diciembre 2, 2020

“Maldito” rastreador sirvió para hallar camionetas sustraídas

La detención de cinco hombres en Corrientes fue posible merced a un localizador satelital escondido en el tanque de combustible de un vehículo robado en Buenos Aires. En nuestra capital desarmaban las pick up para reconvertirlas y venderlas con documentación legal.

Po­li­cí­as de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res que se­guí­an los ras­tros de una am­plia or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, de­di­ca­da al ro­bo de ca­mio­ne­tas de al­ta ga­ma, se vie­ron sor­pren­di­dos cuan­do un mi­ni ras­tre­a­dor sa­te­li­tal (GPS) mar­có el ca­mi­no de uno de los ve­hí­cu­los has­ta la ca­pi­tal de Co­rrien­tes. El apa­ra­to elec­tró­ni­co, uno de los cin­co que el due­ño ha­bía co­lo­ca­do en el ro­da­do, fue el úni­co que los la­dro­nes no pu­die­ron de­sac­ti­var. Es­ta­ba den­tro del tan­que de com­bus­ti­ble.
Ese GPS, ni más ni me­nos, fue la mal­di­ción pa­ra que cin­co hom­bres co­rren­ti­nos ter­mi­na­ran pre­sos el 31 de agos­to en un gal­pón del ba­rrio Vi­lla Chi­qui­ta y en un do­mi­ci­lio de las afue­ras de la ciu­dad. Los in­vo­lu­cra­dos en el de­li­to de aso­cia­ción ilí­ci­ta, ro­bo au­to­mo­tor, fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos y es­ta­fa son un co­mer­cian­te de ve­hí­cu­los, un par de pin­to­res y dos cha­pis­tas, quie­nes es­ta se­ma­na se­rán lle­va­dos a de­cla­rar an­te la Jus­ti­cia bo­na­e­ren­se.
De acuer­do a in­for­ma­ción co­no­ci­da por dia­rio épo­ca, la Po­li­cía de nues­tra pro­vin­cia tu­vo un rol im­por­tan­te pa­ra de­sen­mas­ca­rar lo que se­ría la cé­lu­la lo­cal de una ban­da com­pues­ta por más de vein­te per­so­nas, la ma­yo­ría ya de­te­ni­da en el co­nur­ba­no bo­na­e­ren­se, don­de ocu­rrí­an las sus­trac­cio­nes de ca­mio­ne­tas.
To­do co­men­zó ha­ce al­gu­nos me­ses cuan­do la Po­li­cía Bo­na­e­ren­se en­con­tró evi­den­cia fuer­te pa­ra iden­ti­fi­car a la­dro­nes y ha­llar un enor­me “a­guan­ta­de­ro”.
In­te­gran­tes de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­cio­nes de Mo­rón pi­die­ron co­la­bo­ra­ción a sus pa­res de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (DIC) de la fuer­za co­rren­ti­na a par­tir de la ac­ti­va­ción de uno de los cin­co GPS de una To­yo­ta Hi­lux, va­rios dí­as des­pués de su ro­bo.
El lo­ca­li­za­dor sa­te­li­tal mar­có a la ca­pi­tal de Co­rrien­tes co­mo ac­tual ubi­ca­ción de la pick up.
Los de­tec­ti­ves su­pie­ron con el co­rrer del tiem­po que ese au­to­mo­tor una vez sus­tra­í­do es­tu­vo al­gu­nos dí­as guar­da­do en un gal­pón del co­nur­ba­no bo­na­e­ren­se, don­de una par­te de la or­ga­ni­za­ción uti­li­za­ba in­hi­bi­do­res de ras­treo mien­tras bus­ca­ban (de­sar­man­do par­te del ve­hí­cu­lo) a los GPS que ter­mi­na­ban anu­lan­do.
En tal ca­mio­ne­ta los de­lin­cuen­tes ha­lla­ron cua­tro apa­ra­tos de ras­tre­o. Uno es­ta­ba en el te­cho la­do in­te­rior; otro de­ba­jo de la ca­jue­la; un ter­ce­ro en el es­pa­cio del mo­tor y el res­tan­te cer­ca del vo­lan­te. Pe­ro nun­ca no­ta­ron que ha­bía un quin­to dis­po­si­ti­vo bien di­si­mu­la­do aden­tro del tan­que de com­bus­ti­ble. La im­pre­sio­nan­te can­ti­dad de lo­ca­li­za­do­res te­nía una ra­zón: el due­ño de la ca­mio­ne­ta en otra opor­tu­ni­dad tam­bién fue víc­ti­ma del ro­bo de un au­to­mo­tor que ja­más re­cu­pe­ró.
Al me­nos diez alla­na­mien­tos fue­ron re­a­li­za­dos en las lo­ca­li­da­des bo­na­e­ren­ses de Ca­se­ros, Ra­mos Me­jí­a, Mo­rón, Vi­lla Te­sei y Mo­re­no. Y cul­mi­na­ron en Co­rrien­tes, en un gal­pón del ba­rrio Vi­lla Chi­qui­ta y en una ca­sa quin­ta de la lo­ca­li­dad de San Ca­ye­ta­no.
El fa­mo­so GPS guió a los po­li­cí­as al de­sar­ma­de­ro ca­pi­ta­li­no. Allí, las ca­mio­ne­tas tra­í­das de Bue­nos Ai­res eran en­sam­bla­das con par­tes de otros ve­hí­cu­los sin im­pe­di­men­tos le­ga­les, com­pra­dos des­pués de ser prác­ti­ca­men­te des­trui­dos en si­nies­tros via­les o bien con­se­gui­dos en re­ma­tes ju­di­cia­les, a un cos­to irri­so­rio.
Su­ma­do a los da­tos cla­ve del GPS ac­ti­va­do, la DIC hi­zo tra­ba­jos de se­gui­mien­to y co­or­di­nó la in­ves­ti­ga­ción con los po­li­cí­as bo­na­e­ren­ses pa­ra fi­nal­men­te el 31 de agos­to re­a­li­zar los alla­na­mien­tos en nues­tra ca­pi­tal.