octubre 28, 2020

Hallaron el cuerpo de uno de los jóvenes ahogados en el Paraná

Salió a flote tras el paso de varios barcos de gran porte. Uno de los vecinos que se sumó a la búsqueda localizó el cadáver y avisó a la Prefectura que estaba en la zona. Sería el primo de los hermanos Barrientos.

El cuerpo sin vida de uno de los cuatro jóvenes desaparecidos el sábado luego de que volcara la canoa en la que viajaban, fue recuperado ayer de las aguas del Río Paraná, muy cerca de la zona en la cual se habría producido el accidente, producto de los fuertes vientos. Se trata del joven al que apodaban “Chino”.
Alrededor de las 16:45, luego del paso de varias embarcaciones de gran porte por la zona, el cuerpo sin vida de uno de los jóvenes salió a flote y fue finalmente recuperado por personal de la Prefectura que realizaba rastrillajes cerca del lugar.
Según la información proporcionada por la propia Prefectura, la patrulla que buscaba a los jóvenes por la zona fue alertada por un ciudadano, quien, desde su embarcación particular, habría avistado un cuerpo flotando en el espejo de agua, a la altura del km 1.211, en la margen izquierda del Río Paraná.
Por una cuestión de operatividad, los efectivos de la PNA llevaron el cadáver hasta la orilla en el balneario del barrio Molina Punta, lugar que se llenó de familiares de los jóvenes desaparecidos, tras conocerse el hallazgo. Allí, un móvil de transporte patológico de la Policía provincial lo retiró y lo trasladó hasta el Instituto Médico Forense, donde se llevaría a cabo la autopsia en horas de la noche.
Fuentes consultadas por época revelaron que la familia confirmó en la costa que el cuerpo hallado sería el de Agustín Ignacio Barrientos, de 22 años, primo de los otros dos muchachos que aún no son encontrados junto a Osvaldo Maciel, de 22 años. Todos ellos desaparecieron de la superficie del Paraná luego de que la embarcación diera una vuelta campana, como consecuencia del fuerte viento que arreciaba la capital correntina -y mucho más las aguas del río- en horas de la tarde de aquel día.
Un quinto ocupante de la embarcación, quien iba al mando de la misma, logró ponerse a salvo luego de nadar por varios minutos hasta la Isla Meza, donde se suponía iban a pasar la noche y pescar.
La Prefectura confirmó que, tras el hallazgo, se intensificó el rastrillaje para tratar de localizar a los otros tres muchachos desaparecidos.
Por el hecho se dio intervención al Juzgado Federal de Primera Instancia de Corrientes.

La búsqueda

Desde que sucedió el accidente el sábado por la tarde, una veintena de embarcaciones particulares, de amigos y familiares, y de la Prefectura Naval Argentina, vienen peinando la zona del accidente.
A día siguiente del hecho, la familia comenzó a pedir ayuda a quienes puedan aportar combustible para las embarcaciones que colaboraban en la búsqueda; y como era de esperarse, la ayuda y la solidaridad llegaron rápidamente. Desde entonces, los rastrillajes por la costa del río y en las márgenes de la Isla Meza y los bancos de arena próximos no se han detenido. Ayer, se vivieron escenas de dramatismo tras el hallazgo del cadáver de uno de los jóvenes. “La búsqueda sigue”, dijo a época un familiar.