julio 31, 2021

Maleante salió de la cárcel y a las pocas horas fue otra vez detenido

El delincuente cumplió con una condena a 3 años de prisión. En 2018 cometió varios hurtos en viviendas de familia, siempre trepando muros y caminando sobre los techos. A las pocas horas de estar libre ingresó a la casa de una mujer. Lo descubrieron a tiempo.

Un joven oriundo de la provincia de Chaco forjó una historia delictiva en la ciudad de Corrientes. Hace dos días cumplió una condena a tres años de prisión y a las pocas horas de estar en libertad volvió a caer detenido. Lo sorprendieron tratando de robar en la casa de una mujer.
Gabriel Agustín Ledesma, de 22 años, alias “Rubio” o “Facu”, fue sentenciado en noviembre de 2018 a permanecer encerrado en la Unidad Penal Nº1 por los delitos reiterados de “hurto calificado por escalamiento”.
El muchacho, en el mes de mayo de aquel año, ingresó a varias propiedades privadas con una característica particular: escalando muros y caminando sobre los techos.

LA JUSTICIA DECIDIRÁ SOBRE SU FUTURO.

En uno de sus últimos actos, antes de ser atrapado y condenado, le encontraron cuantiosos objetos de valor.
Frente a la reiteración de esta clase de episodios ilícitos, permaneció con prisión preventiva hasta ser juzgado.
El Tribunal Oral Penal Nº1 lo conminó a permanecer encerrado hasta junio de este 2021.
Así es como el martes 15 pasó su último día de encierro en la cárcel cercana al puente General Manuel Belgrano.
La jornada siguiente, con un acta en el bolsillo de “vencimiento de pena”, salió por fin a las calles.
Gabriel tiene domicilio en la ciudad de Resistencia. Pero desde antes de ser encarcelado vivió en Corrientes capital. También había pasado un tiempo en la provincia de Córdoba.
Durante su juicio había dicho que tenía dificultades con la familia.
Frente a las autoridades se describió como un ayudante de albañilería, con estudios cursados en el nivel secundario.
Sin embargo, el joven terminó empapado en casos delictivos.
Su primera detención ocurrió en mayo de 2018. Y también la segunda, luego de acumular al menos tres ingresos a viviendas para robar electrodomésticos, ropas y todo lo que pudiera cargar en una o dos mochilas.
En una ocasión logró sortear un muro de dos metros y medio de alto. En otra ocasión hizo lo propio, pero en una pared de más de tres metros. La zona que eligió para esos hechos fue el barrio Cacique Canindeyú, en la parte conocida como “Las Tejas”.
Las dos veces que finalizó en manos de la Policía fue descubierto in fraganti.
El miércoles, Gabriel recuperó su libertad. Aunque la alegría no duró demasiado. A la noche ya estaba encerrado en una celda de la comisaría Segunda.
El llamado al sistema de emergencias 911 movilizó a una patrulla hasta un domicilio de calle Necochea al 900 del barrio San Martín.
Una mujer desesperada dijo que un ladrón estaba en el patio.
Al ingresar, los uniformados encontraron al intruso agazapado entre unos bloques de material para la construcción.
El “experto escalador de muros” añade así una hoja a su extenso prontuario.
Por el nuevo hecho de hurto en grado de tentativa esta otra vez en manos de la Justicia.

A caballo habrían intentado
asaltar a un transeúnte

Dos jóvenes que andaban a caballo resultaron demorados al cabo de una extensa persecución en la zona Sureste de la capital provincial.
El llamado de una persona alertó sobre el presunto intento de robo de tales sujetos a un transeúnte.
Tal hacho habría ocurrido antenoche en inmediaciones al Jardín Botánico, precisaron fuentes oficiales a diario época.
Policías del Grupo de Respuesta Inmediata Motorizada 2 buscaron a los sospechosos hasta dar con ellos en la esquina de calle Nicaragua y avenida Arturo Frondizi del barrio Serantes.
A galope, los dos huyeron a través de distintas calles hasta llegar al asentamiento del barrio Pirayuí.
En el lugar descendieron del equino y corrieron para tratar de ingresar a una casa. Sin embargo en ese instante fueron alcanzados.
Ambos cuentan con extensos antecedentes delictivos. Uno tiene domicilio en el barrio Fray José de la Quintana y su amigo en el denominado barrio “La Olla”.