septiembre 30, 2020

Una bala “antitumulto” fue la causa de la muerte del preso

Descartaron que haya habido confrontación entre prisioneros. El Fiscal solicitaría el secuestro de las armas usadas y comenzaría a llamar a declarar a los uniformados involucrados. Magistrados pidieron al Estado reforzar las medidas de contención en cárceles.

José Ma­ría Can­dia, el pre­so muer­to du­ran­te la vio­len­ta re­pre­sión ocu­rri­da el mar­tes por la tar­de en la Uni­dad Pe­nal Nº1, falleció de un dis­pa­ro a cor­ta dis­tan­cia de una “pos­ta an­ti­tu­mul­to”. Es­ta con­fir­ma­ción, sa­li­da de bo­ca del pro­pio mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad de la Pro­vin­cia, Juan Jo­sé Ló­pez De­si­mo­ni, pro­vo­có un gi­ro de 180 gra­dos en la lí­nea de in­ves­ti­ga­ción y echa por tie­rra la pri­me­ra ver­sión ofi­cial que ha­bla­ba de una con­fron­ta­ción en­tre re­os de dos pa­be­llo­nes, in­clu­so la que da­ba por he­cho que la víc­ti­ma pre­sen­ta­ba una pu­ña­la­da ba­jo la axi­la, lo que fue des­men­ti­do.

Se­gún se des­pren­de de la con­fir­ma­ción del mi­nis­tro Ló­pez De­si­mo­ni, el dis­pa­ro pro­vi­no de una de las es­co­pe­tas de los uni­for­ma­dos que par­ti­ci­pa­ron de la re­frie­ga del mar­tes y, por las con­se­cuen­cias que tu­vo, Can­dia ha­bría re­ci­bi­do el dis­pa­ro a muy cor­ta dis­tan­cia, da­do que es­tos pro­yec­ti­les, se­gún in­di­can los ex­per­tos, só­lo son le­ta­les si se dis­pa­ra de cer­ca. De he­cho, en su edi­ción de ayer, épo­ca pu­bli­có que la víc­ti­ma pre­sen­ta­ba al me­nos dos im­pac­tos, en el pe­cho, por de­ba­jo del hom­bro del la­do iz­quier­do, se­pa­ra­dos uno del otro por po­cos cen­tí­me­tros.
Si bien es­tos dos eran los más vi­si­bles, en las imá­ge­nes de vi­deo vi­ra­li­za­das el mar­tes por la tar­de, en las que se pue­de in­di­vi­dua­li­zar a Can­dia en­fren­tan­do a los uni­for­ma­dos, ba­jo el ar­co de in­gre­so al Pa­be­llón don­de ca­yó muer­to, tam­bién es cla­ro que re­ci­bió más que só­lo dos ba­la­zos “an­ti­tu­mul­to”.

In­ves­ti­ga­ción a fon­do
De­si­mo­ni sos­tu­vo que “la muer­te no se pro­du­jo por ar­ma blan­ca o ele­men­to cor­to­pun­zan­te”. El fun­cio­na­rio tam­bién des­car­tó que la muer­te de Can­dia se ha­ya de­bi­do a un en­fren­ta­mien­to en­tre in­ter­nos.
“Du­ran­te el in­ten­to de re­cu­pe­ra­ción del or­den, la fuer­za tu­vo que in­ter­ve­nir y se pro­du­je­ron dis­pa­ros de ar­mas de fue­go. To­do eso es­tá su­je­to a la in­ves­ti­ga­ción pe­nal. Va­mos a lle­gar has­ta don­de sea ne­ce­sa­rio pa­ra es­cla­re­cer y ver có­mo se ac­tuó, quién fue el res­pon­sa­ble de esos dis­pa­ros de fue­go an­ti tu­mul­to”, su­bra­yó el mi­nis­tro Ló­pez De­si­mo­ni.
El fis­cal Ro­bi­ne­au, quien lle­va la in­ves­ti­ga­ción, pe­di­ría las ar­mas usa­das y co­men­za­ría a in­da­gar a los pe­ni­ten­cia­rios in­vo­lu­cra­dos.
Si­guió la ten­sión
El mis­mo mar­tes por la no­che y le­jos de cal­mar­se las aguas, una nue­va re­qui­sa vol­vió a cal­de­ar los áni­mos en los pa­be­llo­nes in­vo­lu­cra­dos en la re­frie­ga. Un vi­deo en­via­do a épo­ca de­ja­ba ver que con los pre­sos ya en sus cel­das, un nu­me­ro­so gru­po de agen­tes del Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio irrum­pió y re­qui­sa­ron cel­da por cel­da, lo­gran­do re­cu­pe­rar tam­bién mu­chas ar­mas ca­se­ras con las que los re­os con­fron­ta­ron.

Co­le­gio de Ma­gis­tra­dos
Por otro la­do, el Co­le­gio de Ma­gis­tra­dos y fun­cio­na­rios del Po­der Ju­di­cial de Co­rrien­tes, jun­to a sus pa­res de Cha­co, emi­tie­ron un co­mu­ni­ca­do en el que la­men­ta­ron la muer­te y sos­tu­vie­ron que la si­tua­ción de las per­so­nas pri­va­das de su li­ber­tad se com­ple­ji­za an­te la exis­ten­cia del co­ro­na­vi­rus y pi­de al Es­ta­do re­for­zar las me­di­das de con­ten­ción y de pre­ser­va­ción de la sa­lud.
“Es­tas es­pe­cia­les ho­ras re­quie­ren una ac­tua­ción co­or­di­na­da de to­dos los po­de­res del Es­ta­do pa­ra cum­plir el rol que a ca­da uno le ca­be con­for­me a sus res­pec­ti­vas fun­cio­nes”, di­ce el co­mu­ni­ca­do.
Por ello se in­di­có que el Po­der Ju­di­cial tra­ba­ja pa­ra pre­ser­var el de­re­cho a la vi­da, la sa­lud y la li­ber­tad, y que la ga­ran­tía pa­ra el ejer­ci­cio de es­tas fa­cul­ta­des de­be dar­se “a tra­vés de las re­glas del de­bi­do pro­ce­so”.