diciembre 2, 2020

Robaron medio millón de pesos de una camioneta estacionada

Los delincuentes habrían inhibido la colocación de la alarma, cuando el dueño sacaba medidas para un cableado. Hay sospechas fuertes de que hubo un entregador.

Un ex­tra­ño ro­bo de po­co más de me­dio mi­llón de pe­sos, que se en­con­tra­ba den­tro de una ca­mio­ne­ta, tie­ne por es­tas ho­ras a la Po­li­cía tras las pis­tas de los ocu­pan­tes de un ve­hí­cu­lo blan­co, que apa­re­ce en una fil­ma­ción vi­ra­li­za­da el fin de se­ma­na por la víc­ti­ma. Ofre­cen una re­com­pen­sa por da­tos pa­ra la cap­tu­ra de los de­lin­cuen­tes.
El he­cho su­ce­dió el sá­ba­do a las 9:22 de la ma­ña­na, cuan­do el pro­pie­ta­rio de una ca­mio­ne­ta To­yo­ta Hi­lux 4×4 lle­gó has­ta la par­te pos­te­rior de un re­co­no­ci­do ne­go­cio de elec­tri­ci­dad, ubi­ca­do por ave­ni­da In­de­pen­den­cia y Sán­chez de Bus­ta­man­te de la ca­pi­tal co­rren­ti­na.

Se­gún la úni­ca ima­gen de vi­de­o, que to­ma a la per­fec­ción to­da la se­cuen­cia, se pue­de apre­ciar a un hom­bre que sa­ca al­gu­nas me­di­das al cos­ta­do de la ca­mio­ne­ta, pro­vis­to de una cin­ta mé­tri­ca.
Allí se que­da por un lap­so de po­co más de un mi­nu­tos y al­gu­nos se­gun­dos. In­clu­so, la mis­ma per­so­na, que se in­tu­ye pue­de ser el pro­pie­ta­rio del ve­hí­cu­lo y el dam­ni­fi­ca­do, abre la puer­ta tra­se­ra iz­quier­da y lue­go in­gre­sa co­rrien­do ha­cia el lo­cal co­mer­cial.
Só­lo 12 se­gun­dos des­pués, en­tra en es­ce­na un au­to­mó­vil Volks­wa­gen Gol Trend de co­lor blan­co, que se es­ta­cio­na unos me­tros por de­lan­te de la ca­mio­ne­ta. Ac­to se­gui­do, un hom­bre ba­ja al tro­te y se di­ri­ge di­rec­ta­men­te a la puer­ta pos­te­rior de­re­cha, de la que re­ti­ra del asien­to una mo­chi­la ne­gra don­de se ha­lla­ba el di­ne­ro, pa­ra lue­go vol­ver al au­to y dar­se a la fu­ga.
“Ha­bía cam­bia­do unos dó­la­res que te­nía aho­rra­dos, pa­ra em­pe­zar un em­pren­di­mien­to. Yo ten­go una ca­mio­ne­ta To­yo­ta Hi­lux usa­da 2009 y con eso ha­go fle­tes. El que apa­re­ce en la fil­ma­ción al la­do de la ca­mio­ne­ta soy yo mi­dien­do pa­ra com­prar unos ca­bles pa­ra un trái­ler, pa­ra se­guir la­bu­ran­do”, re­la­tó a épo­ca Mar­cos Mai­da­na, el jo­ven de 23 años dam­ni­fi­ca­do.

El jo­ven co­men­tó que “el vier­nes por la no­che ha­bía con­tac­ta­do a un mu­cha­cho con quien hi­ci­mos el cam­bio de dó­la­res por pe­sos. A es­to le su­mé al­go de di­ne­ro que ya te­nía aho­rra­do, pa­ra po­der re­a­li­zar la tran­sac­ción co­mer­cial el sá­ba­do por la ma­ña­na pa­ra mi em­pren­di­mien­to”.
Mai­da­na di­jo ha­ber­se da­do cuen­ta que al­go fa­lló al que­rer po­ner la alar­ma de la ca­mio­ne­ta cuan­do ter­mi­nó la me­di­ción y vol­vió ha­cia el ne­go­cio; se con­fió que la mis­ma se ha­bía tra­ba­do. “Cuan­do vol­ví, me di cuen­ta que la tra­ba no se pu­so y que fal­ta­ba la mo­chi­la con el di­ne­ro de aden­tro de mi ve­hí­cu­lo. Me in­hi­bie­ron la alar­ma jus­to cuan­do la pu­se y me que­da cla­ro que es­tu­vie­ron si­guién­do­me to­do el ca­mi­no”, sen­ten­ció el jo­ven.
El au­to blan­co
Aho­ra la in­ves­ti­ga­ción se cen­tra en el au­to­mó­vil en el que lle­ga­ron los de­lin­cuen­tes. Si bien en la fil­ma­ción en la que se ob­ser­va el ro­bo, no se dis­tin­gue la pa­ten­te del au­to blan­co, la Po­li­cía es­tá ha­cien­do el se­gui­mien­to a tra­vés de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del 911 dis­pues­tas en la ciu­dad y ya ten­dría pis­tas con­cre­tas.

El jo­ven co­men­tó que “el vier­nes por la no­che ha­bía con­tac­ta­do a un mu­cha­cho con quien hi­ci­mos el cam­bio de dó­la­res por pe­sos. A es­to le su­mé al­go de di­ne­ro que ya te­nía aho­rra­do, pa­ra po­der re­a­li­zar la tran­sac­ción co­mer­cial el sá­ba­do por la ma­ña­na pa­ra mi em­pren­di­mien­to”.
Mai­da­na di­jo ha­ber­se da­do cuen­ta que al­go fa­lló al que­rer po­ner la alar­ma de la ca­mio­ne­ta cuan­do ter­mi­nó la me­di­ción y vol­vió ha­cia el ne­go­cio; se con­fió que la mis­ma se ha­bía tra­ba­do. “Cuan­do vol­ví, me di cuen­ta que la tra­ba no se pu­so y que fal­ta­ba la mo­chi­la con el di­ne­ro de aden­tro de mi ve­hí­cu­lo. Me in­hi­bie­ron la alar­ma jus­to cuan­do la pu­se y me que­da cla­ro que es­tu­vie­ron si­guién­do­me to­do el ca­mi­no”, sen­ten­ció el jo­ven.
El au­to blan­co
Aho­ra la in­ves­ti­ga­ción se cen­tra en el au­to­mó­vil en el que lle­ga­ron los de­lin­cuen­tes. Si bien en la fil­ma­ción en la que se ob­ser­va el ro­bo, no se dis­tin­gue la pa­ten­te del au­to blan­co, la Po­li­cía es­tá ha­cien­do el se­gui­mien­to a tra­vés de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del 911 dis­pues­tas en la ciu­dad y ya ten­dría pis­tas con­cre­tas.