diciembre 5, 2020

Familia dormía la siesta y fue asaltada por dos motochorros

Los delincuentes portaban armas de fuego y cubrían los rostros con cascos. Ingresaron a una casa mientras un matrimonio con sus hijas menores descansaban. Las víctimas fueron amenazadas y obligadas a entregar una suma de dinero que guardaban en un mueble.

Dos de­lin­cuen­tes por­tan­do ar­mas de fue­go asal­ta­ron a una fa­mi­lia mien­tras dor­mía la sies­ta en una ca­sa de la ca­pi­tal co­rren­ti­na, a la cual en­tra­ron con “el da­to” de que exis­tía una im­por­tan­te su­ma de di­ne­ro aho­rra­do.
El atra­co du­ró un par de mi­nu­tos y una de las víc­ti­mas su­frió un cor­te en la ca­be­za pro­duc­to del gol­pe con la cu­la­ta de una pis­to­la.
De acuer­do a in­for­ma­ción re­co­pi­la­da por épo­ca, eran al­re­de­dor de las 14:45 del sá­ba­do cuan­do los mal­vi­vien­tes lle­ga­ron en una mo­to ne­gra y es­ta­cio­na­ron a po­cos me­tros de la es­qui­na de Sán­chez de Bus­ta­man­te y Ra­món Ci­ri­lo Blan­co.
La vi­vien­da de la fa­mi­lia dam­ni­fi­ca­da se en­cuen­tra en un asen­ta­mien­to.
Has­ta allí ca­mi­na­ron e in­gre­sa­ron con cas­cos co­lo­ca­dos en la ca­be­za.
Al es­cu­char rui­dos en la par­te de ade­lan­te fue una mu­jer quien se acer­có a mi­rar.
En ese ins­tan­te la re­du­je­ron los asal­tan­tes. La en­ca­ño­na­ron e hi­cie­ron ca­mi­nar ha­cia la ha­bi­ta­ción don­de des­can­sa­ba su es­po­so.
El hom­bre, quien al pa­re­cer des­per­tó so­bre­sal­ta­do por el gri­to de su pa­re­ja, se le­van­tó y co­rrió a bus­car­la. En­ton­ces se to­pó con la es­ce­na de ro­bo.
De acuer­do a lo de­nun­cia­do, am­bos mo­to­cho­rros gol­pe­a­ron al hom­bre de 39 años en la ca­be­za e hi­cie­ron que ca­ye­ra al pi­so.
Aden­tro del do­mi­ci­lio es­ta­ban dos ne­nas me­no­res de edad, hi­jas del ma­tri­mo­nio.
Ba­jo se­rias in­ti­mi­da­cio­nes, la pa­re­ja fue obli­ga­da a re­ve­lar el si­tio en el cual man­te­ní­an guar­da­da una su­ma de di­ne­ro pro­duc­to de aho­rros.
Se­gún fuen­tes ex­tra­o­fi­cia­les, el mon­to en efec­ti­vo que lo­gra­ron sus­tra­er los la­dro­nes os­ci­la­ría en 50 mil pe­sos.
Por la mo­da­li­dad del atra­co no ca­bría lu­gar a du­das de que las víc­ti­mas fue­ron “en­tre­ga­das”.
Tras con­su­mar el ro­bo los au­to­res es­ca­pa­ron en la mo­to­ci­cle­ta que de­ja­ron ca­si al fren­te de la vi­vien­da a la cual irrum­pie­ron.
El ma­tri­mo­nio jun­to a las me­no­res es­tu­vie­ron unos mi­nu­tos en­ce­rra­dos en una pie­za has­ta tan­to se ale­ja­ran los mal­vi­vien­tes.
Lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos a la fuer­za de se­gu­ri­dad mo­vi­li­za­ron a efec­ti­vos en dos pa­tru­lle­ros pa­ra asis­tir a la fa­mi­lia y re­ca­bar los pri­me­ros da­tos.
La cau­sa de ro­bo ca­li­fi­ca­do por el uso de ar­ma de fue­go fue ini­cia­da en la co­mi­sa­ría sec­cio­nal De­ci­moc­ta­va.