junio 4, 2020

Posible mala praxis en un legrado provocó la muerte de joven madre

Una mujer de 31 años falleció ayer por una infección generalizada. Cursaba un embarazo de dos meses y el feto habría fallecido. Se realizó la intervención para quitarlo pero, al parecer, parte del tejido quedó en su interior por lo que debió ingresar de urgencia al Hospital Escuela. Se solicitó la autopsia para determinar la causa de deceso. Se concretaron allanamientos.

Ayer, durante las primeras horas de la mañana un fuerte rumor rondaba por las redacciones: el de una muerte por aborto. Con el correr de las horas, las redes sociales y los distintos grupos mostraban un sinfín de teorías infundadas en las que no se tenía en cuenta la muerte de una joven madre.
Se trata del caso en el que una mujer de 31 años falleció a causa de una infección generalizada tras, lo que se presume, fue una mala praxis realizada en una clínica privada ubicada por la calle San Martín de nuestra ciudad.

Pese al hermetismo de las instituciones a las que se consultó, se pudo saber que cursaba un embarazo de ocho semanas cuando empezó a sentir fuertes dolores abdominales y se dirigió a la clínica en la que a través de una ecografía se enteró de que su bebé estaba sin vida. Luego de ese diagnóstico, le practicaron un legrado y diez días después empezó a sentirse muy mal. Ante este panorama, de urgencia, ingresó al Hospital Escuela “General José Francisco de San Martín” con dolores fuertes en brazos y piernas. Allí, le detectaron una infección generalizada que ocasionó su deceso.
El miércoles, en distintas redes sociales y grupos se pedían 12 dadores de sangre para ella y se informaba que le habían amputado el brazo derecho, tenía complicaciones en los riñones y el corazón y que estaba muy grave. En la imagen que circulada se la veía con su hijo.
Fuentes hospitalarias confirmaron que “en el transcurso de la internación se descubrió una infección generalizada en el organismo” y finalmente falleció debido a la gravedad del cuadro. “Fue una bacteria muy agresiva que invadió todos los órganos de la paciente”, detallaron.
Ante varias preguntas sin responder, su padre realizó una denuncia porque cree que su hija murió por mala praxis. La Justicia caratuló la causa como “muerte dudosa”, ordenó una autopsia y allanamientos a la clínica y el hospital.