octubre 26, 2020

Confirmaron la indemnización para familia del cabo Torres

En 2005, un ca­de­te de la Po­li­cía de Co­rrien­tes, Cris­tian To­rres de 26 años, mu­rió a con­se­cuen­cia de un ré­gi­men ex­tre­mo de ejer­ci­cios fí­si­cos que su­frió cuan­do se en­con­tra­ba en la Es­cue­la de Ca­de­tes.

A ra­íz de ello se dic­tó un fa­llo con­tra la Pro­vin­cia a la que se le or­de­nó una in­dem­ni­za­ción pa­ra la fa­mi­lia por los da­ños su­fri­dos. Es­to fue ra­ti­fi­ca­do re­cien­te­men­te por el Su­pe­rior Tri­bu­nal de Jus­ti­cia (STJ).
Así es que la viu­da de To­rres de­be­rá ser in­dem­ni­za­da ba­sán­do­se en la Ley 24.557 (Ley de Ries­go de Tra­ba­jo).
De es­ta ma­ne­ra, el Su­pe­rior Tri­bu­nal de Co­rrien­tes de­ses­ti­mó el re­cla­mo de la Pro­vin­cia que pri­me­ra­men­te an­te la Cá­ma­ra La­bo­ral pre­sen­tó una ape­la­ción pa­ra evi­tar pa­gar la in­dem­ni­za­ción, que fue re­cha­za­da en esa ins­tan­cia, y pos­te­rior­men­te por la Cor­te pro­vin­cial.
No obs­tan­te, el STJ or­de­nó que no se ten­ga el cál­cu­lo que di­cha cá­ma­ra dic­tó de­bía ha­cer­se pa­ra sa­ber el mon­to a pa­gar.
En ese sen­ti­do, se de­be­rá ha­cer un nue­vo cál­cu­lo con­for­me la nor­ma vi­gen­te al mo­men­to en que ocu­rrie­ron los he­chos, se­gún el in­for­me del Po­der Ju­di­cial.

El ca­so
De­be re­cor­dar­se que si bien To­rres fue quien re­sul­tó muer­to a ra­íz del ago­ta­mien­to ex­tre­mo y la fal­ta de hi­dra­ta­ción, hu­bo otros 42 ca­sos de ca­de­tes que fue­ron aten­di­dos en el Hos­pi­tal Es­cue­la con es­tos mis­mos sín­to­mas, lo que de­mos­tró que evi­den­te­men­te no se tra­tó de un he­cho ais­la­do.
Asi­mis­mo se dic­ta­mi­nó que su in­ter­na­ción se or­de­nó con dos dí­as de re­tra­so.
Co­mo con­se­cuen­cia, el mu­cha­cho su­frió la des­truc­ción del mús­cu­lo es­que­lé­ti­co (sín­dro­me de Rab­do­mio­li­sis) e in­su­fi­cien­cia re­nal, y mu­rió.
Se­gún el fa­llo ju­di­cial, ya des­de el pri­mer día los ca­de­tes fue­ron so­me­ti­dos a ejer­ci­cios fí­si­cos ex­tre­mos ba­jo el sol con una tem­pe­ra­tu­ra de has­ta 41 gra­dos. Tam­bién te­ní­an que dor­mir ta­pa­dos a pe­sar del ca­lor. Por otro la­do, es­tu­dian­tes de años su­pe­rio­res ves­ti­dos de ne­gro, los in­ti­mi­da­ban de no­che pa­ra que vuel­van a ha­cer ejer­ci­cios.
A pe­sar de que To­rres vi­si­ble­men­te es­ta­ba con una des­com­pos­tu­ra ge­ne­ral, con vó­mi­tos y nau­se­as, el co­mi­sa­rio Ho­ra­cio Wil­fre­do Aran­da, quien es­ta­ba a car­go en ese mo­men­to, le ne­gó tra­ta­mien­to mé­di­co. Así es que mu­rió To­rres.
A ra­íz de es­to, Aran­da fue con­de­na­do a 3 años de pri­sión en sus­pen­so y 5 años de in­ha­bi­li­ta­ción es­pe­cial pa­ra de­sem­pe­ñar car­gos pú­bli­cos o pri­va­dos que im­pli­quen es­tar al fren­te de gru­po de per­so­nas por el de­li­to de ho­mi­ci­dio cul­po­so.