena efectivos de la Dirección de Investigación Criminal.
Los procedimientos, trascendió ayer, llegaron incluso hasta una localidad del interior cercana a la capital provincial.
Entre otros detalles, los detectives hicieron un relevamiento de las personas que habitualmente frecuentan la vivienda, donde los moradores tienen contratada a una mujer como doméstica.
El titular de la casa y el dinero indicó a las autoridades una cifra abultada, discriminada en moneda extranjera como nacional, que relacionó a sus labores empresariales.
Trascendió que el justamente el viernes, antes de regresar a su domicilio, el damnificado tuvo un percance de tránsito que le impidió regresar poco antes. De igual manera, se presume que los ladrones para entonces también ya hubieran escapado, porque debido a los datos precisos con los que contaban no tardaron mucho en entrar, cometer la sustracción y huir sin ser advertidos.