septiembre 29, 2020

Durante persecución abandonaron una costosa motocicleta robada

Es la Honda Tornado 250 sustraída la noche del Jueves Santo. Estaba parcialmente desmantelada. Los maleantes estarían identificados y están siendo buscados por las autoridades policiales a cargo de la pesquisa.

Una mo­to­ci­cle­ta sus­tra­í­da dos dí­as an­tes, fue re­cu­pe­ra­da por la Po­li­cía du­ran­te una per­se­cu­ción a dos de­lin­cuen­tes, quie­nes al ver­se en pe­li­gro de ser de­te­ni­dos, la aban­do­na­ron en me­dio de una ca­lle.
El pro­ce­di­mien­to lo re­a­li­za­ron efec­ti­vos de la co­mi­sa­ría sec­cio­nal Un­dé­ci­ma de la ca­pi­tal co­rren­ti­na cuan­do ob­ser­va­ron a los ma­le­an­tes me­ro­de­an­do una pa­ra­da de co­lec­ti­vos, con pre­sun­tas in­ten­cio­nes de arre­ba­to.
El sá­ba­do, una pa­tru­lla de esa de­pen­den­cia re­co­rría ave­ni­da Ar­me­nia y, al lle­gar cer­ca de la es­qui­na con ca­lle Ca­nal 13, los efec­ti­vos vie­ron a los sos­pe­cho­sos.
Al dar­se cuen­ta de la pre­sen­cia po­li­cial, am­bos su­je­tos hi­cie­ron una ma­nio­bra brus­ca de eva­sión y hu­ye­ron ha­cia el ba­rrio Ana­hí.
La per­se­cu­ción ini­cia­da pro­vo­có que ca­ye­ran y de­ci­dan es­ca­par co­rrien­do, en dis­tin­tas di­rec­cio­nes.
La mo­to que de­ja­ron ti­ra­da es una Hon­da Tor­na­do XR 250, ro­ja con vi­vos blan­cos, de­nun­cia­da co­mo ro­ba­da la no­che del Jue­ves San­to, en el ba­rrio Pri­me­ra Jun­ta.
Los pró­fu­gos se­rí­an su­je­tos con an­te­ce­den­tes cri­mi­na­les, por lo que ya es­ta­rí­an iden­ti­fi­ca­dos.
Tal co­mo épo­ca lo re­fle­jó en su edi­ción sa­ba­ti­na, la cos­to­sa mo­to­ci­cle­ta fue sus­tra­í­da de la ve­re­da de una ca­sa.
Ese dí­a, al­re­de­dor de las 20, el due­ño del ro­da­do lle­gó has­ta un do­mi­ci­lio de ca­lle La­rre­a, a es­ca­sa dis­tan­cia del cru­ce con ave­ni­da J R Vi­dal, con­ti­nua­ción de Cha­ca­bu­co.
La mo­to, va­lo­ra­da en al me­nos 200 mil pe­sos, es­tu­vo unos po­cos mi­nu­tos fue­ra de la vis­ta de su pro­pie­ta­rio, quien al re­gre­sar por ella, no la en­con­tró.
Des­pués de dar a co­no­cer el ca­so a las au­to­ri­da­des, la per­so­na dam­ni­fi­ca­da acu­dió a las re­des so­cia­les.
En pu­bli­ca­cio­nes que lle­ga­ron a cien­tos de per­so­nas, ex­pli­có que es­ta­ba dis­pues­ta a pa­gar una “re­com­pen­sa” pa­ra re­cu­pe­rar su mo­to­ci­cle­ta.