enero 16, 2022

Matan de un martillazo a un ladrón y frustran el asalto

Ocurrió en la zona rural de Montecaseros cuando una familia fue sorprendida por al menos dos sujetos.

El escenario elegido por los ladrones fue una finca de la zona rural de Montecaseros, en el departamento de San Martín. Sin embargo el atraco terminó abruptamente cuando uno de los asaltados golpeó con un martillo la cabeza de uno de los ladrones, mientras otro sujeto comenzó a disparar.

Padre e hijo resultaron heridos, pero pusieron en fuga a los ladrones que abandonaron al compañero que terminó muriendo en el lugar.

Fue cerca de la medianoche de este sábado, cuando Juan Carlos, su esposa Leonarda -ambos de 66 años- y Juan Alejandro -el hijo, de 27 años- quienes viven en la finca Lombardo (de Anzorena y Florida) recibieron la sorpresiva visita de, por lo menos, un par de sujetos, aunque se presume que un tercero puede haber estado de «campana» en las cercanías.

De los dos delincuentes que entraron sólo uno estaba armando, condición suficiente para que, bajo amenazas y en forma por demás violenta, intentaran reducir al matrimonio.

Pero el hijo se enfrentó con los asaltantes y, con un martillo, atacó al sujeto que tenía más cerca, que además estaba desarmado.

La retirada fue a los tiros. Padre e hijo volvieron a golpear a uno de los sujetos y resultaron heridos por los disparos.

Según lo declarado por las víctimas ante la Oficina Fiscal de San Martín, el delincuente se subió a un auto -presumiblemente un VW Bora- con el que escapó.

Con la presencia de personal de la policía Científica se comprobó que el ladrón que había sido golpeado y presentaba hematomas producto de los golpes y algunas heridas cortopunzantes, había fallecido.

Entre sus ropas se encontraron documentos que lo identificaron como Ceferino Antonio Sepúlveda, de 39 años, y domiciliado en la zona de Montecaseros.

Una ambulancia llevó después a Juan Carlos y su hijo Juan Alejandro hasta el hospital Perrupato, donde fueron asistidos de las lesiones.