septiembre 21, 2020

Denunció que ladrones armados le robaron unos 200 mil pesos

La declaración la hizo una mujer, quien dijo a la Policía que malvivientes armados ingresaron a su casa y se fueron con la suma de dinero.

En la co­mi­sa­ría Ter­ce­ra de Pa­so de los Li­bres, se ra­di­có una de­nun­cia en la que una mu­jer ma­yor ase­gu­ró que un par de la­dro­nes in­gre­sa­ron a su vi­vien­da y la in­ti­mi­da­ron con un ar­ma de fue­go, tras lo cual le sus­tra­je­ron una fuer­te su­ma de di­ne­ro que, se­gún la se­ño­ra, es­ta­ría cer­ca de los 200 mil pe­sos. A los agen­tes con­tó que to­do ocu­rrió du­ran­te la ma­dru­ga­da de ayer, cuan­do la mu­jer es­ta­ba jun­to a su hi­jo, quien es dis­ca­pa­ci­ta­do. En ese mo­men­to, es­ta­ba cor­ta­do el su­mi­nis­tro eléc­tri­co; ade­más ca­ía una in­ten­sa tor­men­ta.

La per­so­na ase­gu­ró que el di­ne­ro sus­tra­í­do era el aho­rro de una vi­da. “Me sa­ca­ron to­do”, sostuvo an­te la pren­sa li­bre­ña.
Se­gún la de­nun­cia que se pre­sen­tó en la co­mi­sa­ría Ter­ce­ra por asun­tos de ju­ris­dic­ción, to­do ocu­rrió al­re­de­dor de las 4 en una vi­vien­da del pa­ra­je Om­bu­ci­to.
Los la­dro­nes ha­brí­an si­do dos. “Me pu­sie­ron un ar­ma en la nu­ca y co­men­za­ron a re­vol­ver to­do, mien­tras me exi­gí­an di­ne­ro”, ma­ni­fes­tó la de­nun­cian­te, quien re­la­tó que la su­ma no es­ta­ba jun­ta si­no que se en­con­tra­ba dis­tri­bui­da en dis­tin­tas par­tes de la ca­sa.
A pe­sar de no te­ner to­do el efec­ti­vo en un so­lo si­tio, la se­ño­ra re­la­tó que pre­fi­rió in­di­car­le a los la­dro­nes dón­de es­ta­ban los bi­lle­tes, pa­ra in­ten­tar evi­tar que la si­tua­ción ter­mi­na­ra com­pro­me­tien­do la in­te­gri­dad fí­si­ca de ella o de su hi­jo, quien por su es­ta­do fue no po­día de­fen­der­se.
En es­to va­le acla­rar que se tra­ta de una mu­jer de 66 años, quien es­tá se­pa­ra­da y en esa vi­vien­da cui­da al hi­jo, quien tie­ne 40 años.
Du­ran­te la en­tre­vis­ta que se le re­a­li­zó, la mu­jer la­men­tó la te­rri­ble pér­di­da eco­nó­mi­ca que le ge­ne­ró el atra­co de­nun­cia­do. “To­do lo fui aho­rran­do de lo que jun­ta­ba con mi ju­bi­la­ción, o de la pen­sión de mi hi­jo o bien la ayu­da que mi ex pa­re­ja me brin­da con su suel­do de pe­ón ru­ral. Al fi­nal, con lo úni­co que me que­dé fue con 120 pe­sos que te­nía en mi bol­si­llo”.
En la en­tre­vis­ta que se le re­a­li­zó, no con­tó ma­yo­res de­ta­lles de có­mo se pro­du­jo el asal­to que de­nun­ció. An­te ello, se con­sul­tó a la de­pen­den­cia Ter­ce­ra.
Des­de la sec­cio­nal se in­di­có que tras el ro­bo se efec­tuó la de­nun­cia. Los agen­tes lle­ga­ron po­co tiem­po des­pués de que ocu­rrie­ra lo re­la­ta­do por la se­xa­ge­na­ria.
Se­gún se pu­do sa­ber hay al­gu­nos as­pec­tos a es­cla­re­cer pri­me­ra­men­te pa­ra po­der ob­te­ner ma­yo­res cer­te­zas.
Una cues­tión, por ejem­plo, es re­sol­ver có­mo in­gre­sa­ron los mal­vi­vien­tes ya que la se­ño­ra de­cla­ró que ha­brí­an en­tra­do sin for­zar ac­ce­so al­gu­no. Pre­sun­ta­men­te, siem­pre acor­de al re­la­to de la se­ño­ra, los la­dro­nes se di­ri­gie­ron ha­cia una puer­ta la­te­ral, la cual te­nía pues­ta la lla­ve del la­do de aden­tro de la vi­vien­da. Los su­je­tos ha­brí­an za­ma­rre­a­do el ac­ce­so, ha­cien­do que la lla­ve ca­ye­ra al sue­lo y des­de allí la pu­die­ron sa­car pa­ra in­gre­sar. No obs­tan­te, los po­li­cí­as vie­ron que la puer­ta tie­ne una cu­bier­ta de go­ma, que sir­ve pa­ra evi­tar que en­tre agua del ex­te­rior, an­te lo cual no ha­bría si­do po­si­ble lo an­te­rior­men­te re­la­ta­do, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que la ac­ción se hi­zo en ple­na os­cu­ri­dad.
Más allá de es­tos pun­tos po­co cla­ros, la de­nun­cia se re­a­li­zó y los in­ves­ti­ga­do­res se en­cuen­tran abo­ca­dos al tema.