octubre 20, 2021

La devoción por la Virgen Morena movilizó a fieles de todo el país

La presencia se sintió en la localidad que durante toda la jornada recibió a los caminantes. Calculan que 350 mil personas pasaron por Itatí.

Itatí no descansa. Ayer estuvo poblado de jóvenes que llegaron desde varios puntos de país para cumplir con la 38º Peregrinación Juvenil. Durante toda la madrugada, los caminantes transitaron por el atajo, último tramo de los más de 70 kilómetros que debían atravesar. A partir de las tres de la mañana ingresó el mayor número de jóvenes a la localidad.
Sabiendo del cansancio y el hambre, muchos grupos se instalaron en veredas sobre la avenida de ingreso, en la plaza principal y otros puntos para brindar a los peregrinos mate cocido, café y torta frita. Carpas, colchonetas, silletas o el piso servían para descansar después de varias horas de caminatas.

Minutos después de las ocho, el Ministerio de Música comenzó a animar a las miles de personas que esperaban la Santa Misa. La energía de la juventud se sentía, con aplausos y bailes, el grupo de coordinadores de la Pastoral de la Juventud animaban a la feligresía que se dio cita ante la Basílica.
Las banderas identificatorias de cada una de las diócesis se desplegaban por toda la plaza. Gente de Formosa, Santa Fe, Buenos Aires, Mendoza, Chaco, Misiones, Entre Ríos y las parroquias correntinas decían presente en este movimiento que este año convocó a 350 mil personas.
Monseñor Andrés Stanovnik hace 14 años que peregrina junto a los jóvenes. Antes de comenzar la celebración eucarística resaltó algunas cosas que les tocó vivir durante esta edición.
”Anoche hable con Alejandro, un joven que llevaba una imagen de la Virgen de Itatí para bendecir por su amigo que tiene leucemia. Más adelante, en el atajo, vi a una chica con muleta que venía acompañada de otras dos personas. Como no emocionarnos con este transitar peregrino”, dijo Stavonik.