julio 3, 2020

Crimen de la abuela en Saladas: su sangre fue limpiada de la vivienda

El cadáver fue semienterrado. Recientemente se determinó que la golpearon y ayer se supo que la prueba de luminol dio positivo.

Prosigue la investigación en torno al asesinato de Ramona Arce de 70 años, residente de la ciudad de Saladas, cuyo cuerpo fue encontrado semienterrado en el patio de su casa. Recientemente la autopsia determinó que el cadáver tenía golpes en la cabeza, y ayer se supo que dentro de la vivienda se realizó una prueba de luminol, que demostró que dentro del inmueble había manchas de sangre que fueron limpiadas.
En ese sentido, la principal hipótesis es que la mujer fue sorprendida y atacada con un objeto contundente, con el que la agredieron en la cabeza hasta matarla.
El resultado de la autopsia mencionado complicó aún más la situación judicial de la empleada doméstica de la víctima, quien fue demorada desde un primer momento.
Esta mujer, de 56 años, había comenzado a trabajar hace unos 10 días. Lo insólito es que los estudios indicaron que la víctima fue asesinada y semienterrada en su residencia unos tres días atrás antes de que su cuerpo fuera descubierto el lunes. Esto significaría que la empleada doméstica fue a trabajar en momentos en que el cuerpo se encontraba “oculto” en la casa.
El sitio donde fue semienterrado está a unos 40 metros de la vivienda de la mujer. El pie de la víctima podía ser visto fuera del montículo de tierra.
Según se relató, también se podía sentir un nauseabundo olor.
Todas estas evidencias complicarían la situación de la mujer, aunque hasta el momento no se informó que figure como detenida y sospechosa, ya que la investigación continúa para determinar otros elementos.
Es así que se espera que haya un relevamiento de teléfonos celulares, aunque no se detalló la pertenencia de dichos aparatos.
Otro dato conocido públicamente dio cuenta que al cuerpo le tiraron cal. Esto habría sido debido a que existe la creencia popular de que es un método efectivo para ocultar el olor y apresurar el proceso de descomposición.
Arce vivía sola en el inmueble ubicado por calle Independencia entre Florida y Bolívar. Sus familiares no sabían de ella desde el viernes, por lo que comunicaron su desaparición a la Policía.
En ese marco, se dijo que la hermana fue hasta la casa de la mujer y al ingresar notó la existencia de un montículo de tierra en el patio, de donde salía el nauseabundo olor.
Ante ello pensó que podía tratarse de un animal, pero decidió avisar de esto a la Policía, que hasta ese momento estaba buscándola. Con la novedad, agentes de la seccional local se dirigieron hasta el inmueble y fueron atendidos por la mujer de 56 años, quien dijo que era la empleada doméstica y que había sido contratada desde hace 10 días.
Ante ello los agentes pidieron ingresar a la casa. Fue así que en el patio pudieron ver el pie de la mujer. Es por ello que demoraron a la empleada doméstica.
Si bien por lo descompuesto del cadáver, a simple vista no se podía observar lesiones, la autopsia confirmó la presencia de traumatismo de cráneo por lo que determinaron que se trató de un homicidio.