octubre 18, 2021

Otra vez un puntito con sabor a poco

Mandiyú empató anoche 0 a 0 ante Gimnasia y Tiro. El encuentro, que se jugó en “El gigante del norte” de la capital salteña, tuvo un polémico arbitraje de la terna tucumana encabezada por Diego Rodríguez, quien no sancionó un claro penal que cometido a Reinero.

Man­di­yú si­gue sin po­der ga­nar en el Fe­de­ral A. Es­ta vez em­pa­tó sin go­les con Gim­na­sia y Ti­ro, re­ti­rán­do­se con la sen­sa­ción de que nue­va­men­te hi­zo un po­co me­jor las co­sas pe­ro no lo pu­do cris­ta­li­zar en la red y por eso de­am­bu­la en la par­te ba­ja de la Zo­na 4.
Ano­che Man­di­yú sa­lió de­ci­di­do a ju­gar en te­rre­no ri­val. Ape­nas se cum­plía el mi­nu­to de jue­go, Gon­za­lo Ra­mí­rez des­bor­dó por la iz­quier­da y sa­có el cen­tro que ter­mi­nó des­pe­jan­do la de­fen­sa de Gim­na­sia an­tes de que la pe­lo­ta le lle­gue a Ariel Rei­ne­ro.
Con el co­rrer de los mi­nu­tos Gim­na­sia se fue ade­lan­tan­do en el te­rre­no y bus­có con pe­lo­ta­zos a la es­pal­da de Ra­fa­el Blas­co lle­gar por el sec­tor iz­quier­do del ata­que sal­te­ño, me­tien­do el cen­tro pa­ra la lle­ga­da de Ale­jan­dro To­le­do que no pu­do re­ma­tar y el pe­li­gro fue des­pe­ja­do por Ema­nuel Ta­ra­bi­ni.
Con el co­rrer de los mi­nu­tos, el lo­cal bus­có po­si­cio­nar­se más en te­rre­no de Man­di­yú, que se ce­rró bien atrás y bus­có sa­lir de con­tra. En una de ellas Ger­mán Ma­yen­fisch elu­dió a un hom­bre de Gim­na­sia que lo in­ten­tó pa­rar to­mán­do­lo de la ca­mi­se­ta, pe­ro el ár­bi­tro tu­cu­ma­no Die­go Ro­drí­guez con el “si­ga, si­ga” se la­vó las ma­nos.
Ma­yen­fisch siem­pre fue un pro­ble­ma pa­ra Gim­na­sia, por­que nun­ca en­con­tra­ba la for­ma de pa­rar­lo cuan­do el “pe­ti­so tra­vie­so” con la pe­lo­ta en los pies elu­día mar­cas, has­ta que lo pa­ra­ban con fal­ta.
Fue así co­mo cer­ca de los 15 mi­nu­tos, un ti­ro li­bre cer­ca del área gran­de, eje­cu­ta­do por el mis­mo Ma­yen­fisch dio en la ba­rre­ra, el re­bo­te le que­dó a Álva­ro Pa­vón que sa­có el re­ma­te ras­trón que ter­mi­nó dan­do en el pa­lo de­re­cho del ar­co de­fen­di­do por Mau­ro Le­gui­za.
Pa­san los mi­nu­tos y Man­di­yú se mues­tra su­pe­rior a Gim­na­sia, ata­cán­do­lo per­ma­nen­te­men­te. Un ti­ro li­bre de Ma­yen­fisch y el ca­be­za­zo de Rei­ne­ro que se per­dió muy cer­ca del pa­lo de Le­gui­za. Tras car­tón, Rei­ne­ro le ga­nó el ba­lón a Jo­na­tan He­re­ñú y se me­tió en el ar­co, don­de fue de­rri­ba­do por el de­fen­sor sal­te­ño, pe­ro el ár­bi­tro tu­cu­ma­no una vez más pu­so en prác­ti­ca el “si­ga, si­ga”, no co­bran­do lo que fue un cla­ro pe­nal en con­tra del de­lan­te­ro del equi­po co­rren­ti­no.
Gim­na­sia re­cién a los 32 mi­nu­tos tu­vo una si­tua­ción cla­ra pa­ra con­ver­tir. El co­rren­ti­no Ale­jan­dro To­le­do le ga­nó el ma­no a ma­no a Ra­fa­el Blas­co, se me­tió al área y sa­có el re­ma­te que Maz­zón no pu­do ta­par, pe­ro sí lle­gó Gon­za­lo Ra­mí­rez pa­ra des­pe­jar ca­si so­bre la lí­nea de gol.
Lo po­co que ge­ne­ró Gim­na­sia lo hi­zo ex­plo­tan­do las de­fi­cien­cias de­fen­si­vas de Man­di­yú, prin­ci­pal­men­te por el sec­tor de Blas­co, quien en muy po­cas oca­sio­nes con­tó con la co­la­bo­ra­ción de Ni­co­lás Mon­je, quien es­tu­vo siem­pre en una po­si­ción in­tras­cen­den­te muy cer­ca de la mi­tad de can­cha, por eso la ma­yo­ría de las ve­ces si­guió de atrás a Ma­xi­mi­lia­no Ló­pez o Pa­blo Mot­ta, que se mo­ví­an por ese sec­tor.
Con el co­rrer de los mi­nu­tos el par­ti­do se hi­zo más equi­li­bra­do, Man­di­yú fue per­dien­do el jue­go que par­tía de los pies de Ma­yen­fisch. Y co­mo con­tra­par­ti­da, el con­jun­to sal­te­ño, em­pu­ja­do por su par­cia­li­dad, pa­só a ge­ne­rar­le al­gu­nos pro­ble­mas a Maz­zón, más que na­da a tra­vés de ti­ros de es­qui­na, que ter­mi­na­ban siem­pre des­pe­ja­dos.
El pi­ta­zo fi­nal de los pri­me­ros 45 mi­nu­tos hi­zo que to­do Man­di­yú fue en bus­ca de la ter­na ar­bi­tral tu­cu­ma­na, pa­ra se­guir re­cri­mi­nán­do­le el pe­nal no co­bra­do en con­tra de Rei­ne­ro, una ine­xis­ten­te po­si­ción ade­lan­ta­da del mis­mo de­lan­te­ro cuan­do en una con­tra iba a que­dar ma­no a ma­no an­te Le­gui­za, y ade­más la can­ti­dad de fal­tas que le co­me­tie­ron a Ma­yen­fisch, mu­chas de ellas no san­cio­na­das por el ár­bi­tro Ro­drí­guez.
El se­gun­do tiem­po arran­có con la mis­ma in­ten­si­dad de jue­go que se ju­gó la pri­me­ra par­te. Con Gim­na­sia te­nien­do al­go más la po­se­sión de la pe­lo­ta y Man­di­yú tra­tan­do de ce­rrar­le to­dos los ca­mi­nos y apos­tan­do a una con­tra, que par­tí­an de pe­lo­ta­zos lar­gos, nor­mal­men­te de Blas­co, pa­ra que Rei­ne­ro in­ten­te ga­nar y así ha­bi­li­tar a Ma­yen­fisch, pa­ra que és­te ge­ne­re el jue­go.
Pa­sa­ban los mi­nu­tos y el con­trol del par­ti­do se re­par­tí­an, por pa­sa­jes era Man­di­yú el que se arri­ma­ba a Le­gui­za y en otros Gim­na­sia iba ha­cia don­de es­ta­ba Maz­zón. Nin­gu­no de los dos te­ní­an mu­cha cla­ri­dad a la ho­ra de ata­car, los sal­te­ños se re­pe­tí­an en cen­tros que siem­pre ter­mi­na­ron mal y el “al­bo” co­rren­ti­no bus­can­do que Ma­yen­fisch in­ven­te al­go, pe­ro “el pe­ti­so tra­vie­so” se “fue que­dan­do sin naf­ta” y por con­si­guien­te eran muy a cuen­ta go­tas las si­tua­cio­nes de gol que ge­ne­ra­ba el equi­po de Pa­blo Suá­rez.
El par­ti­do se iba ca­mi­no al fi­nal con los dos pro­ta­go­nis­tas ca­da vez pro­po­nien­do me­nos, ju­gan­do le­jos de los ar­cos, más bien con 20 ju­ga­do­res mo­vién­do­se prác­ti­ca­men­te en la mi­tad de can­cha.
Man­di­yú se fue con el “pun­ti­to”, no era lo que vi­no a bus­car, por­que en la no­che sal­te­ña se vio un equi­po muy si­mi­lar a aquel que fue an­te For Ever. Más bien de­jan­do otra vez la sen­sa­ción de que me­re­ció al­go más, co­mo en Re­sis­ten­cia.