octubre 27, 2020

Apagaron el incendio con agua de zanja

Una vivienda quedó destruida.Un niño fue internado.Inhaló humo.

Un ni­ño de cua­tro años es­ta­ba ju­gan­do con un en­cen­de­dor. Co­rrió a con­tar a su ma­má que ha­bía pren­di­do fue­go su col­chón. En ra­zón de se­gun­dos la ca­sa pre­fa­bri­ca­da es­ta­ba cu­bier­ta por las lla­mas.

Por for­tu­na no hu­bo que la­men­tar per­so­nas le­sio­na­das de gra­ve­dad. Bom­be­ros no pu­die­ron ac­ce­der a la zo­na por las ma­las con­di­cio­nes de las ca­lles. Los ve­ci­nos arro­ja­ron agua de la zan­ja y apa­ga­ron el in­cen­dio.
“Mi hi­jo co­rrió a de­cir­me que pren­dió fue­go su col­chón. Cuan­do fui a la ha­bi­ta­ción las lla­mas ya ha­bí­an al­can­za­do otro de una ca­ma cu­che­ta y era im­po­si­ble in­gre­sar al dor­mi­to­rio. Aga­rré a mi ni­ño de dos años y sa­li­mos del lu­gar”, co­men­tó a épo­ca Da­nie­la, ma­dre de los pe­que­ños, con­mo­vi­da por la si­tua­ción.
El in­mue­ble es­tá ubi­ca­do por ca­lle 33, con­ti­nua­ción de Pi­ra­gi­ne Ni­vey­ro, en­tre Los Ale­lí­es y Las Te­re­si­ta, del ba­rrio ca­pi­ta­li­no Co­llan­tes.
“La ha­bi­ta­ción del ne­ne es­ta­ba en una par­te pre­fa­bri­ca­da, es de­cir que ha­bía ele­men­tos de com­bus­tión que hi­cie­ron que se con­su­mie­ra por com­ple­to. Hay otra par­te de la ca­sa que es de ma­te­rial, que afec­tó en un 60 por cien­to, pe­ro per­di­mos to­do”, agre­gó Da­nie­la.
A es­te me­dio so­li­ci­tó la ayu­da de la ciu­da­da­nía pa­ra aque­llos que pue­dan co­la­bo­rar con una co­ci­na, he­la­de­ra y ro­pe­ro.
“Los ve­ci­nos nos acer­ca­ron mer­ca­de­ría y ro­pa pa­ra los chi­cos y des­de De­sa­rro­llo So­cial de la pro­vin­cia ayu­da­ron con col­cho­nes y ca­mas”, agre­gó.
Di­jo, ade­más, que el más pe­que­ño de la fa­mi­lia, de dos años, de­bió ser tras­la­da­do al Hos­pi­tal Pe­diá­tri­co por in­ha­lar hu­mo.
“Que­dó en ob­ser­va­ción y en ho­ras de la tar­de re­ci­bió el al­ta me­di­ca. Él su­fre de bron­co­es­pas­mo, lo que agra­vó aún más su si­tua­ción”, di­jo.

Por es­tar en ma­las con­di­cio­nes las ca­lles que ro­de­an a la vi­vien­da, Bom­be­ros ni per­so­nal de la sa­lud, que lle­gó en una am­bu­lan­cia, pu­die­ron in­gre­sar a la zo­na.
“Por for­tu­na nin­gu­no (de la fa­mi­lia) su­frió le­sio­nes gra­ves, de lo con­tra­rio el re­sul­ta­do iba ser la­men­ta­ble”, di­jo la mu­jer a la vez que se­ña­ló que fue­ron los ve­ci­nos quie­nes ayu­da­ron a so­fo­car el in­cen­dio con agua sa­ca­da de la zan­ja y a tras­la­dar a los ni­ños has­ta don­de que­dó la am­bu­lan­cia.
Las per­so­nas que de­se­en co­la­bo­rar con la fa­mi­lia dam­ni­fi­ca­da pue­den co­mu­ni­car­se al te­lé­fo­no ce­lu­lar 0379-­155319878.
En­tre los ele­men­tos que más ur­gen­te ne­ce­si­tan es­tá un ne­bu­li­za­dor, ya que los pe­que­ños su­fren de bron­co­es­pas­mo y lo re­quie­ren de in­me­dia­to.