septiembre 27, 2020

El fuego ya estropeó la biodiversidad de al menos la mitad del Parque San Cayetano

Por razones que se desconocen, durante gran parte de la jornada del domingo, las llamas devoraron pastizales, esteros, palmares y reptiles. Y aunque estimaron que las extinguieron, ayer volvieron a resurgir algunos focos.

La sequía, el viento y ahora también el aumento de la temperatura, contribuyen a la expansión de los focos de incendio que siguen afectando -en mayor medida- a los pastizales en los campos. Sin embargo, también están provocando daños en áreas protegidas como el Parque Provincial San Cayetano y hasta en un refugio destinado para turistas que ingresan al Iberá a través del portal Carambola. (Ver recuadros).

La semana pasada, las llamas que se extendieron por un campo aledaño al área protegida ubicada en la jurisdicción de Riachuelo encendió la alarma. Pero en aquella oportunidad no registraron pérdidas en la flora y fauna del parque provincial.

Diferente fue la situación en la mañana del último domingo. Es que esta vez el foco ígneo se inició dentro del área de reserva. Para intentar extinguirlo durante varias horas trabajaron “bomberos de Riachuelo, de Capital y los del 911”, indicó el intendente Martin Jetter.

Al atardecer, todo parecía indicar que las llamas ya habían cesado. Sin embargo, a la noche resurgió el fuego y obligó a realizar tareas para intentar apagarlo definitivamente.

“Como hace más calor, hay viento y todo está muy seco, cualquier pequeño foco, se transforma en un incendio. Por eso, junto con los guardaparques estuvimos recorriendo ayer a la mañana como parte de lo que se conoce como guardias de cenizas”, comentó el biólogo Martín Kowalewski, quien es el director de la Estación Biológica (Conicet) que funciona dentro del Parque Provincial San Cayetano.

Y si bien, provistos con mochilas de agua, humedecieron los lugares en los cuales se podía generar un nuevo incendio, “lamentablemente en horas de la tarde volvieron las llamas en un sector de pastizales”, acotó Kowalewski.

Aunque esas llamas también ya se habrían extinguido, el daño registrado en el área de la reserva es considerable. En este sentido, estimó que las llamas se registraron en al menos 40 de las 80 hectáreas que conforman el Parque Provincial San Cayetano.

“Se quemaron en un su mayoría zonas de pastizales, pero también esteros que ahora están secos, palmares y también algunos árboles autóctonos añosos”, especificó el director de la Estación Biológica. Tras lo cual acotó que en lo que se refiere a la fauna encontraron víboras y lagartijas que murieron como consecuencia del fuego. “Y si bien no se registró la pérdida de otros ejemplares como ser zorro, aguará guazú, mono, el problema es que inevitablemente para salvarse deben huir de las llamas. Eso, muchas veces significa que se trasladen a zonas en la que quedan más expuestos -por ejemplo- a los cazadores furtivos”, explicó el biólogo e investigador del Conicet.  En este sentido, remarcó: “Motivo por el cual,  más allá de lo que se quemó, hay que tener en cuenta que el daño a la biodiversidad del área protegida es más amplio porque también quedó afectado el hábitat de muchos animales”.

Kowalewski y el jefe de Operaciones de Defensa Civil de la Provincia, Orlando Bertoni, coincidieron en la importancia de que “se tome conciencia de que por las condiciones actuales está prohibida la quema de pastizales”.

“Es una práctica ilegal y que por estas horas sigue demandando un gran esfuerzo de los bomberos de distintos lugares de la provincia que están gran parte de la jornada tratando de extinguir los incendios”, expresó el citado funcionario provincial.   Asimismo, al cierre de esta edición, acotó que “en estos momentos, bomberos de Riachuelo, Empedrado y del 911 están trabajando en la zona de La Balanza. Y en paralelo, en sus jurisdicciones, también están tratando de extinguir llamas, los de Itatí y Paso de la Patria”.

Por último, Bertoni insistió en la necesidad de “tomar conciencia y no realizar ningún tipo de quema”.