octubre 23, 2019

Realizan seguimiento de desarrollo de niños capitalinos de hasta 4 años

Se trata de una labor desarrollada por áreas de la Municipalidad y la Facultad de Medicina de la UNNE. Comprende a 21 chicos por barrio y se realizará hasta diciembre en siete Sala Atención Primaria de la Salud (SAPS). Ayer se cumplimentaron acciones en el barrio Lomas.

La administración capitalina, junto a la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste, inició una actividad para el seguimiento del desarrollo en menores de cuatro años.

El trabajo consiste en la aplicación del Instrumento Observacional de Desarrollo Infantil (IODI) para detectar situaciones de riesgo y signos de alarma de desarrollo atípico para gestionar una intervención oportuna en dichos casos.

La actividad que incluye a 21 niños por barrio se realizará hasta diciembre en siete Sala Atención Primaria de la Salud (SAPS), los días lunes de 13 a 16; lo que incluye a un universo total de 300 chicos. Ayer se llevó a cabo en el Centro Integrador Comunitario “San Ignacio” del barrio Lomas.

Al ser consultado sobre esta actividad, el secretario de Desarrollo Humano de la Municipalidad, Cristian Guastavino, indicó que este “es un trabajo muy loable el que realizan los docentes y alumnos de la Facultad de Medicina y el personal de las SAPS ya que buscan detectar a través de la evaluación del desarrollo del niño algún tipo de conflicto para tratarlo de la manera adecuada”.

 “Hay niños que llegaron a hacerse ver por problemas de conducta o cambios de hábitos o retrocesos en su desarrollo, por lo que hay un trabajo interdisciplinario importante en el cual se trabaja con el niño y sus padres para que pueda mejorar completamente con la detección temprana de un diagnóstico”, resaltó además Guastavino.

Por su parte Jorge Saucedo, director general de Promoción y Prevención de la Subsecretaría de Salud de la Secretaría de Desarrollo Humano, indicó que esta acción se lleva adelante con una especialista en el desarrollo infantil que evalúa el crecimiento de cada niño. Además, “se hará una reevaluación a los tres meses de manera de estar en permanente contacto con la comunidad para identificar oportunamente algún tipo de alteración, si tiene tratamiento o derivarlo al siguiente nivel”, señaló.

En tanto que Alejandra Basualdo, docente de la Licenciatura en Kinesiología y Fisiatría de la Facultad de Medicina de la UNNE aseveró que, en esta oportunidad los que están encargados de la evaluación son alumnos de 4to año de la Carrera de Licenciatura en Kinesiología y Fisiatría. “Se convocó previamente a los niños para participar de esta evaluación y detectar e instrumentar o gestionar abordaje, si fuese necesario de intervención, con una mirada en pos de prestar un servicio hacia la comunidad”, explicó.