enero 16, 2022

Malestar por contaminación y fuertes olores en el arroyo Poncho Verde

Diferentes personas, quienes circulan regularmente por la zona, advirtieron que el hedor es más fuerte de lo habitual. Algunos pescadores pidieron que las autoridades tomen medidas. Desde la Secretaría de Ambiente señalaron que visitarán el lugar para buscar soluciones.

Se sien­te el he­dor que ema­na de las aguas, se evi­den­cia que es clo­a­cal. Es un des­per­di­cio a ni­vel pro­vin­cial que no se ten­ga en cuen­ta; co­mo ciu­da­da­na lo la­men­to. Po­dría ser una bue­na in­ver­sión tu­rís­ti­ca, hay mu­chas co­sas que es­tán ob­so­le­tas”, ex­pli­có a épo­ca Lu­cre­cia, quién se en­con­tra­ba de pa­seo en fa­mi­lia por la zo­na del par­que Mi­tre.

En es­ta par­te de la ciu­dad se en­cuen­tra lo­ca­li­za­do el arro­yo Pon­cho Ver­de, en el que al­gu­nas per­so­nas ad­vir­tie­ron que el olor en los úl­ti­mos dí­as es más in­ten­so que lo ha­bi­tual. La des­com­po­si­ción de es­ta ca­pa de se­di­men­tos clo­a­ca­les se en­cuen­tra al ai­re li­bre y re­sul­ta un pro­ble­ma pa­ra las cien­tos de per­so­nas que cir­cu­lan a dia­rio pa­ra re­a­li­zar ejer­ci­cio en la zo­na o bien, sim­ple­men­te, pa­ra vi­si­tar y con­tem­plar el pai­sa­je.
El mis­mo se ve ca­da vez más lú­gu­bre, des­de la su­ma­to­ria de re­si­duos en la ri­be­ra, los res­tos de pes­ca­dos y bo­te­llas plás­ti­cas que se acu­mu­lan en la are­na.
“Vi­mos que es­ta­ba ba­jo en es­tos dí­as y pu­di­mos ver lo des­cui­da­do que es­tá. Se no­ta re­gu­lar­men­te, pe­ro no co­mo aho­ra”, ex­pli­có Gui­ller­mo, el es­po­so de Lu­cre­cia, quién di­jo sen­tir pe­na a ver­lo de cer­ca: “Hay des­cui­do y de­sin­te­rés, ve­mos co­mo el agua se trans­por­ta al río sin fil­tro y es du­ro de ver evi­den­cian­do tan­ta su­cie­dad”.
Mu­chos ciu­da­da­nos eli­gen vi­si­tar la zo­na apro­ve­chan­do el tiem­po li­bre por el re­ce­so de las va­ca­cio­nes, en­tre ellos es­ta­ba Emi­lio, quién vi­no con sus pa­rien­tes a pes­car du­ran­te la ma­ña­na de ayer: “A­pro­ve­cha­mos que es­ta­ba ba­jo el rí­o, y vi­ni­mos a pa­sar el dí­a. El olor es bas­tan­te fuer­te, des­de arri­ba al­can­za­mos a per­ci­bir­lo, el vien­to pro­nun­cia un po­co más la sen­sa­ción”.
El jo­ven se en­con­tra­ba de pa­so re­a­li­zan­do es­ta ac­ti­vi­dad, pe­ro la pes­ca es la la­bor prin­ci­pal de mu­chos tra­ba­ja­do­res que se acer­can a es­ta zo­na del rí­o. En­tre ellos, se en­con­tra­ba Os­val­do, quién tam­bién apor­tó unas pa­la­bras al res­pec­to:
“Por el co­lor ama­ri­llen­to ti­ran­do a ver­do­so que se ve a ve­ces, po­de­mos ob­ser­var có­mo li­cú­an ma­te­ria fe­cal en el cau­dal. Es­te es un arro­yo en­tu­ba­do, vie­ne de la zo­na de la Viz­ca­cha. De­ri­va acá y eso es la­men­ta­ble. Aho­ra es­tá sa­lien­do muy tur­bio lo ver­de, hay dí­as que el olor es te­rri­ble”. El hom­bre afir­mó que de­pen­dien­do del vien­to es­to pue­de em­pe­o­rar o per­ci­bir­se en me­nor es­ca­la: “Se­gún la co­rrien­te, si es Nor­te pue­de lle­gar has­ta no­so­tros y eso no es bue­no”.
Eduar­do es otro de los jó­ve­nes, quien se en­con­tra­ba ti­ran­do una lí­nea por es­ta par­te: “Ven­go siem­pre y es el mis­mo olor, pe­ro es­ta­mos bas­tan­te acos­tum­bra­dos por­que en el Pi­ra­yuí re­vien­tan to­das las clo­a­cas y es más fuer­te allá.To­dos los de­sa­gües flu­via­les van a esa par­te y cuan­do ex­plo­ta es com­pli­ca­do”.