diciembre 12, 2019

Costanera capitalina: cuerpo fue hallado a un costado del Paraná

Ayer a la ma­ña­na se pro­du­jo el ha­llaz­go de un ca­dá­ver a un cos­ta­do del río Pa­ra­ná. La víc­ti­ma pre­sun­ta­men­te era un hom­bre en si­tua­ción de ca­lle que ca­yó va­rios me­tros y mu­rió.

Apa­ren­te­men­te el hom­bre es­ta­ba dur­mien­do en la ba­ran­da y sin dar­se cuen­ta se pre­ci­pi­tó con­tra las pie­dras ubi­ca­das en una pla­ya cer­ca del cru­ce en­tre la ave­ni­da Cos­ta­ne­ra y ca­lle 25 de Ma­yo, a un cos­ta­do de las ins­ta­la­cio­nes de un club de ca­za y pes­ca.

To­do co­men­zó al­re­de­dor de las 8, cuan­do un gru­po de agen­tes po­li­cia­les de la Di­vi­sión Ca­nes se dis­po­nía a re­a­li­zar un des­fi­le en el mar­co del ac­to por el Día de la Po­li­cí­a.
Es así que los efec­ti­vos se ubi­ca­ron cer­ca de la zo­na jun­to a los pe­rros en­tre­na­dos pa­ra ras­tre­ar. Uno de los ani­ma­les co­men­zó a mos­trar­se exal­ta­do y fue ha­cia la ba­ran­da, in­ten­tan­do in­di­car­le a los agen­tes que en la pla­ya ha­bía un ele­men­to ex­tra­ño.

El ha­llaz­go de “Ya­sí”
“La pe­rra por po­co se ti­ra ha­cia el va­cío pa­ra in­di­car­nos. Cuan­do nos acer­ca­mos vi­mos que ha­bía un cuer­po”, in­di­có Ja­vier, quien per­te­ne­ce a la di­vi­sión y se ocu­pa del cui­da­do de los ani­ma­les en­tre­na­dos.
Es así que gra­cias a la pe­rra “Ya­sí”, de ra­za ove­je­ro ale­mán, se lo­gró dar con el cuer­po.
De­be se­ña­lar­se que de no ser por la pe­rra, el ca­dá­ver no iba a po­der ser en­con­tra­do ya que des­de la cos­ta­ne­ra no se po­día ob­ser­var­lo a sim­ple vis­ta.

Lue­go de cons­ta­tar que no te­nía sig­nos vi­ta­les, se so­li­ci­tó la pre­sen­cia de pe­ri­tos. Es así que lue­go de es­to, se ini­cia­ron las ave­ri­gua­cio­nes pa­ra po­der iden­ti­fi­car a la víc­ti­ma.
Fi­nal­men­te se lo­gró in­di­vi­dua­li­zar al dam­ni­fi­ca­do, quien apa­ren­te­men­te dor­mía en aque­lla zo­na.
Jus­ta­men­te cer­ca de la ba­ran­da se en­con­tra­ron al­gu­nas fra­za­das y ca­jas de car­tón de­sar­ma­das, con las cua­les el po­bre hom­bre bus­ca­ba re­fu­giar­se del frí­o.
Tras es­to, el cuer­po fue lle­va­do a la mor­gue pa­ra que se con­ti­nú­en con los trá­mi­tes co­rres­pon­dien­tes.