octubre 23, 2020

Denunciaron que abusó de sus hijas cuando eran pequeñas

Un hombre está detenido desde días atrás, luego de que su expareja lo acusara del delito sexual cometido contra las dos jovencitas. Todo habría ocurrido hace siete años.

Ha­ce unos dí­as, la Po­li­cía de Cu­ru­zú Cua­tiá se en­car­gó del arres­to de un hom­bre, quien fue de­nun­cia­do por el pre­sun­to abu­so se­xual de sus dos hi­jas, quie­nes apa­ren­te­men­te ha­brí­an si­do ul­tra­ja­das sie­te años atrás.
Del ca­so no se co­no­cen ma­yo­res de­ta­lles, más allá de que, des­de la Po­li­cí­a, se con­fir­mó que un hom­bre per­ma­ne­ce de­te­ni­do lue­go de que se ra­di­ca­ra la de­nun­cia an­te la co­mi­sa­ría de la Mu­jer y el Me­nor.
A ra­íz de ello, se pro­du­jo su de­ten­ción, que fue re­a­li­za­da en ju­ris­dic­ción de la co­mi­sa­ría Se­gun­da.
Si bien no se co­no­cen de­ta­lles ofi­cia­les, el me­dio Rom­pe­ca­be­zas Di­gi­tal sos­tu­vo que el hom­bre fue de­nun­cia­do por el pre­sun­to abu­so se­xual de las ne­nas, ocu­rri­do años atrás.

En ese sen­ti­do, no se de­ta­lló si se tra­tó de ma­no­se­os (a­bu­so se­xual sim­ple) o de vio­la­cio­nes (ac­ce­so car­nal).
Lo que sí se su­po, es que to­do ha­bría ocu­rri­do cuan­do las me­no­res te­ní­an sie­te y ocho años.
Con res­pec­to a la de­nun­cia, se in­di­có que quien la ha­bría he­cho fue la ma­dre de las me­no­res, quie­nes hoy son ado­les­cen­tes.
La de­nun­cian­te ha­bría to­ma­do co­no­ci­mien­to de los he­chos e in­me­dia­ta­men­te se di­ri­gió ha­cia la co­mi­sa­ría de la Mu­jer y el Me­nor.
Lue­go de que las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les to­ma­ran no­ta de la de­nun­cia, se lle­va­ron ade­lan­te al­gu­nas di­li­gen­cias, en­tre ellas, la de­ten­ción del su­je­to, cu­yos da­tos no tras­cen­die­ron pú­bli­ca­men­te.
El men­cio­na­do me­dio cu­ru­zu­cua­te­ño sos­tu­vo que el de­te­ni­do se­ría em­ple­a­do mu­ni­ci­pal.

Pro­ce­sa­do
Por otro la­do, dí­as atrás se co­no­ció que un co­rren­ti­no de 53 años que vi­ve en la ciu­dad de Río Ga­lle­gos (pro­vin­cia de San­ta Cruz) fue pro­ce­sa­do por abu­so se­xual y co­rrup­ción de me­no­res, ca­so por el cual se en­cuen­tra de­te­ni­do en aque­lla zo­na del pa­ís.
Asi­mis­mo, se in­di­có que lue­go de que se su­pie­ra de su de­ten­ción, des­de nues­tra pro­vin­cia, dis­tin­tas mu­je­res co­men­za­ron a acu­sar que tam­bién fue­ron víc­ti­mas de es­te su­je­to cuan­do eran pe­que­ñas.
Es­tas de­nun­cias fue­ron ra­di­ca­das an­te la Fis­ca­lía Nº1 de Mon­te Ca­se­ros.
Lo cier­to es que el hom­bre per­ma­ne­ce de­te­ni­do. Se in­di­có que se lo acu­sa de abu­so se­xual de su so­bri­na y de ha­ber co­rrom­pi­do a dos ami­gui­tas de es­ta, ya que les ha­bría mos­tra­do ma­te­rial por­no­grá­fi­co a las ne­nas de 10 años, va­le acla­rar.
Las pe­que­ñas ha­brí­an si­do víc­ti­mas de es­te hom­bre cuan­do se en­con­tra­ban en una ca­sa en la que tam­bién re­si­día él.
Así es que se pro­du­je­ron las de­nun­cias en con­tra del co­rren­ti­no, cu­ya ca­sa fue alla­na­da. De allí, se se­cues­tró ma­te­rial au­dio­vi­sual que el su­je­to les pu­do ha­ber mos­tra­do a las pe­que­ñas.