septiembre 29, 2020

Sin pagar fianza, Báez salió de la cárcel y los vecinos lo escracharon

El empresario K logró que la Justicia le conceda la prisión domiciliaria, pero tendrá tobillera electrónica. Se alojará en un country de Pilar donde debe expensas. Hubo protestas por su presencia.

Después de cuatro años y medio en el penal de Ezeiza, Lázaro Báez obtuvo el arresto domiciliario. Tras salir de la cárcel ayer, quedó detenido en una casa del country Ayres del Pilar, donde los vecinos del lugar lo recibieron con una protesta en los ingresos del lugar para rechazar su presencia.

La salida de Báez fue otorgada tras varios meses de idas y vueltas. El empresario había pedido la morigeración de su prisión, porque aseguraba que no podía hacer frente a la fianza de 386 millones de pesos que le había fijado el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) que lo juzga por lavado en la causa de la Ruta del Dinero K.

En ese marco, la Cámara de Casación, resolvió ayer concederle el beneficio del arresto en uno de sus domicilios con el argumento de que estaba firme y debía hacerse efectivo.

La decisión fue ratificada horas más tarde por el TOF4. Los jueces que integran el tribunal Néstor Costabel, Daniel Obligado y Jorge Gorini resolvieron que Báez continúe cumpliendo el arresto en su domicilio, monitoreado por una tobillera electrónica. Su hijo Martín seguirá detenido en Ezeiza

En la resolución a la que accedió Clarín, el Tribunal aclaró: “no compartimos las críticas efectuadas por la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal a la resolución impugnada, siendo que la opinión de los suscriptos ya ha sido debidamente expresada en la resolución de fecha 4 de agosto pasado, a cuyas consideraciones nos remitimos por cuestiones de brevedad”. 

En aquel planteo, el TOF 4 había sostenido que la prisión domiciliaria de Lázaro Báez no correspondía por cuestiones de salud, que el informe médico del Servicio Penitenciario sostenía que podía seguir siendo atendido como hasta el momento intramuros y que la única manera en la que el empresario K podía dejar la prisión, era tras el pago de la fianza.

La Casación, sin embargo, citó un informe médico elaborado por el personal especializado del Servicio Penitenciario Federal, en el que explica que, por las patologías de Báez y su negativa a realizarse controles cardiovasculares, no puede asegurarse que el contratista no contraiga coronavirus.

El dueño del Grupo Austral obtuvo hace dos meses la excarcelación en una de las causas conexas a la Ruta del Dinero K, pero se le había fijado una caución primero de 632,5 millones de pesos. Después del reclamo de la defensa y de una orden de la Cámara de Casación, la misma quedó en 368 millones de pesos. Aún así, los abogados de Báez sostuvieron que no tenía fondos para hacer frente a esa fianza.

Entonces requirieron que, tal como había sugerido el fiscal del juicio Abel Córdoba, se cumpliera con el arresto domiciliario dictado en marzo de este año en el marco de la emergencia sanitaria por el coronavirus. Dicha morigeración se había ordenado en otra causa conexa a la ruta del dinero K, donde se lo acusó por lavado de dinero por la compra del campo El Entrevero, operación por U$S 14 millones.

Por otro lado, se planteó que dos fiscales habían solicitado conceder la morigeración de su arresto, señalando que era vinculante la decisión del Ministerio Público Fiscal. Con los plazos excedidos de la prisión preventiva también se indicó que aún no cuenta con una sentencia en el juicio que inició en octubre de 2018.

Todos estos argumentos fueron citados por la Sala IV de la Casación integrada por los jueces Mariano Borinsky y Javier Carbajo, al conceder el arresto domiciliario a Lázaro Báez. Para obtener su excarcelación, deberá pagar la fianza fijada, pero avalaron la morigeración de su prisión preventiva: el empresario K saldrá del penal de Ezeiza.