octubre 21, 2020

Denunció sustracción de vehículo antes de matar a un maleante

El comerciante trataba de recuperar su moto y ultimó a quien se la habría robado. La noche anterior asentó la denuncia en una comisaría. Trabajaba en una hamburguesería.

El homicidio sucedido el sábado en el barrio Pirayuí de la capital provincial y está relacionado a otro delito: el del robo de una motocicleta que hasta el momento no fue encontrada.
El vehículo pertenece al comerciante señalado como autor del homicidio, quien hizo la denuncia el día anterior en la comisaría en la que ahora está detenido, precisaron a época fuentes del caso.
Ramón Ubaldo R., de 25 años, se halla imputado como responsable del crimen de Alexander “Ale” Báez, un joven de 23 años con antecedentes de robos, hurtos e incluso violencia de género.
Ramón posee una hamburguesería en zona del asentamiento del Pirayuí y el viernes a la noche fue damnificado con la sustracción de una Honda Wave blanca.

rodado estaba en la vereda de su comercio, adonde había llegado a trabajar poco antes de las 20. Luego, tal como consta en la denuncia que le tomaron en la comisaría seccional Vigésima, a eso de las 20:30 notó que se la habían robado. “La dejé con la traba de manubrio”, explicó a las autoridades.
Una vez que salió de la comisaría recurrió a las redes sociales para tratar de conseguir información que eventualmente lo llevara a recuperar su vehículo. Para ello difundió dos fotos y su número de teléfono celular.
En esa búsqueda paralela, a la que debía realizar la fuerza de seguridad, Ramón habría conseguido datos puntuales sobre el supuesto responsable del delito que lo tuvo como víctima.
Al día siguiente, pasado el mediodía, decidió ir hasta la manzana “C”, casa “3” del complejo 50 Viviendas, cercana al denominado “Puente Blanco”. Lo hizo buscando al “sospechoso”.
La concubina de “Ale” dijo a las autoridades que Ramón llegó en una moto Honda CG Titán azul, pidió hablar con su pareja y así ellos estuvieron “conversando” en la vereda. Sin embargo, a pocos minutos la mujer salió de la casa al escuchar gritos y una detonación. Al cruzar la puerta vio a su novio tirado con un balazo en la nuca.

LO DETUVIERON EN EL BARRIO PONCE SIN RESISTIRSE.

Los cuñados de “Ale” corrieron a Ramón hasta la esquina en la que lo vieron subir a una camioneta “Hilux blanca” con una o dos personas que lo esperaban, según consta en la causa. En el lugar quedó tirada el arma de fuego que habría llevado el comerciante: un revólver calibre 22 largo. También el rodado que usó para llegar al lugar. Efectivos de la División de Investigaciones Metropolitana trabajaron de forma rápida para localizar y apresar esa tarde al hombre imputado en el homicidio. No así a las personas de la pick up mencionada por testigos.
Extraoficialmente trascendió que el detenido reclamaba su moto con la creencia de estar frente al autor del robo. En ese contexto, supuestamente, discutieron y ocurrió el final sangriento.