octubre 26, 2020

Por no aislarse, fueron demoradas más de un centenar de personas

A la mañana 20 ciudadanos fueron conducidos a la comisaría y a la tarde se le sumaron otros 94. En Goya hubo procedimientos similares por el incumplimiento del “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, cuya pena prevé hasta tres años de prisión.

Fi­na­li­za­ron las pri­me­ras 24 ho­ras del “ais­la­mien­to so­cial, pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio” de­cre­ta­do a ni­vel na­cio­nal en la lu­cha con­tra la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus que es­tá avan­zan­do en el pa­ís y en la pro­vin­cia. An­te ello, la Po­li­cía de la pro­vin­cia de­bió ac­tuar por gran can­ti­dad de per­so­nas que no aca­ta­ron la cua­ren­te­na, lo cual con­fi­gu­ra un de­li­to con­tra la sa­lud pú­bli­ca. Has­ta el cie­rre de edi­ción, so­lo en la ciu­dad de Co­rrien­tes, se con­ta­bi­li­za­ron 114 de­mo­ra­dos por no ha­ber­se que­da­do en su ca­sa co­mo lo es­ta­ble­cen las me­di­das sa­ni­ta­rias.
Los da­tos co­no­ci­dos por la Po­li­cía da­ban cuen­ta que en ho­ras de la ma­ña­na fue­ron de­mo­ra­das 20 per­so­nas, mien­tras que a la tar­de se su­ma­ron otras 94.
Los pri­me­ros de­mo­ra­dos fue­ron in­ter­cep­ta­dos por la Po­li­cía ape­nas dos o tres ho­ras des­pués de que ini­ció el ais­la­mien­to. Se tra­tó de tres jó­ve­nes que de­ci­die­ron com­par­tir una ron­da de tra­gos en ple­na vía pú­bli­ca, lo cual va­le rei­te­rar, es­tá pro­hi­bi­do has­ta el 31 de mar­zo. An­te ello, per­so­nal po­li­cial in­ter­cep­tó al trío de “re­bel­des” que se en­con­tra­ban por Juan Jo­sé Pa­so y Cas­te­lli de la ca­pi­tal pro­vin­cial.
Un ca­so si­mi­lar se dio ano­che en la lo­ca­li­dad de Go­ya, don­de dos mu­cha­chos fue­ron tras­la­da­dos a la co­mi­sa­ría por es­tar en la pla­ya in­gi­rien­do al­co­hol. Es­tos se­rí­an los pri­me­ros de­mo­ra­dos en es­ta lo­ca­li­dad por el in­cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na. “Si al­guien vio­la el ais­la­mien­to va­mos ac­tuar sin du­dar, con el có­di­go con­tra­ven­cio­nal en la ma­no” ex­pre­só cla­ra­men­te el mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad Juan Jo­sé Ló­pez De­si­mo­ni, quien pun­tua­li­zó que a lo de­cre­ta­do a ni­vel na­cio­nal se le su­man nor­mas com­ple­men­ta­rias dis­pues­tas por el go­ber­na­dor Gus­ta­vo Val­dés. En ese sen­ti­do, De­si­mo­ni de­ta­lló que “va­mos a te­ner al­gu­nas am­plia­cio­nes nor­ma­ti­vas más” a ni­vel lo­cal.

Al res­pec­to, re­cor­dó que la ciu­da­da­nía só­lo pue­de cir­cu­lar por la vía pú­bli­ca con la úni­ca fi­na­li­dad de pro­ve­er­se de ali­men­tos o me­di­ca­men­tos. Acla­ró con res­pec­to a ello, que “so­lo pue­de ir una per­so­na al mer­ca­do”. Asi­mis­mo, él o la ciu­da­da­na de­be di­ri­gir­se ha­cia si­tios cer­ca­nos a su do­mi­ci­lio. “To­dos de­ben que­dar­se en la ca­sa, es el úni­co ‘an­tí­do­to’ con el que se cuen­ta por el mo­men­to” di­jo el mi­nis­tro.

Con po­si­bi­li­dad de cir­cu­lar
Asi­mis­mo el de­cre­to pre­si­den­cial es­ta­ble­ce ex­cep­cio­nes pa­ra per­so­nal de cier­tas áre­as, que no se ve­rán obli­ga­das a ais­lar­se. Sin em­bar­go, es­tas per­so­nas de­be­rán con­tar con una cons­tan­cia pa­ra po­der cir­cu­lar, con la que de­mues­tre que se es­tá di­ri­gien­do al tra­ba­jo y que no es­tá afec­ta­do al de­cre­to. Di­chas cons­tan­cias son de su­ma im­por­tan­cia, ya que en ca­so de no te­ner­lo, el per­so­nal po­li­cial po­drá dis­po­ner de la de­mo­ra de la per­so­na.
Con res­pec­to a ser­vi­cios co­mo re­mi­ses, al­gu­nas con­sul­tas die­ron cuen­ta de que los tra­ba­ja­do­res al vo­lan­te no pue­den cir­cu­lar, si­no que de­ben ser so­li­ci­ta­dos vía te­le­fó­ni­ca, y los pa­sa­je­ros de­ben es­tar po­si­bi­li­ta­dos pa­ra cir­cu­lar. Ven­de­do­res am­bu­lan­tes es­tán pro­hi­bi­dos. Ba­jo es­te es­ce­na­rio, en la ca­pi­tal pro­vin­cial se pu­do ob­ser­var un gran des­plie­gue de uni­for­ma­dos en las prin­ci­pa­les ave­ni­das y ca­lles, en las que los mó­vi­les po­li­cia­les cor­ta­ron par­cial­men­te las cal­za­das pa­ra con­tro­lar de a uno a los au­to­mo­vi­lis­tas, mo­to­ci­clis­tas y has­ta ci­clis­tas. Ade­más de de­mo­rar a más de un cen­te­nar de per­so­nas, fue­ron se­cues­tra­das 37 mo­to­ci­cle­tas, tres au­to­mó­vi­les e igual can­ti­dad de bi­ci­cle­tas, que per­te­ne­cen a per­so­nas que no pu­die­ron jus­ti­fi­car su pre­sen­cia en la ca­lle.
Va­le re­cor­dar que el in­cum­pli­mien­to del ais­la­mien­to pue­de aca­rre­ar una pe­na de has­ta tres años de cár­cel y una mul­ta de cin­co mil pe­sos. Pa­ra de­nun­ciar a per­so­nas que in­cum­plen la nor­ma, se pue­de lla­mar al 911 (pa­ra ca­pi­tal) y 101 (pa­ra el res­to de la pro­vin­cia).