octubre 25, 2020

Hoy se celebro el día de San Antonio de Padua, patrono de la localidad de Berón de Astrada,


estuvo así canta corrientes difundiendo y mostrando lo nuestro para el programa de televisivo de gigarret
Hoy se celebra el día de San Antonio de Padua, patrono de la localidad de Berón de Astrada, y también de otras localidades de la provincia de Corrientes. Esta celebración significa un gran acontecimiento que comienza a vivirse con el inicio de la novena que se reza todas las tardes al santo patrono y que culmina con las festividades en su día.

También el 13 de junio es una fecha que convoca a todos los astradeños que están lejos de su localidad, distante unos 145 kilómetros de la capital correntina, para llegar a la gran celebración. Una oportunidad no sólo para compartir la festividad religiosa, sino también para estar en familia y disfrutar juntos esta fecha muy especial para todos.

Actividades

Ayer, desde las 11, la jornada inicio con cerca de diez carreras hípicas. En tanto que hoy, a las 11, se oficiará una solemne misa con la presencia de las autoridades locales, provinciales e invitados especiales para luego dar lugar, a las 13, a un almuerzo comunitario con la actuación de conjuntos musicales.

Tradicionalmente, cerca de las 16, se efectuará la solemne procesión por las calles del pueblo y, a las 15, la santa misa. Ya acercándose las 18, se procederá a servir un chocolate con facturas para todos los presentes con un recital de conjuntos musicales en la plaza local.

Acerca del santo

San Antonio nació en Lisboa el 15 de agosto de 1195, con el nombre de Fernando Martim de Bulhões e Taveira Azevedo, en el seno de una familia de la aristocracia descendiente del cruzado Godofredo de Bouillón, y murió en Padua el 13 de junio de 1231. Fue canonizado en 1232.

En América Latina es reconocido como el santo de los matrimonios y, en su día, las muchachas solteras tienen la costumbre de comprar una pequeña imagen de San Antonio y colocarla al revés, como castigo hasta que hayan encontrado un buen marido. Esta curiosa tradición ha sido retratada muchas veces en la cultura popular portuguesa y latinoamericana, aunque la Iglesia Católica la ha calificado como “superstición”.