septiembre 20, 2020

Una hembra y un macho, las crías de yaguareté

Los pequeños yaguaretés, hijos de Chiqui y Tania, cumplieron un mes, y por ello se procedió al primer control sanitario teniendo todos los cuidados sanitarios para estos ejemplares que nacieron en Centro Experimental de Crías de Yaguareté (CECY).

Los felinos fueron revisados durante unos 40 minutos y allí se procedió a la desparasitación, el chequeo de peso y se determinó el sexo de ambas crías.

Los profesionales a cargo del cuidado de estos animales informaron que el ejemplar macho pesa uno 3.300 gramos, mientras que la hembra 3.050 gramos. De acuerdo a lo informado por el CECY, los profesionales ingresaron al corral, una vez que Tania fue trasladada a otro cercano empleando un silbato al cual ella está acostumbrada a responder. Allí permaneció tranquila y ajena al procedimiento.
El equipo de veterinarios vistió mamelucos descartables para evitar el contagio de patógenos y minimizar el olor humano. En ese sentido, expresaron que es fundamental que los cachorros conserven su comportamiento natural, como una condición clave para que puedan llegar a independizarse y vivir en libertad.
Vale señalar que el nacimiento de estos cachorros se da después de décadas de ausencia de yaguaretés en los Esteros del Iberá.
Determinar el sexo de las crías es algo muy difícil en el primer mes de vida, sin embargo durante el control el equipo de profesionales pudo determinarlo.