octubre 29, 2020

A dos años del crimen de un joven en Bañado Norte, aún no hay detenidos

La muerte de Federico “Rubio” Toledo sigue siendo un misterio. El joven fue herido de cuatro disparos cuando al parecer quiso ingresar a una casa quinta del barrio Bañado Norte de esta ciudad.
Miriam, su mamá, aseguró: “De a poco voy perdiendo las esperanzas con esta justicia”.
“Mi hijo caminaba tranquilo con un amigo por la costa del río… nunca entró a la casaquinta”. “El responsable de la muerte de mi hijo está libre y nadie se acuerda de nosotros”, expresó en declaraciones.
Cabe recordar que el chico de 19 años fue ultimado de al menos cuatro disparos por el sereno de una casa quinta en el barrio Bañado Norte de la capital correntina, en agosto de 2015.
Federico Toledo, quien residía en el mismo barrio, falleció de manera instantánea. Presentaba heridas de armas de fuego en la zona del abdomen y el tórax.
De acuerdo con información de ese tiempo, en las inmediaciones de la casa quinta se encontraba un grupo de jóvenes ingiriendo bebidas alcohólicas. Por causas que se tratan de establecer, se produjo una violenta discusión en la que se vio involucrado Toledo. El joven decidió huir corriendo ya que varios de los conocidos pretendían golpearlo.
Toledo trepó el muro perimetral y saltó hacia el interior del predio conocido como “Quinta de Dante”. Comenzó a correr por el lugar para buscar un refugio y  en ese instante fue herido de varios disparos.
Las primeras investigaciones indican que el sereno entendió que el muchacho ingresó con intenciones delictivas; por lo tanto, decidió abrir fuego.