abril 6, 2020

Insisten en sólo ingresar al río en las dos playas habilitadas y hasta la línea de boyas

“La Perla del Paraná” tiene ocho kilómetros de costa, pero recuerdan que el balneario funciona en un tramo de unos 600 metros de extensión. Guardavidas, desde dentro del agua o una embarcación, son quienes están al cuidado de los bañistas.

Tras un nuevo hecho trágico registrado en una zona de Empedrado que no está habilitada para realizar actividades recreativas, desde el Municipio reiteraron la necesidad de sólo ingresar al río en algunas de las dos playas que cuentan con seguridad: Paraná y La Perla. En ambas, mediante boyas, está delimitado hasta dónde se puede estar sin correr riesgos. Además, un grupo de guardavidas trabaja para brindar protección.
En los últimos 15 días, un gran número de pobladores y turistas disfrutaron de la temporada de verano en la localidad. Primero, la Comuna habilitó la playa La Perla y después -tras concluir algunos trabajos- también la denominada Paraná.
“Quienes nos visiten, además de los distintos tipos de hospedajes que hay, pueden disfrutar del camping municipal. 
Se trabajó para que tanto los empedradeños como aquellos que nos elijan para descansar un fin de semana o más días, puedan contar con las instalaciones adecuadas”, afirmó el intendente José Chemé.

En este sentido, insistió en la necesidad de solo ingresar al río en las zonas que están habilitadas.
Al mismo tiempo aclaró que “si bien tenemos unos ocho kilómetros de costa, solo se debe ingresar al río en la zona de las playas habilitadas”. Cada una de ellas tendría unos 300 metros de extensión, pero “eso no significa que uno por ejemplo puede nadar en cualquier sector, sino dentro del área que está delimitada con boyas. Precisamente, para tratar de evitar que alguien cruce esos límites, guardavidas están parados en el agua o bien están dentro de embarcaciones que usan para recorrer la zona.