septiembre 20, 2020

Destacan ventajas del test local por su rapidez y porque ya no hay que ir a buscarlo al exterior

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, destacó que el test de diagnóstico rápido de coronavirus desarrollado por científicos argentinos tiene menor costo que los que otros métodos de detección y cuenta con “la ventaja” de determinar la existencia del virus “en dos horas”.

En ese marco, el funcionario subrayó que, al ser de desarrollo nacional, el Estado “no depende de ir a buscarlo al exterior”.

El test Neokit-Covid-19, presentado oficialmente el viernes, fue desarrollado por científicos del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, el Conicet, la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación, y por científicos del Instituto de Ciencia y Tecnología Dr. César Milstein (Conicet-Fundación Pablo Cassará), que trabajan en la Unidad Coronavirus covid-19, del organismo.

Actualmente, el método que se usa para hacer el diagnóstico y el monitoreo de coronavirus es la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) en tiempo real, que demora unas 7 horas y el resultado es informado al día siguiente.

En declaraciones radiales, Salvarezza dijo que el Neokit-Covid-19, “además de ser más rápido, tiene menor costo que la PCR y no depende de ir a buscarlo al exterior”, y añadió que, paralelamente, “no requiere termocicladores, que son equipos complejos que salen 70 mil dólares”.

El funcionario nacional apuntó que el nuevo test permitirá llegar “con más facilidad a testear a los barrios con una pequeña cabina”, detalló que ya hay unas “10 mil unidades disponibles” y manifestó que se apunta a lograr contar con “200 mil en un mes”.

“Primero vamos a satisfacer el mercado local, queremos tener la mayor cantidad de test que nos pidan las provincias. Después, si las empresas tienen capacidad para exportar, lo harán”, expuso y analizó que la Argentina “se posiciona con capacidades para el futuro”.

El ministro destacó la contribución de la ciencia “a las necesidades de los argentinos”, destacó que cuando existen “buenos proyectos, es posible hacer ciencia aplicada” y enfatizó que “cuando hay una meta clara, se cae de plano esto de hablar del investigador en su torre de cristal”.