octubre 25, 2020

Hallaron el cadáver de Alan en las costas del Paraná en San Lorenzo

Estaba pasando la “Mansión de Invierno” y, a pesar de los días transcurridos, su cuerpo se encontraba preservado. Su celular dejó de transmitir señal a las 2:30 de la madrugada del jueves. No hallaron la bicicleta.

El peor de los finales para una historia aún más lamentable. Alan Sánchez, el jovencito desaparecido desde el miércoles 7 a la medianoche, fue hallado muerto. Un pescador que se encontraba próximo a las costas de la localidad de San Lorenzo, a unos 15 kilómetros de Empedrado, divisó el cuerpo de quien sería el joven, por esas horas, más buscado de Corrientes. Su teléfono dejó de transmitir tres horas después de desaparecer y no hallaron su bicicleta ni otras pertenencias.
Si bien era una posibilidad, todos nos negamos a creer que podía pasar. Todas las esperanzas se pusieron en la búsqueda y localización de Alan, desde el primer momento en que su madre denunció que no había llegado a su casa. La exnovia del chico habría visto la publicación en su red social y llamó a la mujer para decirle lo que escribió su hijo. “Él, literalmente se despedía por Instagram”, dijo en su momento una fuente de la investigación.

pasado el mediodía y, cuando se preparaba otra campaña masiva por las redes sociales para pedir por información sobre el paradero del menor, se conoció la noticia del hallazgo de su cuerpo en el río Paraná, a la altura del kilómetro 1118. Todo quedó trunco de inmediato y fue en el mismo lugar en el cual Alan decidió contar su historia, al final, fue el mismo medio que se inundó con la congoja que causó la noticia de su muerte.
Las confirmaciones vinieron de la mano del intendente de Empedrado José Cheme y del comisario Acevedo de esa misma localidad, quienes se trasladaron junto a familiares del chico hasta el lugar en el cual fue hallado su cadáver.
Efectivos de la Prefectura Naval Argentina, que también fueron convocados a la zona, tuvieron la tarea de retirar el cuerpo del agua hacia la costa, donde efectivos de la División Pericias de la Unidad Regional de Saladas, continuaron con las tareas para determinar desde cuándo databa la muerte del muchacho.
Las cámaras cotejadas el día sábado, mostraban a Alan avanzar en su bicicleta por la zona del puerto de Empedrado, en el mismo sentido en el que se puede apreciar la última foto que sacó. Esa que acompañaba el mensaje de despedida que puso en alerta a toda la comunidad empedradeña y solidariamente de inmediato a toda la provincia. Brandon, el perro adiestrado para búsqueda y localización, aportado por los Bomberos Voluntarios de Paso de la Patria, había perdido el rastro del chico en las costas del río, casualmente muy cerca de donde se lo vio por última vez en la zona del puerto.

La investigación
Ayer en dialogo con época, el fiscal de instrucción de Saladas, Osvaldo Ojeda, confirmó que “la muerte del chico data de unos cinco días, según cotejó la médica que viajó con nosotros hasta San Lorenzo. Increíblemente el cuerpo estaba muy bien preservado, teniendo en cuenta que es habitual que los peces lo deterioren cuando están mucho tiempo en el agua. El del chico estaba preservado”, indicó.
Ojeda confirmó también que el hallazgo del cadáver se dio de forma fortuita, cerca de las 10:30 de ayer, por un pescador que se hallaba en la zona conocida como “Dorado Center”, vio un bulto y se acercó y notó que era una persona. Llamó a la Policía y estos a la prefectura. Entre que llegó la embarcación el cuerpo volvió a hundirse, por lo que tuvieron que buscarlo un rato, pero salió a flote otra vez. Estaba entre la zona conocida como “La Mansión de Invierno y Dorado Center”, agregó el fiscal.
La médica forense que revisó el cuerpo corroboró que la muerte fue por asfixia por sumersión; es decir, que se ahogó. Su cuerpo vestía el pantalón buzo y su torso estaba desnudo. Sus padres fueron quienes realizaron el duro reconocimiento en el lugar donde se trasladaron sus restos.
Un dato de la investigación indica que el celular del chico estuvo activo hasta las 2:30 de la madrugada del jueves, por lo que se presume que fue el momento en el que se arrojó al agua.
Tras el reconocimiento, el cuerpo fue llevado al hospital de Empedrado y luego entregado a sus padres para su inhumación. No hubo funeral.