julio 3, 2020

Irá a juicio acusado de haber matado a mazazos a su pareja

Omar Castañeda será juzgado el 26 de febrero por el tremendo femicidio de Sandra Bordón, ocurrido en enero del año pasado, en Goya.

Ayer, se conoció que el 26 de febrero iniciará el juicio por el asesinato de Sandra Bordón en Goya, que tiene como imputado a Omar Castañeda, quien era la pareja de la mujer, ultimada a mazazos.
Se trató de un caso terrible, por el que hubo movilizaciones en la localidad pidiendo justicia por la víctima, quien antes de ser asesinada habría soportado años de múltiples maltratos y golpes por parte de Castañeda, según se había señalado.
Ambos, Bordón y Castañeda, tenían un hijo en común, de tres años, quien quedó al cuidado de los abuelos, luego de que ocurriera el femicidio de su madre. Asimismo, el pequeño fue amparado bajo la Ley Brisa, por la que se otorgó una pensión por haber sido hijo de una víctima de femicidio.
El hecho sangriento ocurrió entre el domingo 20 y el lunes 21 de enero del año pasado, en una vivienda situada por San Luis al 1500, en el barrio Esperanza.
Según se había dicho, Castañeda llevó a su hijo a la vivienda de un vecino durante la noche del domingo.
Sin embargo, al otro día, el menor pidió ver a su madre, por lo que este vecino lo acompañó hasta su casa.
Allí, este testigo se encontró el peor escenario. Sandra estaba tirada sin vida a un costado de la cama matrimonial; a simple vista se veían manchas de sangre y la mujer evidenciaba golpes en la cabeza y otras partes del cuerpo.

Al costado del cadáver estaba un martillo, que fue utilizado en el femicidio.
Para cuando fue encontrado el cuerpo de Sandra, Castañeda había huido; aunque un operativo en conjunto en el que participaron distintas dependencias policiales de Goya, logró dar con él a los pocos días.
El sujeto fue encontrado con una lesión cortante en el cuello, producto de una autoagresión. “Todo indicaría que intentó matarse tras cometer el hecho. Tenía un corte en la zona del cuello. Estaba descompensado, por lo cual fue trasladado al hospital zonal Camilo Muniagurria con custodia policial”, dijo en su momento el comisario Héctor Montiel, de la Unidad Regional II, a época.
La autolesión, en tanto, no fue grave, por lo que al poco tiempo, el hombre fue llevado a la comisaría Primera. Allí, habría intentado nuevamente quitarse la vida, utilizando una sábana para ahorcarse. Ante ello, se definió que fuera llevado a una unidad carcelaria capitalina.
De esta manera, llega detenido al banquillo de acusados.
Además del mazo, como pruebas hay prendas manchadas con sangre y otros elementos que fueron secuestrados del interior de la vivienda.

Sumaron pena para femicida
Por otro lado, se conoció que el Superior Tribunal de Justicia decidió ratificar la condena de dos años que se impuso por amenazas al femicida Juan Carlos Galarza, quien además, se encuentra sentenciado a prisión perpetua por matar a María de los Santos rociándola con alcohol y prendiéndole fuego frente a los hijos de ella.
La causa por amenazas por la cual el Tribunal Oral Penal Nº2 condenó a Galarza a dos años de cárcel, por el delito de coacciones cometidas contra el hijo de la mujer asesinada, fue llevada en paralelo a la del femicidio. Es que, en el momento en el que Galarza prendió fuego a la mujer, este amenazó de muerte al hijo -que vió todo lo ocurrido- para que nada diga.
Si bien la defensa de Galarza había apelado la decisión del Tribunal, finalmente el fallo fue ratificado. En ese sentido, se detalló que, cuando la sentencia a prisión perpetua quede firme, se unificarán las condenas.

Colocaron dispositivo de monitoreo a imputado

Recientemente, el Juzgado de Instrucción Nº6, a cargo de Graciela Ferreyra, ante una excarcelación que debía realizar, decidió colocar un dispositivo de monitoreo y seguimiento para un imputado por violencia de género, en un caso registrado en Itatí.
Se trata de una decisión tomada con la intención de prevenir cualquier tipo de violencia contra la presunta damnificada hasta que se resuelva la situación procesal del imputado, sin lesionar el derecho de libertad de este.
“Es una medida cautelar de carácter estrictamente provisorio”, sostuvieron las fuentes del Poder Judicial.
Asimismo, se detalló que es el primer Juzgado de Instrucción que define la utilización de este tipo de dispositivos preventivos.
Por otro lado, el imputado tiene ciertas reglas de conducta que deberá cumplir para poder mantener su libertad.
“De manera estricta, se le ordenó al imputado abstenerse de tomar contacto físico, verbal, hostigar o intimidar por cualquier medio con la víctima y los allegados de ella”, se indicó.
Asimismo, se libró un oficio a la comisaría de Itatí para que realice patrullajes diarios que sirvan para preservar la identidad de la supuesta víctima.
El imputado, en ese sentido, debe mantener una distancia superior a los 200 metros de ella y sus allegados. Además, debe presentarse al Tribunal el primer día hábil de cada mes.