octubre 22, 2021

Muchas preguntas ante el caso de un hombre baleado en Capital

nex­pli­ca­ble­men­te, un hom­bre ma­yor fue he­ri­do de un dis­pa­ro dí­as atrás, mien­tras ca­mi­na­ba jun­to a su es­po­sa en el ba­rrio Quin­ta Fe­rré de la ca­pi­tal co­rren­ti­na. El he­cho se co­no­ció ayer an­te el es­ta­do de­li­ca­do de la víc­ti­ma y la cau­sa, has­ta el mo­men­to, plan­tea más du­das que res­pues­tas.

El dam­ni­fi­ca­do, lla­ma­do Ra­món, su­frió una gra­ve he­ri­da de­bi­do al in­gre­so de una ba­la en zo­na del ab­do­men. A to­do es­to, su cua­dro clí­ni­co em­pe­o­ró ya que ade­más fue afec­ta­do por una neu­mo­ní­a.

“Lue­go de que in­gre­só al (hos­pi­tal) Es­cue­la, se le ope­ró y ce­rró la he­ri­da, sin em­bar­go an­te­rior­men­te, cuan­do era tras­la­da­do, as­pi­ró se­cre­ción gás­tri­ca, que de­ri­vó en la neu­mo­nía la cual es­tá sien­do muy gra­ve pa­ra él”, ase­gu­ró el di­rec­tor del men­cio­na­do no­so­co­mio, Al­fre­do Re­vi­dat­ti.
“Ha­brá que se­guir muy de cer­ca su evo­lu­ción”, co­men­tó el pro­fe­sio­nal de la sa­lud.
A to­do es­to, la in­ves­ti­ga­ción pa­ra sa­ber por qué se pro­du­jo el ata­que es­tá sien­do lle­va­da en la co­mi­sa­ría De­ci­mo­pri­me­ra, en­car­ga­da de la ju­ris­dic­ción. Fuen­tes po­li­cia­les in­di­ca­ron que se tra­ta de un con­fu­so epi­so­dio, por lo que aún se es­tán ma­ne­jan­do va­rias hi­pó­te­sis.
Has­ta aho­ra lo que se co­no­ció pú­bli­ca­men­te fue a tra­vés de la mu­jer del dam­ni­fi­ca­do. La se­ño­ra di­jo que el do­min­go, al­re­de­dor de las 8, am­bos es­ta­ban ca­mi­nan­do por ca­lle Mar del Pla­ta.
Es así que di­vi­sa­ron un au­to­mó­vil blan­co, que se en­con­tra­ba es­ta­cio­na­do en una pa­ra­da de co­lec­ti­vo. Al pa­sar por al la­do del co­che, un hom­bre des­cen­dió y sin me­diar pa­la­bra efec­tuó un dis­pa­ro con­tra Ra­món. “No sa­be­mos por qué lo hi­zo”, co­men­tó la fa­mi­liar de la víc­ti­ma. Otro da­to que apor­tó fue que el con­duc­tor del au­to­mó­vil fue con di­rec­ción ha­cia la ave­ni­da Ar­me­nia, an­te lo cual es­ti­ma que su hui­da pu­do ha­ber si­do fil­ma­da por al­gu­na cá­ma­ra de se­gu­ri­dad.
Es así que has­ta aho­ra el ca­so es un mis­te­rio.