abril 3, 2020

Encontraron al adolescente buscado por el triple crimen de Melchor Romero

El menor era buscado tras descubrirse el asesinato de su madre, su sobrina y su padrastro. Ahora la Justicia definirá los pasos a seguir.

El adolescente de 17 años que era buscado desde el 1 de enero último luego de que su madre, su sobrina y su padrastro aparecieron asesinados a cuchilladas en una casa de Melchor Romero, fue hallado esta tarde caminando por la banquina de la Autovía 2 a la altura de la localidad de Samborombón.

«El adolescente iba caminando a la vera del camino», confirmó a Télam el fiscal penal platense, Marcelo Martini, quien viajó en persona hasta el Destacamento Vial de dicha localidad del partido de Coronel Brandsen para entrevistarse con el chico.

Fuentes policiales y el propio fiscal Martini aseguraron que el joven fue observado por efectivos que se hallaban a bordo de un móvil del destacamento, a quienes les llamó la atención que hubiera alguien caminando por la banquina de la autovía 2, a la altura del kilómetro 90.

«Estoy yendo caminando a Mar del Plata», dijo el chico a los policías que se le acercaron para saber qué estaba haciendo allí.

En esas circunstancias, el adolescente reconoció que no tenía su DNI pero al dar su nombre de pila, los efectivos estuvieron seguros de que se trataba del chico buscado desde hacía cinco días, por lo que lo condujeron al destacamento policial.

Una vez allí, el adolescente fue sometido a un control médico ya que los investigadores querían determinar si tenía algún tipo de lesión o corte que pudieran determinar su posible participación en el hecho.

«Aparentemente, por lo que me dicen, no tiene lesiones significativas a simple vista», dijo Martini.

El adolescente finalmente arribó a la fiscalía platense minutos después de las 23, tras lo cual, el instructor judicial «le notificó el hecho por el que se lo investiga» y que «mañana se le tomará declaración seguramente ante el Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil ya que por tratarse de un menor, Martini debió declinar su competencia», precisó una fuente judicial.

El mismo informante señaló que al adolescente se le asignó la defensora oficial Raquel Ponzinibio y que quedará alojado en un instituto de menores.

Más de 150 efectivos de la policía bonaerense participaban de la búsqueda del joven y en las últimas horas habían rastrillado, junto a canes entrenados en la búsqueda de personas, una cantera ubicada en 527 y 175 en Melchor Romero, un barrio de la ciudad de La Plata y un descampado de 38 y 175, donde según fuentes policiales había indicios de que podría estar el adolescente.

Apenas se descubrió el hecho, el fiscal ordenó la búsqueda del adolescente por considerar clave su testimonio para esclarecer lo ocurrido en la madrugada del 1 de enero en la casa de 523 entre 164 y 165, de la localidad platense de Melchor Romero, partido de La Plata, donde fueron hallados los cadáveres de su madre, Graciela Holsbak (54); su sobrina Alma (5) y su padrastro Raúl Bravo (54).

Las víctimas presentaban cortes en distintas partes del cuerpo y el cadáver de la niña había sido descuartizado y colocado en el interior de una bolsa de consorcio.

Esta mañana la tía del adolescente aseguró que «nadie de la familia sospecha» de él y pidió que «aparezca con vida».

«Ezequiel no haría una cosa de esas», dijo esta mañana a la prensa Norma, la tía del adolescente y explicó que el adolescente era «muy mimado» por su madre y que la relación con la pareja de ésta «era correcta».

Y al ser consultada sobre qué pudo haber pasado con su sobrino, Norma expresó: «Quizá fue hasta su casa, se encontró con eso (la escena del crimen) y salió disparando».

«Tal vez vio algo…no puedo creer que haya hecho eso», agregó la tía, quien aseguró que «en la familia nadie sospecha de él».

Luego contó que con su hermana Graciela eran «muy unidas», destacó que Holsbak «estaba bárbara, no tenía problemas» y que estuvo con ella toda la mañana el 24 de diciembre.

Norma recordó que cuatro años atrás el papá de Alma, la niña asesinada, amenazó de muerte a su hermana y a su sobrina, aunque como estaba detenido se quedaron tranquilas de que no iba a poder hacerles nada.