julio 24, 2021

Las terapias complementarias

Los grandes hospitales y clínicas del mundo aceptan tratamientos como la acupuntura o el reiki para ayudar a la sanación, este concepto de medicina tiene buenos resultados porque genera una integración biopsicosocial que otros no tienen.

Las te­ra­pias com­ple­men­ta­rias son te­ra­pias que bus­can ayu­dar a la cu­ra­ción del in­di­vi­duo (o al me­nos a me­jo­rar la evo­lu­ción) de ma­ne­ra que es­te ali­vie su si­tua­ción sa­ni­ta­ria o dis­mi­nu­ya los efec­tos ad­ver­sos de de­ter­mi­na­dos tra­ta­mien­tos. Es por es­to que se de­ben to­mar co­mo su nom­bre lo in­di­ca: com­ple­men­tan­do, es de­cir su­man­do es­tos tra­ta­mien­tos con la me­di­ci­na tra­di­cio­nal.
Ha­blar de me­di­ci­nas al­ter­na­ti­vas no es lo co­rrec­to por­que nos da­ría la pau­ta que de­be­mos ele­gir en­tre una u otra, las te­ra­pias com­ple­men­ta­rias abar­can gran can­ti­dad de dis­ci­pli­nas que go­zan de gran po­pu­la­ri­dad por ser en mu­chos ca­sos efec­ti­vas. Den­tro de es­tas te­ra­pias te­ne­mos la acu­pun­tu­ra, la psi­co­neu­ro­a­cu­pun­tu­ra, fi­to­te­ra­pia, la qui­ro­pra­xia, la os­te­o­pa­tí­a.
Mu­chas de es­tas ya han si­do de­sa­rro­lla­das en ar­tí­cu­los an­te­rio­res y otras se­rán de­sa­rro­lla­das pró­xi­ma­men­te. Pe­ro en es­te ar­tí­cu­lo nos ocu­pa­re­mos de ex­pli­car su im­por­tan­cia den­tro de los tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les ha­cien­do hin­ca­pié en la en­fer­me­dad de Par­kin­son. Las te­ra­pias com­ple­men­ta­rias es­tán avan­zan­do en gran me­di­da den­tro de la lla­ma­da me­di­ci­na oc­ci­den­tal.
Los gran­des hos­pi­ta­les y clí­ni­cas del mun­do acep­tan te­ra­pias co­mo la acu­pun­tu­ra o el rei­ki pa­ra ayu­dar a la sa­na­ción, es­te con­cep­to de me­di­ci­na tie­ne bue­nos re­sul­ta­dos por­que ge­ne­ra una in­te­gra­ción biop­si­co­so­cial que otros tra­ta­mien­tos no po­se­en, ya que se lo abor­da al ser hu­ma­no des­de una pos­tu­ra más ho­lis­ta, in­ten­tan­do ar­mo­ni­zar sus as­pec­tos bio­ló­gi­cos y psi­co­ló­gi­cos.
La cien­cia en las te­ra­pias com­ple­men­ta­rias. Aun­que mu­chas de es­tas cien­cias pa­re­cen no te­ner re­la­ción con la me­di­ci­na ac­tual, de­bi­do a su gran éxi­to, se es­tá in­ten­tan­do des­cu­brir o su­mar da­tos de su fun­cio­na­mien­to y en­ten­der có­mo ge­ne­ra esa ayu­da, un me­ca­nis­mo fa­vo­ra­ble pa­ra el me­jor con­trol de la no­xa.

En lo que se sa­be has­ta aho­ra, por ejem­plo en la acu­pun­tu­ra es que se tra­ta de una téc­ni­ca de irri­ta­ción de las ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas que se en­cuen­tran en pun­tos de­ter­mi­na­dos del cuer­po. Su es­tí­mu­lo ac­ti­va co­ne­xio­nes ce­re­bra­les con re­per­cu­sio­nes cen­tra­les, en­dó­cri­nas e in­mu­nes de ca­rác­ter ho­me­os­tá­ti­co, es de­cir que sir­ven pa­ra man­te­ner el equi­li­brio cor­po­ral. Que tam­bién ge­ne­ran res­pues­tas adap­ta­ti­vas con­vir­tién­do­se en in­fluen­cias fi­sio­ló­gi­cas de res­tau­ra­ción. El otro me­ca­nis­mo de ac­ción de la acu­pun­tu­ra es pro­ba­ble­men­te el más es­tu­dia­do y do­cu­men­ta­do y com­pren­de los efec­tos lo­ca­les. Es­tos efec­tos lo­ca­les son el au­men­to en el flu­jo san­guí­ne­o, la dis­mi­nu­ción del do­lor y dis­mi­nu­ción de las con­trac­tu­ras de los mús­cu­los o co­la­bo­ra­ción en la re­pa­ra­ción de es­truc­tu­ras ta­les co­mo fas­cias, ten­do­nes y li­ga­men­tos.
Otro es el ca­so de la psi­co­neu­ro­a­cu­pun­tu­ra, el cual con­ju­ga las neu­ro­cien­cias y la psi­co­lo­gía con la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na pa­ra lo­grar una téc­ni­ca que in­te­gre de ma­ne­ra ho­lis­ta al ser hu­ma­no me­dian­te el sis­te­ma in­te­gra­do de la Psi­coin­mu­no­neu­ro­en­do­cri­no­lo­gía (PI­NE) el cual es el es­tu­dio in­te­gra­do del com­por­ta­mien­to psí­qui­co, neu­ral, en­do­cri­no e in­mu­no­ló­gi­co que per­mi­te a un or­ga­nis­mo res­pon­der con fi­nes adap­ta­ti­vos a las múl­ti­ples de­man­das que es­tán cons­tan­te­men­te pre­sen­tes en su me­dio in­ter­no y ex­ter­no.
Por otro la­do, la qui­ro­pra­xia se cen­tra en el tra­ta­mien­to de los tras­tor­nos me­cá­ni­cos del sis­te­ma mus­cu­lo es­que­lé­ti­co, es­pe­cial­men­te la co­lum­na ver­te­bral, ba­jo la pre­mi­sa de que es­tos tras­tor­nos afec­tan la sa­lud ge­ne­ral a tra­vés del sis­te­ma ner­vio­so y que su co­rrec­ción me­jo­ra o res­tau­ra la sa­lud. Si­guien­do en la lí­nea no po­de­mos de­jar de la­do la os­te­o­pa­tí­a. Es­te mé­to­do de tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des se ba­sa en la apli­ca­ción de ma­sa­jes y ma­ni­pu­la­cio­nes (co­rrec­cio­nes de mo­vi­mien­to) de las ar­ti­cu­la­cio­nes; se fun­da­men­ta en la te­o­ría de que el cuer­po es ca­paz de ela­bo­rar sus pro­pios re­me­dios con­tra las en­fer­me­da­des.
To­das es­tas te­ra­pias se re­a­li­zan de ma­ne­ra ac­ce­so­ria acep­tan­do siem­pre el mé­to­do te­ra­péu­ti­co y de diag­nós­ti­co de la me­di­ci­na con­ven­cio­nal. Por su par­te, la fi­to­te­ra­pia con­sis­te en el tra­ta­mien­to de las do­len­cias con los re­cur­sos que nos ofre­ce la na­tu­ra­le­za, a tra­vés de los ve­ge­ta­les y plan­tas, su apli­ca­ción de­be ha­cer­se con cui­da­do y el mé­di­co de­be co­no­cer exac­ta­men­te qué se es­tá to­man­do y en qué do­sis, ya que es­tas pue­den pre­sen­tar in­te­rac­cio­nes me­di­ca­men­to­sas.
La ma­yo­ría de las te­ra­pias de­sa­rro­lla­das an­te­rior­men­te pue­den vol­car­se en la ayu­da del Par­kin­son. La qui­ro­pra­xia ex­po­ne los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio com­pa­ra­ti­vo en­tre dos gru­pos de pa­cien­tes afec­ta­dos de cer­vi­cal­gia que fue­ron tra­ta­dos me­dian­te qui­ro­pra­xia uno y con ca­lor y trac­ción me­cá­ni­ca el otro.
Se evi­den­cia­ron ven­ta­jas en el uso de la qui­ro­pra­xia, téc­ni­ca al­ter­na­ti­va que sin re­que­rir gas­tos ener­gé­ti­cos ni de equi­pa­mien­to mos­tró una so­lu­ción a la ci­ta­da cer­vi­cal­gia en el 81,3 por cien­to de los pa­cien­tes y dis­mi­nu­yó el tiem­po de tra­ta­mien­to, el nú­me­ro de se­sio­nes y las re­ci­di­vas

Por el ca­so de la fi­to­te­ra­pia se han lle­va­do gran­des es­tu­dios so­bre la Mu­cu­na pru­riens. En com­pa­ra­ción con la LD / CD (Le­vo­do­pa/Car­bi­do­pa) es­tán­dar, la pre­pa­ra­ción de 30 g de mu­cu­na con­du­jo a un ini­cio de efec­to con­si­de­ra­ble­men­te más rá­pi­do (34,6 v 68,5 min; p = 0,021), re­fle­ja­do en la­ten­cias más cor­tas a las con­cen­tra­cio­nes plas­má­ti­cas má­xi­mas de L-­ do­pa. La me­dia de tiem­po fue 21,9% (37 min) más lar­ga con 30 g mu­cu­na que con LD / CD (p = 0,021); las con­cen­tra­cio­nes plas­má­ti­cas má­xi­mas de L-­ do­pa fue­ron 110% más al­tas y el área ba­jo la cur­va de con­cen­tra­ción plas­má­ti­ca v tiem­po (á­rea ba­jo cur­va) fue 165.3% ma­yor (p = 0.012). No se ob­ser­va­ron di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en dis­ci­ne­sias o to­le­ra­bi­li­dad. (Kat­zensch­la­ger R, Evans A, Man­son A, et al Mu­cu­na pru­riens in Par­kin­son’s di­se­a­se: a dou­ble blind cli­ni­cal and phar­ma­co­lo­gi­cal study Jour­nal of Neu­ro­logy, Neu­ro­sur­gery & Psychiatry 2004). En os­te­o­pa­tía por su par­te, se cuen­ta con téc­ni­cas que ayu­dan a me­jo­rar el mo­vi­mien­to de las ar­ti­cu­la­cio­nes y au­men­tan el um­bral de do­lor a la pre­sión de los pun­tos ga­ti­llo del mús­cu­lo sien­do una pro­pues­ta efec­ti­va en el tra­ta­mien­to de al­gu­nas dis­fun­cio­nes tí­pi­cas que de­sa­rro­lla­re­mos en pró­xi­mos ar­tí­cu­los.
La acu­pun­tu­ra dis­mi­nu­ye la muer­te neu­ro­nal, au­men­ta los ni­ve­les de do­pa­mi­na y de ci­clo­fi­li­na, y cam­bia la ex­pre­sión pro­tei­ca del sis­te­ma ner­vio­so a fa­vor de la su­per­vi­ven­cia neu­ro­nal su­man­do a que dis­mi­nu­ye la pér­di­da del trans­por­ta­dor de do­pa­mi­na y me­jo­ra su ac­ti­vi­dad. Au­men­ta la ex­pre­sión del fac­tor neu­ro­tró­fi­co, el nú­me­ro de cé­lu­las ma­dre y el de neu­ro­nas trans­for­ma­das en ellas, y po­ten­cia los sis­te­mas anti-­oxi­dan­tes. Al­gu­nas de es­tas com­pro­ba­cio­nes se ba­sa­ron en los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio re­a­li­za­do en la Uni­ver­si­dad de Mary­land (Es­ta­dos Uni­dos), so­bre vein­te pa­cien­tes con Par­kin­son, du­ran­te ocho años, que de­mos­tra­ron que el 85 por cien­to de ellos me­jo­ra­ron sus sín­to­mas, in­clu­yen­do tem­blor, de­am­bu­la­ción, es­cri­tu­ra, len­ti­tud, do­lor, in­som­nio, de­pre­sión y an­sie­dad.