septiembre 24, 2020

Cinco allanamientos por caso de asalto en el que murió un ladrón

La Policía demoró a una mujer y a un hombre. Ella está vinculada sentimentalmente a Daniel Talavera, el ladrón ultimado en el intento de robo a una familia. Buscan al segundo asaltante prófugo y se robustece la figura de “un entregador” ¿El menos pensado?

La investigación por el asalto en el que un delincuente murió de un balazo en el rostro, en la ciudad de Corrientes, tuvo avances que llevaron a la Policía a realizar cinco allanamientos. En dos de ellos demoraron a una mujer y a un hombre, precisaron algunas fuentes del caso.
La sospechosa mantenía una presunta relación sentimental con Daniel Humberto Talavera, alias “Dani”, el malogrado ladrón. En tanto, el otro sospechoso figuraría en principio como el presunto “mediador”, posiblemente entre un “entregador” y los responsables del golpe delictivo.
Efectivos de la Dirección de Investigación Criminal (DIC) junto a sus pares de la Dirección de Investigación de Delitos Complejos requisaron inmuebles situados en distintos puntos del sector Sur de Capital.
En el barrio Santa Teresita localizaron a la mujer y en el barrio 9 de Julio a la restante persona que respondería a la identidad de Roberto C.
Por otra parte, intensificaron las pesquisas en procura de atrapar al cómplice directo en el atraco ocurrido el martes 1 de septiembre al anochecer.

Talavera cometió el asalto junto a un cómplice con el cual llegó en una motocicleta negra. El hecho sucedió en un domicilio cercano a la Laguna Soto, a un costado de la Ruta Provincial 43 que conduce a la localidad de Santa Ana.
Respecto a este fugitivo, trascendió que podría pertenecer al círculo familiar de “Dani”. En este sentido, los detectives manejan una identidad e incluso un alias, mientras reúnen más evidencia para corroborar si fue o no el motochorro que logró escapar de la escena del tiroteo.
La hipótesis principal en torno al hecho apunta a la existencia de un “entregador” de información para que los delincuentes trataran de sustraer dinero a mano armada.
Ese supuesto personaje, cuya figura generaría mucho ruido en el caso, habría usado de nexo a otro sujeto para que lleve “la data” a los asaltantes.
El dueño de la casa asaltada integra una fuerza de seguridad nacional y además junto a parte de su familia se dedicaría a la comercialización de terrenos.
Presumen que detalles de una venta reciente llegó a oídos de gente de malvivir.
Talavera y su cómplice directo no titubearon en ir a la propiedad del funcionario de seguridad a la búsqueda de encontrar determinada suma de dinero.
En principio el dueño de casa supuso que los dos motociclistas eran albañiles. Por ello fue que no dudó en acercarse para abrir una puerta. Sin embargo, en ese momento lo tomaron a la fuerza.

En medio de un forcejeo lo obligaron a ingresar a la casa e incluso resultó golpeado de un culatazo en la cabeza.
Uno de los asaltantes (Talavera) entró y en uno de los pasillos del inmueble fue herido de un disparo en la cara que le provocó la muerte prácticamente en el acto.
Su compañero escuchó la detonación y al darse cuenta de que también estaba en peligro decidió darse a la fuga a alta velocidad.
Las autoridades trabajan para dilucidar pormenores de esos segundos llenos de violencia. En este sentido trascendió la posibilidad de que el autor del disparo que terminó con la vida de “Dani” sería un adolescente de 16 años, hijo del hombre que sufría el ataque delictivo.
En el escenario de los hechos, los detectives secuestraron dos pistolas, una calibre 22 y otra 9 milímetros, y un rifle de aire comprimido. Una de las armas de fuego de puño sería la que portaba Talavera.
A lo largo de varias horas, expertos en pericias trabajaron para no dejar pasar ningún detalle de lo que sucedió adentro de esa propiedad privada.
Las actuaciones preliminares fueron iniciadas en la comisaría seccional Decimosexta con supervisión permanente de la Fiscalía de Instrucción a cargo de Graciela Fernández Contarde.