septiembre 23, 2020

Sufrió hundimiento en el cráneo tras feroz pelea contra su hermano

Se indicó que la gresca ocurrió cuando compartían una ronda de tragos. El familiar señalado como el autor de la lesión fue detenido.

Una bru­tal pe­lea que se pro­du­jo en­tre dos hom­bres, her­ma­nos en­tre sí, fi­na­li­zó con uno de ellos hos­pi­ta­li­za­do a ra­íz de un hun­di­mien­to cra­ne­al y con el otro de­te­ni­do. El he­cho se pro­du­jo du­ran­te la no­che en la lo­ca­li­dad de Ita­tí.
Al cie­rre de edi­ción, des­de la Po­li­cía se in­for­mó que la víc­ti­ma, iden­ti­fi­ca­da co­mo Jo­sé Luis S. de 38 años, con­ti­nua­ba gra­ve.
Du­ran­te la no­che del mar­tes, el hom­bre lle­gó se­ria­men­te he­ri­do al Hos­pi­tal Es­cue­la, al que fue de­ri­va­do lue­go de que po­li­cí­as lo ha­lla­ran mal­he­ri­do, en el ba­rrio Ibi­ray de la lo­ca­li­dad de la “Vir­gen Mo­re­na”.
Al res­pec­to de­be in­di­car­se que pri­me­ra­men­te des­de la pren­sa se ha­bía se­ña­la­do que el hom­bre ha­bía si­do he­ri­do de un dis­pa­ro que im­pac­tó con­tra la re­gión oc­ci­pi­tal, en el mar­co de una pe­lea que in­vo­lu­cró a dis­tin­tas per­so­nas.
Pos­te­rior­men­te des­de la Fuer­za pro­vin­cial se acla­ró que en re­a­li­dad se tra­tó de una pe­lea a gol­pes de pu­ño en­tre los her­ma­nos, quie­nes al­re­de­dor de las 21:30 se en­con­tra­ban com­par­tien­do una ron­da de tra­gos.
En me­dio de la in­ges­ta de be­bi­das al­co­hó­li­cas, ocu­rrió una dis­cu­sión que au­men­tó en in­ten­si­dad, has­ta que en un mo­men­to da­do co­men­za­ron a in­ter­cam­biar gol­pes.
An­te ello, ve­ci­nos del ba­rrio lla­ma­ron a la Po­li­cía pa­ra que in­ter­ven­ga.
Los agen­tes de la lo­ca­li­dad fue­ron has­ta el ba­rrio men­cio­na­do y pi­die­ron asis­ten­cia mé­di­ca pa­ra el he­ri­do de 38 años.
Asi­mis­mo, las fuen­tes ofi­cia­les in­di­ca­ron que el pre­sun­to agre­sor, iden­ti­fi­ca­do co­mo Ma­rio S. de 26 años, tam­bién te­nía he­ri­das en la ca­be­za, aun­que de me­nor con­si­de­ra­ción.
“Re­gis­tró cor­tes”, sos­tu­vie­ron las fuen­tes ofi­cia­les.
Así es que se ini­ció la cau­sa por le­sio­nes, que lle­va ade­lan­te la co­mi­sa­ría de la lo­ca­li­dad.

Vio­len­to y de­so­be­dien­te
En tan­to du­ran­te el mar­tes, un hom­bre fue de­te­ni­do en la ciu­dad de Co­rrien­tes por in­ci­den­tes que pro­du­jo en ca­sa de su ex­pa­re­ja, en el ca­pi­ta­li­no ba­rrio In­dus­trial.
Se­gún in­di­có el si­tio es­pe­cia­li­za­do Po­li­cí­as Tra­ba­jan­do, so­bre el su­je­to pe­sa una or­den de res­tric­ción de acer­ca­mien­to al do­mi­ci­lio y a la mu­jer. Sin em­bar­go, la me­di­da pe­ri­me­tral (co­mo se la co­no­ce en la jer­ga ju­di­cial) no evi­tó que es­te hom­bre irrum­pie­ra en ca­sa de la mu­jer, en ho­ras de la sies­ta. “No me voy a ir, lla­ma­le a la Po­li­cía que ni ellos me van a sa­car de acá”, ha­bría di­cho el su­je­to a la mu­jer, se­gún re­ve­ló la men­cio­na­da fuen­te.
Sin em­bar­go, la “re­bel­dí­a” le sir­vió de po­co cuan­do lle­ga­ron agen­tes de la co­mi­sa­ría No­ve­na, quie­nes fue­ron aler­ta­dos por la pre­sun­ta víc­ti­ma de vio­len­cia.
Los uni­for­ma­dos arres­ta­ron al hom­bre, lue­go de que se cons­ta­ta­ra la me­di­da ju­di­cial que le im­pe­día acer­car­se al do­mi­ci­lio.
Es así que fi­nal­men­te fue lle­va­do ha­cia la sec­cio­nal ju­ris­dic­cio­nal. Fue iden­ti­fi­ca­do co­mo B. E. A. y que­dó en la co­mi­sa­rí­a, a la es­pe­ra de que las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les de­fi­nan su si­tua­ción, lue­go de que in­cum­plió con la or­den de res­tric­ción de acer­ca­mien­to.