septiembre 27, 2020

Sufrió quemaduras en el 80 por ciento del cuerpo y murió

Se trata de la mujer de apellido Galarza. Se investiga el hecho que se produjo el lunes a la siesta en Santo Tomé 

Una mu­jer de ape­lli­do Ga­lar­za, quien re­si­de en San­to To­mé, mu­rió ayer a con­se­cuen­cia de gra­ví­si­mas que­ma­du­ras que al­can­za­ron el 80 por cien­to de su cuer­po, du­ran­te un epi­so­dio que es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do.
El he­cho se pro­du­jo du­ran­te el lu­nes, co­mo bien fue pu­bli­ca­do por épo­ca.
Al res­pec­to, el me­dio lo­cal Ur­gen­te San­to To­mé in­di­có que, en ho­ras del me­dio­día del día se­ña­la­do, las au­to­ri­da­des fue­ron aler­ta­das por ve­ci­nos de que den­tro de la vi­vien­da de la mu­jer, se es­cu­cha­ban gri­tos, por lo que agen­tes de la lo­ca­li­dad fue­ron de ur­gen­cia ha­cia la ca­sa.
En ese sen­ti­do, se in­di­có que has­ta el mo­men­to la hi­pó­te­sis mas fuer­tes es que se ha­bría tra­ta­do de una au­to­a­gre­sión, en la que la mu­jer se ha­bría arro­ja­do al­co­hol en­ci­ma y lue­go pren­dió una lla­ma. No obs­tan­te, el he­cho es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do ya que de­bí­an re­a­li­zar­se al­gu­nas pe­ri­cias y de­más ta­re­as in­ves­ti­ga­ti­vas.
Se­gún se in­di­có ayer, la mu­jer ha­bría si­do tras­la­da­da por un hom­bre con quien te­nía una re­la­ción sen­ti­men­tal y la hi­ja de la mu­jer.
Apa­ren­te­men­te el he­cho que dam­ni­fi­có a la mu­jer ocu­rrió en el mar­co en el que el hom­bre fue has­ta la vi­vien­da de la mu­jer y lue­go tu­vie­ron una dis­cu­sión.
Es­to, su­ma­do a que de­bi­do que en el ca­so tam­po­co hay an­te­ce­den­tes de vio­len­cia fa­mi­liar, re­for­za­ría que ha­ya si­do la mu­jer quien se au­to­le­sio­nó.
Lo cier­to es que lue­go de es­to, fue lle­va­da de ur­gen­cia ha­cia el hos­pi­tal de la lo­ca­li­dad.
En el no­so­co­mio “San Juan Bau­tis­ta”, se in­di­có que Ga­lar­za tie­ne el 80 por cien­to del cuer­po que­ma­do y su es­ta­do es su­ma­men­te de­li­ca­do.
De­be se­ña­lar­se que an­te ca­sos co­mo es­tos, el ma­yor ries­go es el com­pro­mi­so de las ví­as res­pi­ra­to­rias de­bi­do a que au­men­ta el pe­li­gro de una in­fec­ción, y po­dría ser fa­tal.
Así es que aún se in­ves­ti­ga el ca­so. Se es­pe­ra que pró­xi­ma­men­te se avan­ce en pe­ri­ta­jes den­tro de la vi­vien­da.
Has­ta el mo­men­to se cuen­ta con el tes­ti­mo­nio del hom­bre y de la jo­ven que es hi­ja de la víc­ti­ma, los cua­les se su­ma­ron a la in­ves­ti­ga­ción.
Al­re­de­dor de las 6 de ayer, se pro­du­jo la muer­te de Ga­lar­za.

In­cen­dios
En tan­to en la ciu­dad de Co­rrien­tes, Bom­be­ros Vo­lun­ta­rios de­bie­ron ocu­par­se de in­cen­dios que se pro­du­je­ron en dis­tin­tas par­tes de la ca­pi­tal pro­vin­cial.
Ayer al­re­de­dor de las 20:30, se pro­du­jo un fo­co íg­neo de ba­su­ra, que se fue de con­trol.
Es­to ocu­rrió cer­ca de la es­qui­na de Go­ber­na­dor Ve­laz­co y Río Ne­gro.
Has­ta allí lle­gó una do­ta­ción lue­go de que una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca aler­ta­ra al per­so­nal que las lla­mas es­ta­ba co­bran­do gran­des mag­ni­tu­des y que ha­bía pe­li­gro a que lle­guen a vi­vien­das ale­da­ñas.
Es así que al lle­gar, los bom­be­ros de­bie­ron tra­ba­jar rá­pi­da­men­te an­tes de que el fue­go lle­gue a las ca­sas.