septiembre 25, 2020

Fiesta patronal en Esquina: “La pandemia tapa todo y a muchos les conviene esto”

Pese a la lluvia, la imagen de la protectora de la ciudad recorrió algunas calles, escoltada por fuerzas de seguridad. Luego, en la misa, el párroco Juan Carlos Mendoza instó a imitar la solidaridad y compromiso de la religiosa y a no ser “el ombligo del mundo”.

Esquina celebró ayer a su patrona, Santa Rita de Casia y, tal como viene sucediendo en diferentes acontecimientos religiosos en el periodo del aislamiento, la misa se realizó sólo con el sacerdote y algunos colaboradores. Y los feligreses siguieron por diversos medios de comunicación. Antes, se sacó a la imagen a recorrer algunas calles para cumplir con parte de lo programado que no pudo desplegarse en su totalidad debido a la lluvia. Bomberos Voluntarios y personal de la Policía de Corrientes escoltaron la imagen en todo el trayecto.
Luego la celebración eucarística central estuvo presidida por el párroco, Juan Carlos Mendoza, quien comenzó indicando que “como Diócesis de Goya nos estamos preparando para celebrar el año que viene el jubileo de sus 60 años”, y citó el lema de dicho acontecimiento: “Caminando juntos, sembrando el evangelio de la vida”.
Al citar el pasaje bíblico leído en la misa, dijo: “Acá está la regla de oro del evangelio: “Hagan por los demás, lo que quieren que los hombres hagan por ustedes’”. Seguidamente aclaró que “un cristiano fervorozo tiene que vivir pensando siempre en el otro” y lamentó que “esta cultura actual que nos toca vivir, es egocéntrica, individualista”.
Sobre esto último dijo: “ese ‘yo’ está fuerte en todos, y es lo que tenemos que desterrar, querer ser el ombligo del mundo, tenemos que aprender como Rita, a mirar al hermano”. Y reflexionó que “miramos cómo está el mundo, cada vez más pobreza, gente que pasa hambre. Esta pandamia es como una cortina de humo que tapa muchas cosas, hoy cualquier cosa no hacemos porque estamos en pandemia. Y muchas cosas tampoco se hicieron antes de la pandemia”. También aseveró que “Si no nos importa el prójimo no sirve nuestra piedad, si nos llenamos la boca de Santa Rita, los santos y Jesús pero el hermano no me preocupa y no me ocupo de él, no sirve de nada”, advirtió.
En este contexto, sostuvo que “un termómetro de que estamos amando a Dios y estamos convertidos es cuando nos preocupamos y ocupamos del pobre e indigente. Muchas veces no se habla de esto en los medios de comunicación, la pandemia tapa todo y a muchos les conviene esto” y reiteró: “Si el hermano no me preocupa, mi piedad y devoción no sirve de mucho”.

Elecciones
Durante su homilía, Mendoza resaltó que “todo el bien que quiero para mi, tengo que buscar para mi hermano. Lo que yo hago o doy nunca tiene que ser por interés”, agregó.
Y aludió que “el año que viene tenemos que votar y se va a decir: “No que te olvides que yo te dí la chapa de cartón, la mercadería, te traje una carga de tierra o de aren’. Dónde estamos y es hora que de una buena vez como sociedad salgamos de la indiferencia y del aletargamiento”.